¿QUÉ ES EL GOLPE DE CALOR, Y CÓMO PREVENIRLO?

¿QUÉ ES EL GOLPE DE CALOR, Y CÓMO PREVENIRLO?

Por Dra. Paola Cota Fernández

En los últimos años el cambio climático nos ha traído una serie de consecuencias que
en ocasiones han puesto en peligro la vida de algunas personas. Seguido hemos escuchado que algún conocido o figura pública, llegó a perder el conocimiento e inevitablemente falleció, al estar realizando actividad física al aire libre, y bajo los intensos rayos del sol.

¿QUÉ FACTORES CONDICIONARON A QUE ESTAS PERSONAS PUSIERAN EN RIESGO SU VIDA?

Existen algunos factores predisponentes para desarrollar choque térmico o lo que conocemos como golpe de calor.

En primer lugar: éste ocurrirá cuando el cuerpo acumule mucho calor, ya sea por condiciones climáticas o actividad física intensa, y cuando le sea imposible bajar esta temperatura por sus propios mecanismos compensatorios, es decir: por medio del sudor.

¿QUIÉNES SON LOS MÁS VULNERABLES?

Los más vulnerables son personas que realizan actividad física, y que previamente no han tenido la hidratación debida. Además, niños menores de 2 años y adultos mayores quienes son los grupos más vulnerables a la deshidratación. Y también: personas con patologías como obesidad, diabetes, proble mas cardíacos, vasculares, neurológicos, o con trastornos psiquiátricos o emocionales, y que presentan alcoholismo crónico.

Otro grupo propenso al golpe de calor, será el de los que estén ingiriendo medicamentos, principalmente de tipo diuréticos, que pudieran agravar la deshidratación, al igual que aspirinas, medicamentos para tratar problemas de arritmia cardíaca. También in uirán como factores de riesgo, ciertos medicamentos que tratan la hipertensión y diabetes, antipsicóticos, antihistamínicos, o antibióticos, como también medicamentos para tratar la epilepsia.

El choque térmico o golpe de calor se caracteriza por una temperatura de 40°C, aumento de frecuencia cardíaca y aumento de frecuencia respiratoria, y al llegar a este punto se convierte en una urgencia médica o lo que los paramédicos consideran “como un paciente rojo”.

Es una urgencia médica que puede tener una evolución fatal si no se trata oportunamente en un servicio de urgencias. El paciente llega a este servicio sin sudar, somnoliento y en ocasiones ya con pérdida de conocimiento o convulsionando.

Al no bajar la temperatura corporal, y no haber sudoración, la temperatura se sigue incrementando a 49°C o 50°C ,y varios órganos entran en falla a muy corto tiempo, y en cuestión de minutos podrían ocurrir lesiones en corazón, riñón, hígado y pulmones.
El paciente puede quedar con disfunción neurológica o inevitablemente llegar a la muerte por paro cardiorrespiratorio. Desgraciadamente, a veces los síntomas pasan desapercibidos o se le atribuyen a otras causas.

Quedan todavía unas semanas con temperaturas altas, y cada vez es más necesario realizar los cambios en viviendas, escuelas y comercios para estar mejor preparados para las siguientes temporadas calurosas, y sobre todo tener la alimentación adecuada que nos brinde la energía cuando estamos desempeñándonos en las horas pico de calor.

Y muy importante es seguir este principio: beber agua aunque no se tenga sed. Que nuestro cuerpo siempre logre la adaptación en las condiciones que lleguemos a someterlo, y que siempre reciba la atención oportuna en todo momento y lugar.

RECOMENDACIONES PARA PREVENIR GOLPE DE CALOR

Si es un día caluroso o estás realizando actividad física sin previa hidratación y presentas cansancio, dolor de cabeza, mareos, nauseas y vómito, calambres, somnolencia, zumbido de oídos sigue las normas que indica la Secretaría de Salud a realizar para días de temperaturas altas:

1. Evita exponerte al sol después de las 10 a.m. yantes de las 6 p.m., en especial si practicas actividad física o si presentas las condiciones predisponentes que se mencionaron anteriormente.

2. Aplícate compresas frías, eleva los pies, ingiere muchos líquidos, frutas y verduras,
y evita bebidas alcohólicas.

3. Permanece en áreas refrigeradas o con un abanico enfrente.

4. Utiliza ropa de colores claros y telas de algodón que absorban menos calor.

5. Si tú o algun@ de tus hij@s presentan sed intensa, llanto sin lágrimas, piel y mucosas secas, u ojos hundidos, corre al servicio de urgencias más cercano para que seas hidratado por otros medios.

*La autora es médico general con Maestría en Nutrición.
Correo: dra_cotafernandez@hotmail.com

Comentarios

comentarios