Myriam Espinoza, creatividad, estilo y glamour

Myriam Espinoza, creatividad, estilo y glamour

POR ANA PATRICIA VALAY

 

¿Quién hubiera imaginado que al buscar hacer algo productivo para ocupar su mente, encontraría creatividad, talento, innovación y emprendimiento?

Les hablo de Myriam Espinoza proveniente de Sonora, quien llegó a Tijuana con el firme propósito no sólo de seguir los pasos de su esposo, abogado, a quien la Secretaría de Hacienda transfería a esta región, sino de cimentar su familia que apenas iniciaba. La decisión que tomó hace 18 años hoy ha rendido frutos en su vida, pues además de esposa y madre de tres hijos, se ha convertido en empresaria.

 

 

Sus inicios

Durante una década, Myriam fue consultora de belleza en una compañía internacional de maquillaje, perfumería y cosmetología, hasta que recientemente su vida tuvo un giro radical.

 

¿Cómo es que terminaste siendo modista?

—Te sorprenderías si te dijera que nunca había agarrado una aguja ni un hilo ni nada. Lo que pasa es que entré en una depresión porque mi mamá murió hace dos años y medio exactamente.

 

¿Así empezaste entonces en esto?

Sí, porque necesitaba ponerme activa y hacer algo, porque tú sabes que hay que mantenernos haciendo algo cuando uno está en este tipo de situaciones. Entré para ver qué pasaba, y ¡me encantó! Estuve haciendo vestidos de gala, de fiesta, de niña, y hasta este año realmente, empecé con lo de las corbatas.

Así fue cómo prácticamente para mantenerse ocupada empezó a pulir un talento que no tenía tan a la vista que era su creatividad como modista.

 

“Siempre dicen que de algo muy malo, sale algo muy bueno”, afirma Myriam, una mujer sumamente trabajadora, creativa e innovadora, además de positiva y generosa, lo que cada vez le atrae a más admiradoras de su trabajo, y por consiguiente, a futuras clientas. Y también es agradecida, pues dice que a Karina Serratos le debe todo su conocimiento.

 

De algo muy malo, sale algo muy bueno

“Mi mamá y yo éramos muy unidas, pues aunque no vivía aquí en Tijuana sino en Sonora, cada vez que podía venía, y se quedaba hasta seis meses en mi casa”, así que cuando faltó, fue un duro golpe para Myriam que se ha convertido en toda una artista artesanal con su negocio de corbatas. Primero visualiza qué estilo de corbata quiere confeccionar para la temporada y luego la diseña totalmente. Elige los colores, la tela, la pedrería o el accesorio que llevará. La corta, hace los pliegues, los dobleces y  las costuras; elige el ancho y le agrega el “hilo mágico” que permitirá la movilidad y el amoldamiento de la corbata al gusto de la clienta, pues “la corbata tiene cuatro formas de acomodarse y lucirse. No es una corbata convencional: es única”, afirma.

 

La corbata femenina y elegante

“Cuando empecé a hacer las corbatas, no es que descubriera el hilo negro pero le puse mi estilo, pues una cosa que la distingue es que si te venden una corbata, te la venden para ponértela de una sola forma, y entonces comencé a pensar que necesitaba hacer algo diferente”.

 

¿Y cómo es que llegaste a confeccionar tu estilo propio de hacer corbatas?

—Quise hacer algo más femenino agregando un accesorio; que se vivera glamoroso, elegante, nice, para que quien la luzca se vea bien vestida, y las pueda utilizar para cualquier ocasión: de día, tarde o noche, y aparte de eso, que pueda utilizar la misma corbata de cuatro formas, dependiendo de la comodidad que se busca y del gusto.

 

OJO PARA LORENA:

PONER las cuatro fotos que ejemplifican los cuatro estilos en que se puede poner una corbata con su respectivo pie de foto.

 

  1. Pegada al cuello
  2. Cruzada
  3. Recta como corbata
  4. Tipo Collar

 

¿Y quiénes son tus clientas o a quiénes van dirigidas las corbatas?

—Mi tipo de clientela es arriba de los treinta, incluso personas mayores

que buscan taparse el cuello. Además de venderlas para uso personalizado, también Myriam busca hacer mercado en el ámbito empresarial donde a los jefes les interese que sus empleadas se distingan como parte de la compañía, y luzcan un diseño femenino, que tenga relación con el logo de la empresa.

—En cuanto a los Costos, “es lo que te cuesta un collar”, dice Myriam. La corbata se puede poner con unos jeans o una camisola, ya sea una blusa abierta o cerrada.

 

Exclusividad: son únicas

“Normalmente no repito accesorio ni corbata. Otra corbata no va a haber igual, pues lo que busco es darle exclusividad a las corbatas, y que sea personalizada.

Normalmente tengo para todos los estilos con accesorios en perlas, pierdas, cristal

madera y cuarzos.. Tengo mucha variedad para todo los gustos”.

“Las corbatas tienen diferentes anchos y largos. Están pensadas para mujeres altas o grandes, pero también para petites”.

 

¿Y qué tipo de telas utilizas?

—Tela tipo lino. Les pongo fondos en vinil piel. Les meto seda muy bonita y cómoda, y algodón para ponerlo en la parte de adentro de la corbata.

Myriam quien en su trabajo anterior llegó a ser de las mejores vendedoras a nivel nacional, sigue capacitándose en publicidad y mercadotecnia, pues ahora no sólo es modista y diseñadora de modas, sino que también es empresaria. Sigue siendo madre y esposa, y a pesar del trabajo pesado y contínuo, no se deja vencer por el cansancio, y no deja que su actitud decaiga. “¡Todo viene, todo fluye!”, dice.

 

Contacto:

Facebook: Myriam Espinoza Diseñadora

(664) 357 64 49

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

comentarios