Patricia Álvarez de los Cobos, gran representante del mercado hispano

Patricia Álvarez de los Cobos, gran representante del mercado hispano

Por Mónica Márquez

Inmensamente agradecida con Dios por la familia y el trabajo que le ha brindado, Patricia Álvarez de los Cobos, fundadora y director general de Energy Communications Corporation, es una mujer que se ha enfrentado a retos difíciles pero gracias a su tenacidad, trabajo y esfuerzo los ha podido superar y hoy por hoy es un ejemplo a seguir.

Desde hace 25 años es representante exclusivo de los canales de Televisa en Tijuana y Mexicali en Estados Unidos, además de participar en diversos organismos y de realizar trabajo filantrópico en pro de mujeres que luchan contra el cáncer de mama.

Para conocer más sobre Patricia Álvarez de los Cobos, Mujer Actual sostuvo amena charla con ella.

¿Quién es Patricia Álvarez de los Cobos?

Soy originaria de México D.F., pero radico en San Diego desde hace 25 años. Soy representante exclusivo de los canales de Televisa en Tijuana y Mexicali en Estados Unidos. Mi empresa que se llama Energy Communication, quien les hace todo lo que es venta, mercadotecnia y promociones.

¿Cómo inicia con este proyecto?

Realmente fue una invitación del director de la televisora en ese tiempo, el Sr. José Luis Guasch.

¿Qué es lo que le llama la atención para emprender este proyecto?

Es un reto muy importante porque éramos la primera estación hispana del lado americano, y la idea era ir detrás de todos los clientes americanos y posicionar a Televisa como la única estación local.

¿Con qué se encontró en ese momento?

Muchas de las agencias de publicidad no conocían a Televisa y se tenía que explicar que era la casa más grande de producción en español de todo el mundo. Con Demo Tape se hacían presentaciones de todo lo que era la programación, se explicaba que la estación tiene excelentes estudios con un equipo de primera y que da servicio al mercado o a las comunidades de ambos lados de la frontera. Lo más importante era integrar la programación local con clientes potenciales en Estados Unidos.

¿Les costó trabajo?

No fue fácil, los presupuestos para la televisión hispana no existían, sobre todo del lado de Tijuana San Diego, a pesar de que en esos momentos San Diego ocupaba el lugar 10 en número de hispanos de todo Estados Unidos, ahora somos el 13. Es una tarea muy bonita porque no sólo vas a enseñar la producción de Televisa, sino que los vas a educar sobre la cultura mexicana, por ejemplo había una campaña del gobierno que se llamaba Five a Day, que se trataba de que comieras verduras y frutas, y a la hora de que estábamos hablando con la compradora le teníamos que explicar que los mexicanos no estábamos acostumbrados al brócoli, entonces tu campaña tiene que ser más desviada a que nuestra salsa lleva jitomate, cebolla… adaptada a lo que nosotros comemos como lechuga, calabacitas, zanahorias… Yo sentía que nosotros sí comíamos cinco verduras al día, entonces teníamos que ver de qué manera ellos podían reforzarlo… era una campaña de aprendizaje muy importante, sobre todo para los niños.

¿Cómo cree que veían la cultura mexicana en ese tiempo?

Muchas agencias de publicidad estaban abiertas a aprender, porque uno va representando a ese mercado, no es una americana vendiendo un mercado que no conoce, sino que es uno mismo.

Por el hecho de ser mujer, ¿le costó trabajo incursionar en esta área?

Más que el hecho de ser mujer, yo diría que el hecho de ser hispana. Había empresas que estaban muy abiertas, que les gustaba aprender más, pero había otras que no les interesaba en lo más mínimo el mercado hispano y seguían teniendo esta percepción que poco a poco ha ido cambiando, de que el mercado hispano no tenía un poder adquisitivo en este lado. Antes no tomaban en cuenta el mercado de Tijuana, y es importantísimo para todo el comercio de San Diego. Es nuestro reto diario representar con mucho orgullo y mucho honor a las estaciones de Televisa.

Durante estos 25 años, ¿cuáles considera que han sido sus mayores satisfacciones personales y profesionales?

Una de las satisfacciones más grandes que puedo tener es que gracias a Dios tengo personas en mi equipo que han estado por 23, 24 y 25 años en la empresa; ha sido una labor importante porque nosotros somos un equipo y trabajamos en equipo, somos una familia con un mismo interés. Mis satisfacciones personales son mi marido Stephen Saunderson y mis hijos Brittany, Stephanie y George. Tengo una familia muy unida… Dios es el proveedor más grande de todo lo que tengo y él me ha proveído con esta familia y con este trabajo y a todos nos ha llenado de oportunidades para crecer todos los días.

¿Cuál considera que es la clave para tener un equipo de trabajo sólido?

El crecimiento que pueda tener uno mismo; y lo más importante, es la confianza que uno le deposita a los trabajadores con los que uno cuenta para que ellos mismos crezcan.

¿A quien admira?

Admiro a la mujer que no se deja vencer, a la mujer que cuida su hogar, que tiene humildad y agradecimiento.

¿Qué proyectos tiene en puerta?

Queremos crecer como empresa, ayudar a empresas americanas a tener una mejor visión del potencial del mercado mexicano.

 

Comentarios

comentarios