Rashel Cohen, Transformando las vidas de las mujeres y sus hijos en prisión

Rashel Cohen, Transformando las vidas de las mujeres y sus hijos en prisión

 Entre dolor, lucha y esperanza, esta mujer valiente,  tiene la determinación de mejorar la calidad de vida de las mujeres en las cárceles mexicanas. Ella es la fundadora y presidenta de la Fundación Rebeca Lan cuya labor tiene  como objetivo que las mujeres privadas de la libertad aprendan a valorarse y encuentren un nuevo sentido de vida.

Su trabajo es una labor difícil y complicada que requiere de mucha fortaleza, compromiso y una visión clara y objetiva. Tanto las mujeres que se encuentran en los penales, como las personas que se han unido a su causa son testigos de la pasión tan grande que ella siente por este, su proyecto de vida tan especial.

 

“Cuando el mundo nos dio la espalda, cuando todos nos juzgaron  por estar entre rejas, llegaste tú y pintaste de colores nuestro mundo gris”… cómo no conmoverse ante las palabras que una interna del penal le comparte a Rashel en una carta.

 

“Esto hace que valga la pena todo el trabajo que realizamos, y la receta es por medio del amor. Cuando leí la carta se me salieron las lágrimas”, me dice Rashel, una mujer verdaderamente comprometida y apasionada de la labor que realiza con las mujeres que viven trás las rejas.

La vida de Rashel ha sido verdaderamente impactada por las historias llenas de dolor, desesperanza, nostalgia de libertad y abandono de estas mujeres que se han convertido no sólo en su fuente de inspiración, sino que por ellas y sus hijos creó la Fundación Rebeca Lan que pretende ayudarles a tener un crecimiento personal en todas las áreas, a recobrar su autoestima, y  que vuelvan a creer en ellas mismas para que al recobrar su libertad, puedan transformar su experiencia de encierro, en una nueva oportunidad para vivir mejor.

Rashel me cuenta que una de las experiencia que la cimbró emocionalmente fue cuando visitó por primera vez el penal de Santa Martha Acatitla. “En ese entonces los niños permanecían en el encierro con sus madres hasta los 6 años, y al ver sus caritas y conocer las historias de vida de estas mujeres hubo una conexión instantánea y nació un amor en mí para estos pequeños y sus mamás”.

 

 

La Importancia de la resiliencia

Rashel, la pequeña de cuatro hermanos, mexicana por sus raíces y norteamericana por nacimiento ya que nació en el estado de Texas, vivió su infancia, adolescencia y juventud en la CDMX, y desde hace veintidós años vive en la localidad.

Rashel está casada y es madre de cuatro hijos, además de estar al frente de la Fundación Rebeca Lan, que lleva el nombre de su madre como una forma de honrar su memoria. “La resiliencia y la fuerza de mi madre, Rebeca Lan, una guerrera incansable que en paz descanse, forjaron el eje de mi personalidad.  Mi bandera ha sido luchar contra la adversidad no sólo para alentar a esa “niña interna”, sino para ver por el bien del otro, en especial de las mujeres privadas de la libertad y de sus pequeño hijos que viven con ellas”, nos comparte Rashel, quien sigue los pasos de su madre en buscar y ser partícipe del desarrollo y crecimiento personal para las mujeres y sus hijos en prisión.

 

“Mi madre motivó e inspiró a tantas mujeres privadas de la libertad para crecer y reivindicarse, para tener esperanza y creer en su potencial, y para tomar aquel tiempo de encierro como un peldaño para ser mejores personas”, nos comenta.

 

“Creo firmemente que las situaciones difíciles en la vida pueden transformarse en oportunidades valiosas para nuestro crecimiento”, afirma Rashel.

Erradicar prejuicios y buscar la reinserción social

Rashel Cohen no puede ocultar la entrega y esperanza  que siente al hablar sobre la labor que encabeza al frente de la Fundación, donde no sólo se busca un cambio al interior de los penales, sino en la propia comunidad.

“Queremos que la sociedad vea a la Fundación Rebeca Lan como un vínculo promotor la solidaridad y el servicio a mujeres que viven en el aislamiento. Desafortunadamente, en muchos penales del país hay mujeres que están privadas de su libertad sin tener pruebas, ni sentencia, y en muchos otros casos se encuentran encerradas por una injusticia o un caso de defensa propia. Desde una madre que roba para que sus hijos coman, hasta las consecuencias de un error humano, la desesperación y las circunstancias de vida en el entorno del que comete un delito”.

“Cómo olvidar”, me dice Rashel, “a una mujer que conocí en prisión y me contó su historia cómo había sido ultrajada y maltratada por su pareja, hasta el grado de que un día que llegó borracho, la violó e incluso la hirió en el pecho con un cuchillo, hasta que ella para defenderse, agarró una botella de cerveza y lo golpeó en la cabeza, sin ocasionarle ningún daño grave”. Eso le valió ser encarcelada, ya que el marido tenía influencias.

“La FRL ayuda y atiende a todas las mujeres sin importar el motivo de su condena.  Nuestra filosofía parte de la idea de que toda  mujer merece una oportunidad para superarse y empoderarse para su propio beneficio y el bien de su familia y de la comunidad”.

