Reloj Monumental: nuevo símbolo urbano de Tijuana

Reloj Monumental: nuevo símbolo urbano de Tijuana

Por José Gabriel Rivera Delgado

 

Sin duda, el Reloj Monumental inaugurado en 2001 se ha constituido como uno de los nuevos símbolos urbanos y artísticos de la ciudad de Tijuana. Se encuentra localizado en el vértice de la avenida Revolución, la calle Segunda y la Plaza Santa Cecilia, precisamente en la conjunción de la Zona Centro con la Zona Norte.

Fue construido durante la administración del XVI Ayuntamiento Constitucional de Tijuana, presidido por el licenciado Francisco Vega de la Madrid en el trienio 1998-2001.

En el marco de los festejos que el XVI Ayuntamiento de Tijuana celebró para recibir al nuevo Milenio, se concibió la idea de proyectar una obra que se significará por su presencia en la fisonomía urbana de la ciudad de Tijuana. En ese sentido, se presentó la propuesta de la construcción de un reloj monumental.

El gobierno municipal lanzó una convocatoria pública para concursar el proyecto; se convocó a los grupos representativos de la sociedad tijuanense y un comité ciudadano fue el encargado de seleccionar al proyecto ganador, de los seis presentados.

Fueron los jóvenes Leodegario Silva López, Edgar Iván Rodríguez Llerenas y Moisés López Smith los tres pasantes de arquitectura del Instituto Tecnológico de Tijuana y miembros del Colegio de Arquitectos de Tijuana que fueron los autores del proyecto arquitectónico ganador.

 

La primera piedra

La colocación de la primera piedra se realizó el 31 de diciembre de 1999, en abril de 2000 se iniciaron los trabajos de la obra, pero se postergó hasta octubre de 2001, inaugurándose hasta el

30 de noviembre de 2001.

Por tales circunstancias y por solicitud e instancias del alcalde Francisco Vega de la Madrid, el proyecto de la construcción del reloj monumental fue aprobado por el cabildo con una inversión de 6.4 millones de pesos.

El lugar más idóneo para colocar una obra de estas magnitudes fue precisamente en uno de los lugares más representativos y convenientes por su ubicación de la ciudad de Tijuana como lo es el vértice que une la avenida Revolución, la calle Segunda y la avenida Argüello o Plaza Santa Cecilia.

Este sitio continúa hasta la fecha, como un lugar con “un considerable valor histórico, turístico y comercial” de Tijuana.

 

Sus características

El diseño del proyecto del reloj fue cambiado de la propuesta original. Por ejemplo, la dimensión del arco era de cien metros pero se redujo a 60 metros debido a cuestiones del suelo.

Otro punto que se modificó fue la idea de la pirámide del sol, ya que se contemplaba que con loscables que van del suelo hacia al arco, se proyectaba que formaban la figura de la pirámide del sol y al terminar ésta se colocara un cubo con cuatro pantallas de cinco por cinco metros.

También cambió la idea de que el reloj salieran rayos láser así como el sistema de iluminación era diferente. Por el contrario, al arco monumental del reloj se le agregaron diversas calidades arquitectónicas como lo fue el revestido de acero inoxidable, un sistema de iluminación con fibra óptica, un estudio especializado sobre efectos de sismos y vientos así como la posibilidad de una pantalla con avanzada tecnología.

Otras características del reloj son los tensores que tienen la función de estabilizar el sistema estructural, lo que le da un valor estético.

 

Nuevo símbolo

El nombre oficial de la obra fue Reloj Monumental Tijuana 2000, ya que fue concebido para inaugurarse en el marco de la llegada del nuevo milenio en el 2000. Sin embargo, por diversas razones, la construcción del reloj se concretó a finales de la gestión administrativa del alcalde Francisco Vega de la Madrid.

El arco representa a Tijuana como una gran puerta abierta a la universalidad y el reloj en el prisma proyectará destellos al espacio infinito, marcando la hora luminosa en que los tijuanenses de buena voluntad haremos de la unidad el mejor recurso para alcanzar nuestras metas en el nuevo milenio.

Con la edificación del reloj monumental, éste ha servido como punto de referencia no sólo para los turistas extranjeros que visitan diariamente a Tijuana sino también para los propios ciudadanos tijuanenses.

 

Fuentes

Vega de la Madrid, Francisco, Tercer Informe de Gobierno, XVI Ayuntamiento de Tijuana, 2001.

XVI Ayuntamiento de Tijuana, En la antesala del 2000: Memoria de 100 días, 2000.

 

El autor es director del Archivo Histórico de Tijuana-IMAC

rivedelgado@hotmail.com

Comentarios

comentarios