¿Qué haces con tu enojo? De qué sirve vivir atrapado en el dolor

¿Qué haces con tu enojo? De qué sirve vivir atrapado en  el dolor

El enojo es una emoción común y ordinaria que toda persona ha experimentado en algún momento de su vida. Es provocada por la percepción e interpretación personal de los eventos que suceden más que por la acción que en realidad ocurre.El enojo es 100% una elección personal.

Existe  un sinnúmero de situaciones o condiciones que lamentablemente crean enojo. En realidad,  a pesar de que  alguna situación en particular puede ser totalmente justificada o la circunstancia sea legítimamente dolorosa, la verdad es que vivir con enojo no ayuda ni aporta nada bueno. De hecho, el enojo sólo envenena y aísla a la persona, impidiéndole abrirse a nuevas oportunidades con mejores posibilidades.

En sí, el enojo es una de las emociones más destructivas que se puede tener, éste intoxica el alma, nubla la visión y generalmente lo único que logra es lastimar más a la persona que  ya se siente lastimada y decepcionada.

Dina no puede soltar su enojo. Después de dos tristes y dolorosos años, se siente humillada, traicionada, decepcionada y utilizada por su cruel marido que después de seducirla y enamorarla por algunos dulces y felices años de matrimonio, la ha dejado sola y en una posición muy limitada económicamente. Él se reencontró con una ex amante que ahora corteja y seduce nuevamente una vieja costumbre que tiene.

Claro que ella tiene un buen motivo para sentir enojo, nadie le discute que su ex marido es una persona baja, sin escrúpulos y con muchos demonios en la mente. Por supuesto que es válido sentir ira, decepción, repudio y hasta mucho coraje, pero ¿qué puede ganar esta mujer con estos sentimientos? ¿Acaso el enojo le va a dar la conciencia que nunca tuvo su ex marido? ¿Qué le está aportando su malestar?  ¿Qué hace realmente con su enojo?

El enojo le está impidiendo vivir.

LA RECETA

Soltando el enojo

Ingredientes:

  • 1 manojo de aceptación; reconocer los sentimientos propios, sin ignorarlos ni pelearlos
  • 1 cucharada de perdón, tolerancia y compasión de los errores personales
  • 2 rebanadas de conciencia, reconocimiento de las decepciones y las decisiones propias
  • 1 lata de pensamientos positivos, gratitud por los aprendizajes y los buenos tiempos
  • 2 tazas de disciplina y responsabilidad, determinación para salir adelante, sin culpar
  • 1 pieza de respeto y amor propio; autoestima y cariño personal
  • 1 puño de  confianza y fe; visualizar un futuro mejor

Recomendación del chef: 

Porque es mayor el daño que causa el enojo que la acción que lo provoca, es importante aprender a soltar el enojo lo más rápido posible. A pesar de tener una buena razón para enojarse, soltar el enojo ayuda a salir de cualquier situación tormentosa e incómoda.

Modo de preparación:

  1. Soltar el enojo libera los pensamientos y sentimientos negativos. Para poder disfrutar la vida hay que tomar los malos momentos como aprendizajes y buscar la enseñanza que han dejado. Es importante encontrar experiencias positivas y cambiar la perspectiva del dolor.
  2. Hay que aprender a perdonar a pesar de que lo difícil que sea. El perdón puede ser un  hábito que se puede instituir en la rutina personal. Cuando se reconocen las ventajas de y las ganancias al soltar el enojo, se  genera una conciencia responsable que conlleva a perdonar y  a dejar de condenar a los demás y a sí mismo.
  3. Dejar ir el enojo es triunfar y conquistar el carácter propio. Reconocer que sólo se puede controlar las acciones personales, delimita el rango de responsabilidad y aumenta la posibilidad para vivir sin culpa, es adueñarse de sí mismo y ser feliz por convicción.

www.recetasparalavida.com

“Jamás se debe perder la paz por aferrarse al enojo, una emoción dañina y destructiva”

Comentarios

comentarios