Poco a poco, me voy acercando a ti…

Poco a poco, me voy acercando a ti…

Por Dionisio del Valle

Como cada año, las bodegas de nuestros valles se visten de gala. Se cumple con el ritual que nos acerca a la naturaleza y a sus milagrosas expresiones de vida, color y aromas. Es la fiesta del vino, la que se realiza cada temporada previa a la cosecha de los frutos que, pronto, habrán de convertirse en la más humana de todas las bebidas, el vino. El que nos hace recordar que las condiciones más adversas, la precariedad de los recursos y la escases permanente de insumos proveídos por la propia naturaleza, son el acicate para lograr lo mejor de la vida, en esta y en toda actividad humana.

Y las bodegas de Baja California se visten de colores, presumen sus largas cabelleras verdes tocadas por el rotundo sol maravilloso del verano. Nos visitan entonces de todas partes quienes quieren vivir de cerca la alegría de las vendimias.

Aquí y allá, en todos los rincones del Valle de Guadalupe, anfitrión insuperable del acontecimiento vinícola más importante del año, se escucha la música, se admira el teatro, se siente la poesía que adorna la fiesta del vino, que es en sí música, teatro y poesía.

Es imperdonable dejar pasar estas dos primeras semanas de agosto sin poner los pies, el cuerpo y el espíritu (el alma, decían los clásicos) en los valles de Ensenada. Las actividades son innumerables, todas las bodegas sin excepción ofrecen al público asistente a las fiestas propuestas culturales de todo tipo, siempre acompañadas, por supuesto, por el producto de sus esfuerzos, el vino que cada quien, de acuerdo a sus posibilidades, ha sido capaz de crear para goce y disfrute de quienes saben apreciarlo.

La profundidad de nuestra relación con el vino tiene orígenes fundacionales mucho antes de que existiéramos como nación, nos viene acompañando desde aquellos tiempos en que empieza a gestarse nuestra mexicanidad. Si la cocina mexicana es y ha sido, desde hace mucho tiempo, referente universal de nuestra identidad, el vino mexicano debe ubicarse en el mismo plano.

Todos los días, incluidos los tres fines de semana que abarca el acontecimiento, se realizan dos y hasta tres festividades en casi todas las bodegas del Valle de Guadalupe. Si necesitas más información acerca de los eventos durante las fiestas de la vendimia el próximo mes de agosto, no dudes en contactarme al correo miguel@dionisiodelvalle.com , será un placer orientarte.

Comentarios

comentarios