¿Por qué mi bebé tiene poco líquido amniótico?

¿Por qué mi bebé tiene poco líquido amniótico?

POR DR. HENRY A MATEO SÁNEZ y DRA. GRISELDA A. RENTERÍA VEGA

 

El líquido amniótico es un líquido claro que rodea al bebé dentro del útero, y es un factor importante en la salud y bienestar de tu bebé durante todo tu embarazo. Se encarga de proveer un adecuado ambiente, brindándole parte de los nutrientes necesarios para su desarrollo; mantiene una adecuada temperatura y lo protege contra diversos factores dañinos como son  las infecciones y movimientos de alto impacto, actuando como un amortiguador en caso de traumatismos.

Los principales productores de líquido amniótico durante el embarazo son: la placenta, el cordón umbilical, y la producción urinaria por los riñones fetales. A partir del día 12 del embarazo se forma la cavidad amniótica, bolsa que recubre al bebé, y con esto inicia la producción del líquido amniótico, el cual durante el primer trimestre, será de cantidad moderada, pero continuará produciéndose para que al llegar el segundo trimestre, el volumen alcance su máximo potencial, permitiendo el desarrollo del sistema músculo-esquelético del bebé.

Posteriormente, a medida que progresa el embarazo, alrededor de la semana 32, el líquido amniótico disminuye de volumen otra vez, pero manteniéndose constante, y siendo suficiente para brindarle protección y movimiento al bebé, y con ello, al final del embarazo, culminar en un adecuado parto o cesárea. Después de la semana 40 del embarazo existe una disminución del volumen del líquido.

 

¿Qué es oligohidramnios y cómo afecta a mi bebé?

—Es la escasez o insuficiencia de líquido amniótico durante el embarazo, por lo que debido a que el líquido amniótico constituye un ambiente óptimo para el desarrollo y bienestar fetal, la disminución de éste generaría restricción en el crecimiento del bebé así como sufrimiento fetal.

 

¿Qué ocasiona esta enfermedad?

—Existen diversos motivos por los cuales un embarazo puede cursar con líquido amniótico escaso, entre éstos se encuentran el cursar con un embarazo tardío, estrés materno, malformaciones fetales, insuficiencia placentaria, ruptura de membranas, hipertensión, preclampsia, y el consumo de algunos medicamentos.

 

¿Cuáles son las complicaciones de esta enfermedad?

—Sufrimiento fetal, retraso en el desarrollo de órganos vitales para el bebé como los pulmones, malformaciones renales y Síndrome de Potter (enfermedad manifestada por oligohidramnios), malformaciones por compresión, e hipoplasia pulmonar (pulmones de menor tamaño del normal).

 

¿Existen opciones de tratamiento en caso de tener oligohidramnios?

—Así es, existen opciones de tratamiento, que pueden ser brindados por ginecología de alta especialidad o por medicina fetal. Estos son amnioinfusión, inducción de madurez pulmonar fetal, así como diagnóstico y manejo en caso de presentar malformaciones fetales.

 

¿Cómo puedo prevenir esta enfermedad y sus complicaciones?

— La medición y valoración del líquido amniótico se realiza por personal capacitado, mediante un ultrasonido. Es por ello que es de vital importancia que éste procedimiento se realice de preferencia con tu Ginecobstetra de confianza, quien te brindará adecuado manejo y seguimiento durante todo tu embarazo, y quien te ayudará en caso de presentar alguna complicación.

Así mismo, puedes cuidarte hidratándote adecuadamente día a día, pero lo más importante es brindarle el seguimiento adecuado a tu embarazo con un Gineco-Obstetra, quien mantendrá vigilado el bienestar de tu bebé.

 

 

Comentarios

comentarios