Sara Gabriela Navarro, creadora de Hannah Anna, una mujer de muchas ideas y grandes resultados

Sara Gabriela Navarro, creadora de Hannah Anna, una mujer de muchas ideas y grandes resultados

Por Mónica Márquez

Creativa,  perseverante, excelente madre y con gran visión empresarial, Sara Gabriela Navarro, creadora de la marca Hannah Anna, es un ejemplo de que cuando se lucha por algo, el éxito viene eminentemente.

Su historia en el mundo empresarial inició en el 2007. Una visita a un centro comercial le cambió la vida y la sumergió en el fascinante mundo de la moda infantil. Desde siempre, sus hijas Mía Hannah, de  8 años, y Tali Anna, de 6 años, han sido su motor de arranque y su inspiración para cada proyecto que emprende.

Para conocer más sobre su historia y trayectoria, Mujer Actual platicó con Sara Gabriela Navarro.

¿Quién es Sara Gabriela Navarro? 

Nací en San Diego, tengo dos hijas: Mía Hannah y Tali Anna. Estudié en Boston, allá me fui a vivir a los 18 años y estudié para ser educadora, cuatro años después me regresé a Tijuana con la idea de abrir una escuela para seguir con mi carrera, aunque finalmente me seguí preparando, por lo que estudié en la academia de Montessori. Después me fui a vivir a San Diego a trabajar y seguir estudiando dentro del sistema Montessori. Tuve mi primera hija a los 27 años, primero nació Mía Hannah y 22 meses después, Tali Anna.

¿Cómo inicia el proyecto de Hannah Anna?

Cuando tuve a Mía Hannah yo le hacía sus moñitos, así fue como empecé porque no encontraba nada en ninguna parte. Le hice unas florecitas de seda con cristales swarovski y cuando las tenía puestas, en una boutique en La Jolla, California,  me preguntaron que si dónde las había comprado y les dije que yo las había hecho; me pidieron que hiciera unas poquitas e hice como unas 20 y se vendieron en menos una semana. Después me hicieron pedidos y pedidos…  metí mi marca en boutiques en el estado de California y el negocio empezó a crecer.

De un moñito que traía mi bebita puesto inició este negocio. Primero abrí mi sitio de internet que es www.hannahanna.com; en San Diego tengo mi bodega y de ahí es donde se manda a todas las boutiques. Este proyecto nació en el 2007, posteriormente se aperturó el primer negocio ya conocido comercialmente con la marca registrada en Estados Unidos y México como Hannah Anna.

¿En qué te inspiras para crear Hannah Anna y cuál es tu motor de arranque?

La familia de mis hijas ha estado involucrada en la industria de la ropa y ella me enseñó todo lo que sé: a cómo manejar una tienda, la ropa. Aprendí muchísimo ayudándoles en la industria de la ropa, íbamos a fashion shows a Europa…

Desde muy pequeña tuve esta inquietud y gracias a dios la facilidad para crear. Mis hijas me han inspirado en cada cosa que hago, por ello la tienda lleva su nombre. El nombre de Tali viene de una prima de ella de Israel que falleció y en hebreo significa “gota de rocío”, algo tan hermoso y delicado, y el nombre de Mía Hannah viene por su abuela paterna Anne Schneider. Para mí, mis hijas son lo más importante, todo lo que hago es para ellas, y éste es un proyecto que quisiera dejárselos.

¿Cómo es tu proceso creativo?

Me voy a comprar las telas y lo que voy a usar y sólo con verlas ya empiezo a idear, yo no hago un boceto sino que me quedo un día entero viendo en los eventos de telas, o bien, mientras estoy comprando ahí estoy escribiendo el diseño y las combinaciones. Constantemente estoy estudiando e investigando para estar al día con la moda infantil, siempre pensando en mi inspiración: mis hijas.

Cuento con un gran equipo de trabajo de muchachas y señoras que trabajan de sus casas, yo les hago llegar el material y los diseños de la ropa y accesorios para su elaboración; tengo años apoyándolas, ya son parte de la familia, sin ellas no pudiera.

Además mis hijas me inspiran mucho. Ellas toman clases de ballet contemporáneo, tap, jazz, patinaje y karate, y hay una línea inspirada en el ballet y la danza de ellas, hay tutús, bolsitas, red para el cabello. También están en equitación, para ellas los caballos y sus animales son su vida; en la casa tenemos gallinas, una tortuga africana, una perra que se llama Camila, una lagartija y un conejo. Todos los monederos, bolsitas y mucha de la ropa tienen el detalle de un animal de los que ellas tienen.

¿Cómo combinas tus roles de mamá y empresaria?

Mis hijas conocen muy bien el negocio, saben que cuando me voy a ir a de viaje van conmigo, las involucro todo lo que puedo; trabajo sólo cuando ellas están en la escuela, yo las duermo todas las noches, las baño y nos encanta cocinar juntas… en la combinación de ser madre de una niña de 6 años y otra de 8 años y manejar el negocio, la prioridad siguen siendo mis hijas. Siempre trato de que participen, inclusive modelan cada línea de una nueva de temporada.

¿Cuál consideras que ha sido tu mayor reto y tu mayor satisfacción?

El reto ha sido regresar a México, mi vida yo la hice en Estados Unidos. Ahora vivo en San Diego pero el tener que venir al menos dos veces por semana a Tijuana es un gran reto, aunque me encanta esta ciudad. Simplemente el manejar, hacer trámites en los bancos… es todo un reto.

También otro reto es organizarme con los tiempos para ver a mi pareja, mis hijas, mi mamá que me apoya incondicionalmente… tengo un hermano (Jesús Alfonso Navarro) que es muy creativo, diseña muebles, tiene una mueblería. La primera Hannah Anna él la diseñó, me ayudó muchísimo en eso.  Mi mayor reto es encontrar un equilibrio como empresaria, hija, nieta, pareja y lo más importante: como una madre ejemplar.

Mi mayor satisfacción es sentir que todo lo puedes hacer. Con planeación todo se puede hacer…

¿Cuáles son tus proyectos?

Lo primero es abrir mi tienda en Estados Unidos y que mi marca entre a más boutiques. También estoy en trámite con tres franquicias de Hannah Anna: una en Monterrey, otra en Guadalajara y una más en Morelia, esto lo estoy logrando gracias al apoyo de mi pareja, pues me ha ayudado a crecer y expandir la marca. Además, estoy trabajando en una línea de maternidad y en mi showroom en Los Ángeles, que ya va a abrir en febrero.

La joyería de plata ya está disponible en nuestra tienda, así como artículos que traen los hijos de artistas, lo más de moda, y la línea para niño poco a poco va creciendo. Sin olvidar, que Hannah Anna siempre participa en actividades altruistas.

Sara Gabriela Navarro 

En breve

– Libro favorito: El amor en el tiempo de cólera de Gabriel García Márquez y Le Petit Prince.

-Música favorita: Frank Sinatra, Ella Fitzgerald

-Comida favorita: Comida japonesa y vegetariana

-Artículo indispensable: Agenda y iPad

-Mayor debilidad: Mis hijas

-Mayor fortaleza: Soy muy intensa, le pongo demasiado ímpetu a todo. Me gusta ayudar a los niños y viejitos, a los animales. Me gusta ayudar en todo lo que puedo, no lo platico, lo hago.

-Educación: Art Institute Of San Diego (Diseño), Montessori, Northestern University en Boston Massachussets

 

Comentarios

comentarios