¡NO puedo parar de comer!

¡NO puedo parar de comer!

SALUD EMOCIONAL

 

 

 POR GRACIELA JIMÉNEZ

 

Si yo te pregunto ¿Durante los últimos tres meses, en algún momento, comiste de manera excesiva en poco tiempo y sin control?, ¿qué contestarías? Si tu respuesta es afirmativa, entonces has tenido un periodo de atracón.

¿A quién no le ha sucedido que le ponen enfrente una pizza familiar, un litro de helado o algún otro alimento suculento, y sin pensarlo lo devora en cuestión de minutos?, ahora imagina que esto te sucede casi todos los días, entonces no sólo se afecta tu figura sino también tu salud. Esto es lo que enfrenta una persona que padece un Trastorno por Atracón.

No nos imaginemos, a literalmente pelear con la comida, a lo que me refiero y de lo que hablaré en este artículo es acerca de un trastorno de la conducta alimentaria que actualmente afecta a muchas personas, y de la que poco se habla; que presenta alteraciones tanto físicas como psicológicas.

 

Pero, ¿qué es el trastorno por atracón?

Es un trastorno de la conducta alimentaria que consiste en comer grandes cantidades de alimento en un corto tiempo, y que por más que la persona se desea poder parar, ésta se ve imposibilitada, refiriendo que tiene la sensación de falta de control sobre lo que ingiere.

Al estar comiendo, las personas que padecen este trastorno, llegan a presentar diversos síntomas que tienen que ver no sólo con la forma de comer, sino con su estado de ánimo:

– Comen más rápido de lo normal.

– Comen hasta sentirse desagradablemente llenos.

– Comen grandes cantidades de alimento cuando no tienen hambre.

– Suelen comer solos.

– Tienden a avergonzarse por la cantidad de comida que ingieren.

– Después de comer, suelen sentirse a disgusto, tristes, frustrados, enojados, etc.

 

Estos episodios de atracones suelen presentarse con gran frecuencia por lo menos, una vez a la semana, sin embargo, el número de episodios va a determinar la gravedad de la patología en el paciente, ya que entre más episodios se registren en una semana, se podría decir que el trastorno por atracón es leve, moderado, grave o hasta extremo.

 

“Las comidas largas crean vidas cortas”.

François Rabelais

 

¿Qué tan frecuente es el trastorno por atracón?

Aproximadamente alrededor del 25% de las personas que solicitan atención por obesidad lo padecen, sin embargo, el porcentaje suele incrementarse desde un 50 a un 70 por ciento en personas con una gran obesidad (IMC >40).

 

OJO: Las mujeres llegan a presentarlo en mayor proporción que los hombres.

 

¿Cuál es el origen del trastorno por atracón?

Desafortunadamente no se conoce una causa en especial que desencadene este trastorno, sin embargo se ha llegado a observar que las personas que tienen una personalidad más impulsiva y extrovertida, son más propensos a sufrir de atracones.

Otras causas se deben a que se realizan dietas muy bajas en calorías (ejemplo: menos de 500 cal. al día) o por situaciones de estrés, como cuando estamos muy presionados por alguna evento, noticia, o a consecuencia de diferentes problemas.

 

Signos a tomar en cuenta:

– Comer mucho (ejemplo: comer más de dos platos de comida, un kilo de tortillas, dos litros de soda, etc.).

– Comer bastante rápido (menos de dos horas).

– Sentir que se pierde el control al comer (“no puedo parar de comer y ya no tengo hambre”).

 

¿Existe tratamiento para el trastorno por atracón?

Afortunadamente sí existe tratamiento y es multidisciplinario. Debe de otorgarse por un médico psiquiatra, un nutriólogo, psicólogo, médico internista, y endocrinólogo, así como por un experto en acondicionamiento físico, y claro que en algunos casos se requiere incluso de un cirujano especialista en cirugía bariátrica. No en todos los casos es necesaria una cirugía, sin embargo en muchas ocasiones se pueden ver estropeados los resultados de una cirugía bariátrica por no atender el trastorno por atracón.

 

¿Existen medicamentos para el trastorno por atracón?

Si, el tratamiento farmacológico debe ser recetado por un médico y va enfocado a los síntomas afectivos por ejemplo: ansiedad y depresión. En estos casos se pueden usar antidepresivos, pero también existen medicamento para disminuir el atracón como es el caso de la lisdexanfetamina. Es de relevancia recordar que no s deben automedicar, y que se debe acudir con médicos especializados en trastornos alimenticios.

El trastorno por atracón no es una patología nueva, ya que existen desde la antigüedad, datos sobre atracones, sin embargo, el tema si ha tenido gran relevancia y se ha estudiado con mayor detenimiento en estas últimas dos décadas, y esto se debe en gran parte al incremento de obesidad a nivel mundial. Desgraciadamente México es uno de los países con mayor índice de obesidad tanto en adultos como en niños.

Es importante hacer una detección oportuna de esta patología, debido a que puede contribuir a que la persona posea una gran obesidad, y que esto conlleve a problemas no sólo de índole físico, sino también psicológico, y esto a su vez impida que baje de peso, llegando a frustrar a la persona en sus múltiples intentos por mejorar su estado de salud.

Así que si usted lector se identifica con esta patología, o conoce de alguien que pudiera estar padeciéndola, no dude en acercarse a los Profesionales de Salud.

 

*La autora es Maestra, Médico Psiquiatra del  Hospital de Salud Mental de Tijuana y del Hospital Santa Catalina de Tecate

No se te olvide leer más noticias en RevistaMujerActual, así como también seguirnos en nuestras páginas de FacebookInstagram y Twitter

Comentarios

comentarios