OFRENDAS FLORALES

OFRENDAS FLORALES
POR ANA GALENA

 

Llevo semanas intrigada con el tema de las ofrendas florales. Desde las ofrendas que llevamos cuando se celebra una misa, así como las ofrendas con flores que hacen los monjes tibetanos. Y ahora con el día de muertos, también me intrigan las ofrendas que hacemos a nuestros seres queridos que partieron antes de nosotros.

 

Me puse a investigar lo que es una ofrenda y estas son algunas de las respuestas que encontré:

  • Un ritual que convoca a la memoria.
  • Un tributo que haces para una o varias personas.
  • Un obsequio que se ofrece en muestra de reconocimiento, gratitud o veneración.
  • Es una muestra y señal de respeto.
  • Es una forma de homenajear a quienes ya no están con nosotros por todos los momentos que pasamos juntos.

 

Siendo las flores uno de los regalos más hermosos de la naturaleza, es fácil entender porque realizamos ofrendas con flores. Su belleza, aroma y dulzura, son sólo algunas de las cualidades por las que nos encantan.

Es impresionante la cantidad de flores que se usan para decorar en el Día de Muertos. La flor más importante en esta fiesta es la de cempasúchil. Se cree que los pétalos guían el alma del difunto hasta la tumba. La acompañan los terciopelos (celosía), la nube, el crisantemo, el clavel y las rosas.

Sin duda alguna, las flores expresan sentimientos, y la ofrenda es un regalo que se da del corazón. Por lo tanto, en el momento de realizar una ofrenda floral, hay que usar flores con tonos de acuerdo a lo que deseamos expresar.

Podemos hacer desde un arreglo floral, hasta un tapete con flores, o algo más escenográfico, como arcos para reforzar el ambiente.

Los mándalas con flores se han convertido en mi ofrenda floral favorita. Es una manera hermosa y creativa de ir más despacio, y de practicar la conciencia plena. Es un pequeño ritual que he introducido a mi vida, y termina en una ofrenda floral.

Hay distintos rituales para realizar un mándala. A mi me gusta el enfoque que le dan los monjes del Tíbet. Es una meditación que realizas para trabajar la impermanencia.

Al centro está uno y de ahí vamos expandiendo y creciendo. Con cada flor y pétalo que acomodo voy reflexionando en algún tema. Hay veces que deseo soltar algo que me inquieta, y otras veces quiero agradecer algo. Otras veces sólo quiero desconectarme de la rutina y crear algo hermoso.

Es la mejor manera de darle un último uso a las flores cuando se están marchitando.

Para hacer un mándala floral vas a necesitar flores enteras de distintos tamaños y pétalos; también puedes usar los follajes y tallos de las flores. En una superficie plana, a la que no le de el sol directamente, y donde tampoco haya mucho viento, vas a colocar al centro un flor, (yo siempre coloco una flor grande), después marco 4 o 5 puntos alrededor con alguna otra flor y los uno con pétalos. Puedo hacer arcos alrededor de mi primer círculo, o triángulos o cualquier figura que me inspiren las flores. Y así voy creciendo y expandiendo mi arte floral.

Al terminar lo observamos, damos gracias y lo recogemos. Las flores y pétalos que utilizaste los puedes poner en un recipiente grande con agua y ofrecerlos en agradecimiento a Dios, a la Madre Naturaleza o al Universo, según tus creencias.

Crear con la naturaleza es una manera maravillosa de vivir en el presente; en el aquí y el ahora.
!Anímate!, haz una ofrenda floral.

 

Comentarios

comentarios