 

“La vida es un reto.  Vive, siente, ama, llora, ríe, tropieza, aprende y siempre levántate

Rebeca Lan

 

¿Rashel, qué puedes platicarnos de los encuentros que continuamente sostienes con las mujeres en los penales?

—Son muchas las historias que dentro de esta labor han marcado profundamente mi vida. Por ejemplo una de las cartas que recibí tenía un mensaje que me inspiró muchísimo a seguir trabajando y luchando por estas mujeres, esta joven me escribe:

“Cuando ya habíamos olvidado como volar, llegaste y nos impulsaste a levantar la cara antes de levantar las alas y creer que existe un nuevo día en el que podemos ser mejor”

—Otra mujer me escribió:

“Me ayudaron a recuperar mi autoestima y mi valor como mujer. Hoy sé que soy valiosa y que no soy invisible”.

“Tengo cientos de cartas llenas de gratitud, esperanza, dolor y lucha de mujeres a quienes la vida no les brindó siquiera una primera oportunidad. Mujeres que se sienten rechazadas, juzgadas, maltratadas y en muchos casos  abandonadas.”

 

Un cambio de conciencia

Lo que hay que recordar, es que además de los talleres y las bibliotecas que se han habilitado en los penales, y de cada uno de los programas de la Fundación Rebeca Lan, una de sus principales labores es la de concientizar a la comunidad, sobre la importancia de brindar una oportunidad de vida a estas mujeres y a sus familias. “En México, los centros penitenciarios femeniles reúnen a mujeres que cumplen condenas penales y al salir, la sociedad las sentencia a cumplir condenas sociales”.

“En la FRL creemos que todos los mexicanos y mexicanas podemos y debemos aportar para construir una sociedad mejor, un México más seguro y más inclusivo”.

 

 

¿Y cómo podemos sumarnos y hacer la diferencia?

—Necesitamos voluntarios, gente con ganas de ayudar y de descubrir la inmensa satisfacción que se recibe a la hora de poner en práctica la ayuda hacia estas mujeres y niños. Se necesita además apoyo para las actividades y docentes capacitados para ofrecer pláticas y talleres.

—Los invitamos a que se acerquen ya que siempre hay una manera de seguir aportando, y estamos abiertos a recibir donativos en efectivo y en especie para estar en posibilidades de realizar de manera  adecuada para  nuestros programas.

“Las mujeres necesitan aprender de sus errores y tener una  verdadera oportunidad para superar su condición para que el día que ellas salgan no reincidan y se puedan readaptar a la sociedad y así poder inspirar a otras.

“Es importante que el tiempo en aislamiento sea un lugar de crecimiento y no una escuela para el crimen.”

Por ello “ayudamos y ofrecemos nuestros programas y les entregamos el mismo cariño y aceptación a todas por igual, y luchamos y nos comprometemos por su superación y empoderamiento”, concluye Rashel.

 

LA FUNDACIÓN TRABAJA EN DIFERENTES RUTAS DE ACCIÓN:

  1. ARTE Y CULTURA

Acercamos a las mujeres a disciplinas artísticas como la música, pintura y  literatura impulsándolas a desarrollar su imaginación y habilidades creativas, pero también invitándolas a experimentar e indagar en el infinito universo de oportunidades que existen para crecer con dignidad.

Programas activos: Musilán (Orquesta Femenil), Pian Pianito (Orquesta Infantil) y talleres de poesía y teatro.

 

  1. EDUCACIÓN

Llevamos actividades que les proporcionen herramientas básicas para crecer sus conocimientos e impulsar desarrollo.

Programas activos: Creación de Bibliotecas y talleres de lectura y escritura.

 

  1. DESARROLLO HUMANO E INFANTIL

Ponemos al alcance de estas mujeres herramientas que les permiten construir una plataforma de autoconfianza para lograr un tránsito sano hacia la reinserción.

Programas activos: Brigadas de cuidado personal y talleres de cuidado emocional.

Implementamos programas para los más pequeños, quienes viven con sus madres en prisión hasta cumplir los 3 años.  Programas activos: Dignificación de áreas infantiles, trabajo psicopedagógico, actividades recreativas, talleres y eventos fuera de los penales.

 

  1. SALUD

Identificamos y atendemos las necesidades básicas y recurrentes de las mujeres y sus familiares. Programas activos:  donativo de medicamentos, atención dental, exámenes oculares y podología.

 

  1. REINSERCIÓN

Los talleres con enfoque a reinserción buscan capacitar a las mujeres y darles educación para prácticas productivas. Les permite invertir su tiempo en trabajos que les generan experiencia y en algunos casos recursos. Programas activos: Talleres de diversas disciplinas.

 

“Creemos que todos y todas podemos aportar para construir una sociedad mejor, un México más seguro y más inclusivo”

 

CONTACTO

  • Facebook: Fundación Rebeca Lan
  • Twitter: Rebeca.Lan
  • Portal: www.fundaciónrebecalan.org
  • Correo: direccion@fundacionrebecalan.org

 

Comentarios

comentarios