Nuestra nueva realidad

Nuestra nueva realidad

Nuestra nueva realidad

 

POR RAYMUNDO AGUILERA

 

Ante la pandemia de COVID-19 o SARS COV2, la pregunta más común de la población es: ¿cuándo volveremos a la normalidad, a esa rutina que teníamos antes del 15 de marzo en nuestra región?, y es muy importante que entendamos algo, eso NO volverá, o por lo menos no en un futuro cercano, mientras NO contemos con una vacuna o un tratamiento específico que nos permita atacar directamente al virus.

 

LA VIDA SERÁ DIFERENTE

Esto significa que debemos aprender a vivir de una forma distinta, como lo hemos hecho últimamente; utilizar medidas extremas de higiene y precaución, que, si revisamos, es lo que deberíamos de haber hecho desde hace mucho, es decir: si estoy enfermo de gripa, tengo tos, fiebre, dolor de cabeza, debo acudir al médico a que me revise y prescriba el tratamiento, en lugar de correr a la farmacia o al botiquín familiar, tomando lo primero que encontremos.

Con esta nueva cepa de coronavirus estamos aprendiendo a ser más tolerantes para realizar nuestras actividades cotidianas. Le estamos volviendo a dar el justo valor a nuestra salud, para comer mejor, más sano; evitar hábitos como fumar o ingerir alcohol de forma inmoderada, que lo único que ocasiona es debilitar nuestro sistema inmunológico. La preparación que debemos de tener como sociedad, es la misma que necesitamos realizar de forma individual.

 

REGRESEMOS CON CAUTELA

En esta nueva realidad, comenzaremos a incorporarnos paulatinamente a las actividades comerciales, dejando las recreativas al final, para evitar rebrotes como ya comienza a suceder en países donde creían tener controlado el virus, como el caso de China o España, y otros países europeos. Por ello es importante seguir manteniendo una sana distancia en espacios públicos, laborales, y en las tiendas al momento de comprar nuestro mandado.

Desafortunadamente nuestra región será de las ultimas en el país donde volveremos a contar con servicios como restaurantes o tiendas departamentales, debido a que el pico que la pandemia alcanzó fue muy alto; por ello debemos evitar salir corriendo a lugares de alta concentración de población, sobre todo por nuestros familiares más vulnerables que tenemos en casa.

Una de las cosas más importante es evitar viajar a donde existan municipios que abran todos sus servicios, pues esto podría ocasionar que se presenten brotes donde no hay casos. Recordemos que el tiempo de incubación del COVID-19 es de 14 días, por lo que puedo viajar estando infectado, y presentar tos, fiebre y dolor de cabeza hasta ya tener una semana en mi destino, por lo que sí puedo contagiar a más personas.

 

NO NOS CONFIEMOS

El sistema de semáforo que se puso en marcha, permitirá conocer cómo esta mi región, pero en caso de que alcancemos el color verde, no significa que no podamos volver a amarillo o naranja, por ello debemos seguir lavándonos las manos y usando cubre-bocas en todo momento, y enseñar a nuestros hijos la importancia de seguir estas medidas preventivas.

Fundamental será implementar nuestros propios filtros sanitarios, y no realizar fiestas o reuniones. Recordemos que el volver a reactivar los centros laborales es para poder tener una economía fuerte, pero esto no significa que la pandemia haya concluido. Juntos podremos salir adelante para volver a festejar, cuando contemos con una vacuna o un tratamiento.

 

 

*El autor es Coordinador de Comunicación Social y Relaciones Públicas de la Jurisdicción de Servicios de Salud de Tijuana, Tecate y Rosarito

 

Comentarios

comentarios