¡Que no te vuelva a pasar!, no pierdas todo lo ganado

¡Que no te vuelva a pasar!, no pierdas todo lo ganado

¡Que no te vuelva a pasar!, no pierdas todo lo ganado

 

POR ALEJANDRA VALDEZ

 

¡Por fin! La temporada más bonita y esperada por muchas está aquí. El olor a pino, el frío, las reuniones familiares, los días de descanso, los viajes, los regalos, pero sobre todo: la comida.

Estas fechas en donde muchas optan por dejar los jeans y vivir tranquilas en pantalones cómodos (pants o leggings), y postergar “la dieta” para enero, por ahí del 7, y empezar este ciclo vicioso de todos los años al que muchas ya nos hemos acostumbrado. Y con “acostumbrar”, en realidad quiero decir que estamos tan familiarizadas con este proceso que ya hasta tenemos planteada una metodología: el famoso détox, regresar al gym, comprar veinte mil suplementos, y volver a los jugos verdes por la mañana, y por supuesto, contactar de nuevo a la nutrióloga que dejaste abandonada por allá a finales de noviembre.

 

Y a ti… ¿También se te fue “volando” el año?

Cuando menos pensaste, las metas que te pusiste en enero, se quedaron a la deriva, y mes tras mes, o lunes tras lunes, fueron postergadas. Probablemente las circunstancias o situaciones a las que te enfrentaste no te lo permitieron, o probablemente no fueron planteadas de la manera correcta, y por ello hoy te ves en la necesidad de retomarlas el próximo enero e intentarlo una vez más.

Pero antes de que la angustia y le decepción te invadan, respira…  La vida te está dando otra oportunidad más. Un año completamente nuevo, con 365 días ideales para trabajar en alcanzar esas metas.

El tema de las metas y propósitos de año nuevo es importante para unas, pero indiferente para otras. Lo cierto es que, debido a que forman parte del ritual de atragantamiento de uvas de fin de año, sí o sí tendrás que pensar en éstos. Y “de cajón” sabemos que más de un propósito va a estar enfocada en tu salud, como el ya famosísimo y conocido propósito de bajar de peso.

Puede que diciembre no suene como un buen mes para empezar a trabajar en eso que tienes en mente, pero, mientras enero llega, no tires por la ventana el esfuerzo que le pusiste a “cuidarte” este año.

 

Los pequeños cambios que hagas hoy harán la diferencia mañana.

Durante las fiestas, al igual que en el Pre-Guadalupe-Reyes, evita picotear o probar múltiples veces ese delicioso platillo que se está preparando en la cocina, aléjate de las botanas y las calorías liquidas. Prueba de todo un poco, pero no comas hasta reventar. Tómate tu tiempo para comer, sin distracciones, siéntate y escucha siempre a tu cuerpo.

Una vez que llegue fin de año, que tu meta no se quede en la deglución de la uva. Para que se cumpla, primeramente, tienes que plantear tu meta de la manera correcta. Necesita ser alcanzable y realista, tener nombre y apellido, es decir, sé clara y ponle fecha. Las metas vagas como la de “quiero bajar de peso” no es específica ni tiene un lugar en el tiempo. Escribe tu meta con papel y pluma, y si puedes, hazla pública; de esta forma tendrás a todo Facebook o Instagram al pendiente de ti. Lo mejor de todo esto, es que puedes incluso encontrar a más personas que tengan la misma meta y apoyarse mutuamente.

Y falta lo más importante: tu motivación. Sin una motivación una meta no es alcanzable. Más que sentirte bien contigo misma, busca una “razón de” o un “para qué” ¿Hacia dónde llegarás? ¿Qué beneficios obtendrás? Y, una vez que la cumplas, no eches en saco roto lo mucho tu logro. Los errores más comunes en este tipo de procesos son 1) compararte con los demás y 2) tirar la toalla una vez que logras llegar a ese peso, talla o porcentaje de grasa que estabas buscando.

Sí, está bien soltar un poco el cuerpo, pero lo más importante es que te mantengas enfocada y lo veas como un nuevo estilo de vida, más que sólo un proceso de pérdida de peso.

Para concluir, no me queda más que desearte que disfrutes mucho las fiestas, la comida y la compañía. Que día con día sigas trabajando en ser la mujer que quieres ser. Tú y nadie más que tú puede hacer eso posible. ¡Te espero en esta misma sección el año que viene!

 

*La autora es nutrióloga

 

Comentarios

comentarios