Reglas para el buen mantenimiento de tu hogar (parte 3)

Reglas para el buen mantenimiento de tu hogar (parte 3)

¿Te gustaría que tu lavaplatos, persianas y ventanas lucieran limpios y frescos sin gastar mucho dinero? En la actualidad, existe un sinnúmero de productos de limpieza en el mercado que te puede ayudar, pero no hay productos más efectivos que los remedios caseros que resultan fáciles y muy económicos. A continuación te presentamos algunos tips que podrás aplicar para darle mantenimiento a ciertos artículos del hogar.

El buen funcionamiento del lavaplatos

Lograr que los platos, vasos y demás enseres de la cocina salgan limpios no sólo es tarea de la máquina de lavaplatos sino también nuestra. Para un buen funcionamiento es necesario que tomes en cuenta algunas recomendaciones, tales como:

-Carga el lavaplatos adecuadamente según las recomendaciones en el manual, de lo contrario los resultados no serán los esperados.

-Usa solamente la cantidad recomendada de detergente para platos. No eches ningún otro producto de limpieza, ya que puede hacer burbujas e interferir con su labor de limpieza.

-El lavaplatos debe estar siempre enchufado a un tomacorriente a tierra. No uses cables de extensión para conectarlo a la electricidad.

-El interior se autolimpia. Si queda una mancha, límpiala con detergente para platos y agua, usando guantes de goma para protegerte las manos de un detergente muy alcalino. Puedes quitar la capa de minerales que se acumulan debido al agua dura añadiendo vinagre o cristales de ácido cítrico (de venta en farmacias) al lavaplatos vacío y después de que se llene de agua al comienzo del primer ciclo. Sigue este proceso solamente si el manual del aparato indica que se puede hacer y si los residuos acumulados son una molestia para ti.

-Si el hierro en el agua causa manchas de óxido dentro del lavaplatos, compra un desoxidante soluble, de venta en supermercados y ferreterías. Revisa la etiqueta para asegurarte que lo puedes usar en un lavaplatos. Lo primero que debes hacer es encender el lavaplatos vacío en el ciclo de enjuague; a medida que se vaya llenando, abre el lavaplatos y añade ½ taza del desoxidante y deja que el lavaplatos complete el ciclo.

Persianas libres de polvo

La limpieza frecuente de las persianas impide la acumulación de polvo entre las rendijas, una suciedad muy difícil de sacar si dejas que se acumule por mucho tiempo. Una recomendación es que les pases un plumero todas las semanas. Ahora bien, si la suciedad se ha incrustado, el consejo es que agregues al agua unas gotas de amoníaco y las frotes con un cepillo. Realiza este procedimiento por dentro, en los marcos y las ventanas. Para limpiar las persianas con celosías graduables, moja un guante de tela en agua con detergente y pasa por cada una de las láminas de la persiana. El resultado serán una persianas limpias y con mayor durabilidad.

Cristales y espejos impecables

Hay muchas técnicas y sugerencias para limpiar cristales. Desde los consejos de la abuelita de usar un poco de vinagre con agua hasta los distintos productos comerciales con alcohol. Lo cierto es que dentro de las fórmulas caseras más efectivas es la del vinagre, ya que éste desengrasa y da brillo. También puedes poner en partes iguales vinagre blanco con amoníaco y agua, así obtienes una mezcla de rápida evaporación que deja mucho brillo.

Los cristales los puedes limpiar con paños que no dejen pelusa o los limpiacristales con goma en el extremo. La ventaja de este instrumento es que no deja huellas y sólo hay que secar los bordes. Para lograr que los espejos del baño brillen y no se empañen con facilidad, hay que limpiarlos con un preparado de 2/3 partes de agua y una de vinagre blanco. Frotas el espejo con papel de periódico humedecido con esta preparación y secas con un paño de algodón. Las mamparas de cristal quedan limpias con un paño mojado en agua caliente con un poco de vinagre blanco.

En la próxima edición, no te pierdas más tips que te ayudarán a darle mantenimiento a tu hogar.

Comentarios

comentarios