Satisface tu buen gusto, invierte y ahorra dinero al mismo tiempo

Satisface tu buen gusto, invierte y ahorra dinero al mismo tiempo

Por Arq. Ricardo López Foncerrada

Todos necesitamos un hogar u oficina que nos proteja, y que nos haga sentir cómodos. Un espacio bien iluminado y ventilado, que no sea muy caliente en verano, ni muy frío en invierno, que ahorre energía y aproveche la luz, y el calor del sol. Un recinto agradable, donde los distintos espacios se relacionen entre sí de manera eficiente, y que se propicie la convivencia familiar o de trabajo, según sea el propósito del proyecto.

Como ahí vamos a pasar gran parte de nuestras vidas, debe ser un lugar estructuralmente resistente. Nuestra casa u oficina ideal nos gustaría que sea de buen gusto, y que visualmente sea increíble. Nos queremos sentir orgullosos de esta obra maestra, y nos gustaría invitar a nuestros amigos a disfrutar de la vista, de la compañía, de la comida, de un buen vino, y por supuesto de la arquitectura. Ah y eso sí, que no nos cueste un ojo de la cara, porque no se trata de despilfarrar el dinero que tanto trabajo nos ha costado obtener.

¿Dejaríamos que un inexperto haga uso de nuestros recursos, para tratar de encomendarle que haga el proyecto que tanto anhelamos, sabiendo de antemano que las probabilidades de obtener éxito son casi nulas? Claro que no.

Reflexionemos entonces, ¿Tenemos la capacidad para diseñar y llevar a cabo el proyecto de manera profesional y eficiente nosotros mismos sin la ayuda de un profesional?

Probablemente no, entonces, ¿por qué hay tantas personas que piensan que van a “ahorrar” dinero contratando a un maestro de obras, donde los resultados verdaderamente pueden ser catastróficos, y hasta dar pena?

Es tarea del arquitecto asesorarlos al nivel de sus posibilidades. Siempre se puede hacer algo adecuado a nuestro presupuesto, y al espacio con el que contamos, sin tener que gastar hasta lo que no tenemos, o dejar el proyecto a la mitad por no administrar bien los recursos.

Hay ocasiones donde remodelar es una mejor opción que construir desde cero, o también por ejemplo; pintar los muros y cambiar el tipo de iluminación, puede representar un cambio importante sin invertir mucho dinero. Para este y todo tipo de cuestiones y para cualquier duda en cuanto a su proyecto, deben acudir a un arquitecto que sea de su confianza para que los asesore.

El construir sin asesoría profesional, es lo que puede terminar saliendo mucho más caro al final.

Ahora ustedes ya saben el camino para tomar la decisión correcta, y para que no terminen haciendo unos “ahorros” mal entendidos. Contraten a un arquitecto para que les diseñe un traje a la medida, y así obtendrán un espacio que cumpla o rebase sus expectativas, donde se reúnen todos los aspectos técnicos necesarios, las cualidades del espacio que debe tener un buen proyecto, optimizando los recursos financieros, y convirtiéndolo así en una obra de mucho valor, y al mismo tiempo. Una muy buena inversión.

 Datos de Contacto  : R. Foncerrada Arquitectos  

Comentarios

comentarios