Paulo Yberri , emprendedor exitoso, pero ante todo:  Esposo y padre ejemplar

Paulo Yberri , emprendedor exitoso, pero ante todo:  Esposo y padre ejemplar

HOMBRE DEL MES

Por Ana Patricia Valay

Auténtico como los norteños y con una franca sonrisa que contagia, así es Paulo Yberri. Sin poses, sencillo, carismático; el prototipo de un emprendedor exitoso.

Y es que durante 15 años ha logrado llevar a cuestas con dignidad, la gran responsabilidad de presidir instituciones médicas de prestigio en Grupo Ángeles, donde no sólo le ha tocado abrir brecha, sino también implementar estrategias de negocios relacionadas con  el turismo médico y los hospitales transfronterizos.

Además, Paulo ha sabido cosechar su éxito de la mano de su esposa Margarita, quien lo ha acompañado prácticamente a lo largo de toda su trayectoria profesional, siendo sus hijos Paulo y Elena, su principal motor para seguir adelante.

 

Un poco sobre Paulo…

Nació en Hermosillo, Sonora, y tiene dos hermanos. “Provengo de una familia muy unida que se apoya mucho. Una familia de la cual yo me siento orgulloso. No pudieron haberme regalado mejores padres, ni mejores hermanos, ni mejores hijos, ni mejor esposa”.

 

—¿Y qué estudiaste?

—Estudié administración.

 

—¿Y cómo es que surge la oportunidad de ser el director de un hospital?

—Se puede decir que por coincidencias del destino y por ‘estar’, yo creo.

—Me integré a Grupo Ángeles hace ya 15 años, y no necesariamente directo a los proyectos de hospitales. Yo ya vivía en la CDMX y trabajaba en otra empresa, y pues con la inquietud de buscar mejores horizontes y crecer,  me entero de la oportunidad que había en la gerencia de la división de farmacias que era pequeña.

—En aquel entonces yo tenía 27 años. Me entrevistan y me contratan. En aquel entonces eran 7 los hospitales nada más, hoy se triplicaron: hay 28.

 

Integrándose al área de hospitales

— Ya después de ser gerente, me ascienden a la dirección de otra unidad de negocios de sus empresas filiales, y ahí estoy otro ratito. Y luego en un proyecto de expansión muy agresivo del grupo, donde empiezan a  construir muchos hospitales y a adquirir otros, me invitan a integrarme al área de hospitales, y a capacitarme, para ver si también era una tema que a mi me interesaba; rápidamente me integro.

Posteriormente se integró a una de las direcciones del Hospital Ángeles Clínica Londres, para hacer la transición de un hospital recién adquirido a uno de la marca, y después le ofrecieron  la dirección general del Hospital Ángeles Mocel. Luego, los proyectos de expansión lo trajeron a Tijuana.

 

Tijuana, nuevo proyecto profesional y de vida

Cuenta Paulo que tan pronto preguntaron si a alguien le interesaba el proyecto, levantó la mano. “Siempre me había llamado mucho la atención que era una ciudad muy pujante, un polo de desarrollo muy importante, no nomás en la región del noroeste, sino en toda la República, y por ser vecinos tenemos tantas cosas en común que dije: yo soy de allá y me quiero ir, y aparte, dada la cercanía también con EU me dije: algo habrá muy interesante qué hacer, que en ninguno de los otros hospitales se puede”.

Dado que el inglés de Paulo es perfecto, pues vivió mucho tiempo en EU, aunado a su conocimiento de la cultura estadounidense, fue el elegido para encabezar el nuevo proyecto en Tijuana.

 

“A mí me tocó cuando esto apenas era una construcción. Yo me vengo a darle forma al proyecto y me quedo a bordo como director del Ángeles de 2004 a 2011. En 2011 me retiro del hospital para echar a andar otro proyecto del mismo grupo en EU, referente a  turismo médico, y luego regreso a la dirección del hospital, en Julio del 2014; ahorita estoy en ambas”.

 

Vale la pena comentar que esos 12 años que Paulo tiene en esta ciudad fronteriza, los ha compartido con su compañera de vida, su esposa Margarita.

“Dejé la dirección del Hospital Ángeles Mocel un miércoles, me casé un viernes y el sábado me fui de luna de miel, para regresar a vivir en Tijuana”.

 

—¿Qué es lo que ha significado tu esposa en tu desarrollo profesional?

—No pues todo. Una vez casado, uno ya no piensa por sí mismo. Todas las decisiones son en conjunto. En este caso ella siempre juega una parte importantísima; ha sido un apoyo incondicional pues con sus consejos y visión, trae una sabiduría que no sé de dónde la saca.

 

—¿Y cómo logras tener el equilibrio entre el trabajo y tus hijos?

—Pues mira, te voy a ser honesto, es algo que siempre busco, más no siempre lo logro. Es un balance muy delicado. Hay veces que mis hijos merecen más atención y tengo que dedicárselas a ellos, y en ocasiones el trabajo es el que me exige un poquito más de tiempo.

 

—¿Y ahí es cuando viene la comprensión de la familia?

¡Claro! Siempre. Y lo que sí puedes garantizar es tiempo de calidad.

 

—¿Y cuáles son esos momentos de calidad que buscas con tus hijos?

Entre semana procuro lo más que puedo estar con ellos, y los fines de semana  son sagrados para ellos.

En su vida personal Paulo Yberri es muy activo y deportista. Le gusta practicar Jiu Jitsu (artes marciales) y andar en moto, por ello no fue fácil cuando su espalda le empezó a dar dolores de cabeza.

 

¿Tuviste una experiencia difícil en tu salud?

—Bueno pues he tenido varias…

—Me diagnosticaron un tema en la columna y lo dejé un ratito ahí, pues trataba de llevar un vida sana y seguía todas las recomendaciones de mis médicos, pero al final del día hay cosas que no se van a arreglar solas, y me operé.

 

—¿Y qué aprendiste en esa etapa complicada?

—Pues al final del día te diría que somos frágiles; aprendí que hay que estar preparado, ¿no?

 

—¿Volviendo al ámbito profesional qué nos puedes compartir sobre tu labor en el hospital?

Creo que tenemos la oportunidad de recibir casos sumamente complejos,  y sacarlos adelante, pero yo creo que lo que nos diferencia y por lo que realmente brillamos aquí,  tiene todo que ver con la calidad del personal. Un gran equipo médico y de enfermeras, respaldado por la  tecnología que ofrecemos y por los procesos que tenemos implementados en la calidad de la atención.

 

—¿Y qué características crees que te hayan llevado a donde estás?

—Mi papá me enseñó desde muy chiquito a ser perseverante, ser honesto y objetivo. No se necesita ser muy brillante ni nada, nada más hay que tener bien claro a dónde quieres ir, y qué necesitas hacer para llegar.

 

 “Mi papá me enseñó desde muy chiquito a ser perseverante, ser honesto y objetivo. No se necesita ser muy brillante ni nada, nada más hay que tener bien claro a dónde quieres ir, y qué necesitas hacer para llegar”.

 

 

En Breve…

  • Libro Favorito: Citizen Soldiers
  • Artículo Indispensable: Mi cartera
  • Música Favorita: Depende de mi humor, muy ecléptico todo, puede ser rock,depende mucho de en que humor ando.
  • Mayor Fortaleza: No tirar la toalla. La perseverancia
  • Mayor Debilidad: A corto plazo, muy olvidadizo.
  • Frase favorita que aprendí de mi padre: El respeto al derecho ajeno es la paz, de Benito Juárez.  Habiendo tantas, esa es la que con más constancia, repetimos en mi hogar.

Comentarios

comentarios