¿Por qué tu hijo adolescente no quiere trabajar ni estudiar?

¿Por qué tu hijo adolescente no quiere trabajar ni estudiar?

¿Por qué tu hijo adolescente no quiere trabajar ni estudiar?

¿Tu hijo es un “nini”? Es decir, ¿no quiere ni trabajar ni estudiar? Pues no lo juzgues tan duro, mejor analiza cuál puede ser el origen de tu apatía.

Si tu hijo no quiere trabajar ni estudiar puede ser por estas razones

Es muy fácil culpar a los hijos y señalarlos por “no hacer las cosas bien”. Si ellos son rebeldes o renuentes a las obligaciones en este momento de su vida, no es gratis. En realidad, estas conductas tienen un origen mucho más profundo y no podemos solo ignorarlo. Presta atención.

Padres

Algunos psicólogos dicen que una de las razones por las que los adolescentes se vuelven “ninis” es por sus padres. Es decir, los padres no les pusieron límites desde pequeños y ahora es tarde para hacerlo. Otra explicación es que han sido demasiado exigentes con sus hijos, presionándolos de una forma inadecuada. A veces, creemos que presionar a nuestros hijos es lo mejor, pero no todos los hijos responden positivamente. Así que lo mejor es que conozcamos a nuestros pequeños y veamos cuáles son sus limitaciones. Con limitaciones no me refiero a su inteligencia o a sus capacidades, sino a la forma en la que responde: hasta dónde sí y hasta dónde no. Así, cuando lleguen a la adolescencia, no dejaremos que la situación se salga de nuestro control. En el peor de los casos, sabremos acudir a un especialista para que nos guíe adecuadamente.

Falta de oportunidades

El ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, José Narro, dijo que estar desocupado, o sea, sin trabajo ni escuela, “no es una decisión sino una realidad impuesta”. Él menciona que esta situación está relacionada con la falta de oportunidades. Entonces no siempre está en nuestras manos o en las de los jóvenes, sino que faltan políticas educativas que les aseguren una carrera, por ejemplo. También faltan empleos bien remunerados y que no exploten a nuestros hijos.

¿Entonces? Parece un cuento de nunca acabar, ¿cierto? Pues aquí se abre la discusión y veamos qué alternativas existen. Los que tenemos niños pequeños pues hay que educarlos de manera que cuando lleguen a esta etapa de su vida, les sea más llevadera. También es importante que los motives a hacer lo que más les gusta, que descubran su talento y habilidades.

Si se sienten apáticos déjalos hacer música, artes, deportes, mientras sea sano y puedan ocuparse y expresarse, quizá encuentren una oportunidad . ¿Qué opinas?

Cortesía:YoAmoLosZapatos.com

Comentarios

comentarios