Prevención Dental en Infantes

Prevención Dental en Infantes

Por Mónica Salcedo Flores

Estaba sentada en la clínica infantil, y observe tantos niños, tan pequeños todos, con enfermedades dentales, y que sufrían de dolor sin razón alguna. Y me pregunté: ¿qué pasaría si nos educamos y evitamos esta enfermedad? ¿Qué pasaría si eliminamos dolor innecesario a nuestros hijos.? Cuando ellos llegan a este mundo vienen sanos, con una mirada y una sonrisa grande y feliz, ojos brillantes y abiertos, bellos en realidad, entonces, ¿ dónde está el error?

Dedicaré este escrito a la prevencion que puede ser tan sencilla y simple de aplicar.

1. Darle Pecho (Buen hábito)
He aquí mi niño hermoso que me entrega el doctor. Lo primero que me dicen es pégalo a tu pecho, y el niño automáticamene se prende de el, y ademas de alimentarlo, estoy fortaleciendo toda esa musculatura alrededor de su boca, y con ello ayudo a evitar que esos maxilares se queden pequeños. Además estoy educando a que su lengua se coloque en el paladar, evitando así esos hábitos de lengua que tanto echan a perder los arcos dentales.

2. Ponerle el chupón (Mal hábito)
Entonces este niño llora, y lo primero que hago es ponerle el chupón ¿qué estoy haciendo? Pues estoy acostumbrando a mi hijo a algo NO natural, no lo necesita. Aparte de que puede malformar el paladar del niño por el exceso de fuerzas.

3. Hacerle orificio más grande al chupón (Mal hábito)
Otro hábito que no nos ayuda, es el de hacerle al biberón el orificio más grande, ¿Por qué? Porque cuando el pequeño se acuesta con un biberón con orificio grande, éste pone su lengua para no ahogarse, y causa hábito de lengua, la cual deforma paladar.

Esto es en cuanto a maloclusiones, pero ¿qué hay de las lesiones cariosas? ¿cómo es posible que un niño de menos 2 años ya cuente con éstas, si apenas salieron esos dientes y además le da pecho?

Sabías que…. la leche materna tiene azúcares y grasas entre otros nutrientes, y ésta forma una pequeña capa, que si tu no le limpias después de amamantarlo, va formando capas de comida, y éstas a su vez se acidifican y descalcifican el esmalte del diente, y es aquí cuando inicia una lesión cariosa. Si además probamos sus alimentos o les damos de la misma cuchara, entonces transmitimos algunos bichitos que ellos no tienen. Por favor NO le des con tu misma cuchara. Dale a él sus propios cubiertos.

¿Qué debo hacer?

Con una gasa húmeda pásala por sus dientes o paladar después de cada comida, biberón o aperitivo que le des. Con el tiempo el te pedirá que lo hagas.

Una vez que el bebé tenga dientes, que es aproximadamente entre los 3 y 6 meses de edad, usaremos cepillitos suaves y los lavaremos después de cada alimento.

En cuanto a la pasta, existen en el mercado diferentes pastas infantiles. Utiliza una de éstas, o si tienes desconfianza porque tu bebé todavía no sabe escupir, entonces utiliza agua de garrafón.

Mientras tu niño crezca, recuerda estos pasos preventivos, y a futuro tendremos adultos más sanos.

*La autora es Presidente del Colegio Nacional de Especialistas en Paidodoncia, además de Coordinadora del programa de Salud Bucal del Colegio de Cirujanos Dentistas de Tijuana Filial ADM, y Profesor Clínicas de Odontopediatría en Facultad de Odontología UABC Tijuana

Contacto
Correo: msalcedo3@yahoo.com.mx
Teléfono: 6646289777

Comentarios

comentarios