Ricardo López Foncerrada: Honestidad y pasión en cada proyecto

Ricardo López Foncerrada: Honestidad y pasión en cada proyecto

Por Lizeth García Peña

Es las obras del arquitecto Ricardo López Foncerrada, podemos percibir a una persona que le hace honor a su profesión: se nota la pasión; el buen gusto y la elegancia en cada proyecto, y refleja la honestidad al crear espacios, pues no disfraza los materiales que utiliza, están a la vista de forma armoniosa.

En esta edición, Mujer Actual tuvo la oportunidad de conocer más a fondo al creador de espacios como la Casa Urbina Wine Resort, en el Valle de Guadalupe; del conjunto residencial Confort, o del diseño interior del restaurante Chan’s, entre otros.

Arte en cada espacio

La Arquitectura no solo se usa para diseñar un espacio, sino que se le imprime creatividad y belleza, de ahí que se le considere dentro de las siete Bellas Artes. López Foncerrada nos platicó por qué eligió esa profesión, que le ha permitido conjugar funcionalidad y belleza en cada uno de sus proyectos.

“Siempre me ha gustado el área creativa, desde la fotografía, el arte, la música. Inicialmente pensaba estudiar diseño gráfico, me llamaba mucho la atención todo lo que era dibujo y diseño, pero mis papás me convencieron de que estudiara arquitectura y después podría estudiar diseño, o podría optar por una variante artística sin dejar la arquitectura”, nos relató el arquitecto, quien es egresado de la Universidad Iberoamericana de Tijuana.

En el caso de un arquitecto, aunque puede imprimir en cada proyecto una propuesta artística, al final debe considerar las necesidades del cliente. Así Ricardo antes de proponer alguna idea, sigue un proceso que le permite explorar los gustos y deseos de cada uno de sus clientes.

“Es una serie de pasos para llegar a un proyecto final, desde tener una entrevista con el cliente donde conocemos sus necesidades; visitar el lugar donde se piensa construir; revisar las fuerzas que tiene el lugar, este punto es muy importante, porque algunos diseñan sin conocer el terreno, pero un arquitecto tiene como tarea diseñar algo muy específico de acuerdo al cliente”, detalló.

Elementos como la topografía, corrientes de vientos, dirección del sol, son indispensables conocer para hacer una casa confortable: “Al final, que el cliente quede satisfecho con tu producto y ver que lo habita de manera muy feliz y satisfactoria, es la mejor recompensa que puedo tener”.

Reveló que el secreto para continuar e ir sumando a sus clientes, es que siempre trata de hacer más de lo que ellos esperan: “Creo que esa fórmula me ha dado buen resultado. Cuando entrego una remodelación u obra, cuido hasta el último detalle.”

¿Qué identifica tus obras?

“Me han dicho amigos y personas con las que he trabajado que sí identifican mis obras o las asocian conmigo. Yo no pudiera decirte qué es exactamente lo que determina mi trabajo, lo que sí, es que trato de que haya mucha honestidad en los materiales, es decir, no tapo nada ni disfrazo ni maquillo lo que no es: si es acero, eso se ve; si es aluminio, se ve el aluminio”.

La corriente artística que ha sido su guía desde que era estudiante, destacó Ricardo, ha sido el Modernismo y el Bauhaus, porque “el adorno es el espacio, la luz, cómo te sientes, los materiales y la sensación que provocas estando en un lugar”.

En cuanto a su estilo dijo: “Es quitarle las ‘pestañas postizas’ a la arquitectura. Es lo que trato de hacer, aplicar esos conceptos de diseño Moderno y Bauhaus en mis diseños. He sido muy estricto conmigo en no desvirtuar mi profesión, es lo que yo aprendí y de lo que estoy convencido, desde que estaba en la escuela hasta la fecha”.

Usar materiales de alta calidad y originales es lo más importante para él: “Si un piso es porcelana, que se vea que es porcelana, no imitación. Me cuesta trabajo usar un material de imitación. En ocasiones tengo que convencer al cliente cuando quiere algo así. Lo más fácil sería decirles que sí y lo hago, pero se termina desvirtuando mi profesión”, puntualizó.

“Yo soy un asesor, hasta cierto punto financiero, mi tarea es que su patrimonio o gran parte de él, lo invierta de una manera inteligente y que sea realmente una inversión que les va a redituar a futuro. Cada peso que entra a la casa es parte de su patrimonio. Si una construcción no se planeó bien desde un principio, los altos costos se van a tener toda la vida útil del edificio. Para mí es importantísimo que se haga bien. Va a valer más algo bien hecho”, destacó el arquitecto.

Enamorado de cada proyecto

Ante el entusiasmo con el que habla Ricardo sobre su trabajo, no pudimos evitar preguntarle, de todos los proyectos que ha realizado cuál le ha gustado más, a lo que nos respondió que de todos termina “enamorado”.

De todos sus proyectos, no tiene uno especial, sino que todos han sumado a su experiencia y gusto de hacer dichos trabajos, así sea una remodelación, el diseño desde cero de una casa residencial, hasta un restaurante, oficina y ahora una vinícola en el Valle de Guadalupe: “Yo me enamoro de todos los proyectos, me quedo fascinado. Todos son importantes para mí”, concluyó.

 


Algo más sobre Ricardo López Foncerrada

Le gusta leer: superación personal y de arquitectura

Autor favorito: Dr. Wayne Dyer

Pasatiempos: andar en moto y la fotografía

Le gusta comer: todo tipo comida

Color favorito: para diseño toda la gama de grises y para vestir los azules

 

Comentarios

comentarios