¿Qué alimentos mejoran mi fertilidad?

¿Qué alimentos mejoran mi fertilidad?

Por Dr. Henry Mateo

DHA: El ácido docosahexaenoico (DHA) es un omega-3. Son elementales para el equilibrio hormonal, el sistema inmunológico y la salud de los ovarios, óvulos.

¿Dónde lo encuentras?

En mariscos, salmón, sardinas, atún, algas, nueces, aguacate y verduras de hoja verde.

Antioxidantes: Protegen las células de nuestro organismo de los daños causados por los radicales libres. Nuestro cuerpo fábrica de forma natural algunos antioxidantes, pero otros debe extraerlos de los alimentos. Se recomiendan tres piezas de fruta y verduras al día, una excelente manera de asegurar una ingesta adecuada de antioxidantes.

¿Dónde lo encuentras?

En la naranja, limón, kiwi, melón, arándanos, fresa, ciruela, frutos secos, ajo, brócoli, coliflor, pimientos rojo y verde, tomate y espinacas.

Vitaminas B: Las vitaminas de este grupo son importantes para la ovulación y la implantación, pero además son importantes para el control hormonal y el desarrollo fetal.

Ácido fólico: Es una vitamina B que ayuda a prevenir defectos en la médula espinal y el cerebro. Es importante consumir una cantidad suficiente desde los 3- 6 meses antes y durante el embarazo.

¿Dónde lo encuentras? 

En cereales, legumbres, plátano, aguacates, levadura, sardinas, huevos, trucha, cordero y requesón.

Hierro: Si hay insuficiencia de hierro al comienzo del embarazo, incrementa el riesgo de desarrollar anemia posparto, reduciendo entre otras cosas, la energía de la futura mamá.

¿Dónde lo encuentras?

En la carne magra, pescado, pollo, huevos, algas, brócoli, espinacas y perejil.

Fibra: Una dieta alta en fibra, baja en grasas y azúcares desde una edad temprana, ayuda a reducir los riesgos en la edad adulta de padecer el Síndrome del Ovario Poliquístico.

¿Dónde lo encuentras?

En el gérmen de trigo, salvado, cebada, centeno, avena, alcachofa, espinacas, acelgas, higo, ciruela, dátil, habas, chicharo, almendras y cacahuetes.

Zinc: Contribuye a la división celular que se lleva a cabo durante el proceso de desarrollo del feto, mientras que su carencia puede disminuir la producción de óvulos saludables. El zinc es el único mineral que ha demostrado lograr un incremento de las tasas de fertilidad.

¿Dónde lo encuentras?

En la carne magra, pollo, marisco, huevos, cereales, jengibre y levadura de cerveza.

Aguacates:
Son ricos en grasas monoinsaturadas que mejorar la fertilidad. Las mujeres que consumen grandes cantidades de esta fruta, tienen tres veces más éxito en una terapia de fertilización in vitro que aquellas que consumen menos cantidad.

Semillas de girasol:
Comer un puñado tres veces por semana, es más que conveniente. Son útiles para equilibrar las hormonas que intervienen en una mejor calidad ovular.  

Canela: Esta especie reduce la resistencia a la insulina, y puede mejorar la cantidad ovular.

Huevo: Comer un huevo cocido dos veces por semana, mantiene las reservas de las vitamina D y B6. Ambas hormonas están muy relacionadas con la producción de progesterona, una hormona necesaria que favorece el embarazo.

Una dieta desequilibrada, pobre en nutrientes, influye negativamente en la posibilidad de tener un bebé. Las dietas de adelgazamiento prolongadas son una de las causas de infertilidad femenina, ya que excluyen alimentos básicos necesarios, para el buen funcionamiento del aparato reproductor femenino.

*El Dr. Henry Mateo Andrólogo y Embriólogo por la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva

Comentarios

comentarios