Mis hijas no tienen novio y mi hijo le teme al compromiso ¿Casualidad o causalidad?

Mis hijas no tienen novio y mi hijo le teme al compromiso ¿Casualidad o causalidad?

Difícil creer que lo que no se dice, no se explica y no se espera puede ser quizá el aprendizaje más profundo y duradero que una persona pueda tener. Las palabras y las acciones que conforman el ejemplo de la vida diaria son definitivamente el maestro más efectivo que existe.

Curioso, una mujer que se queja constantemente con sus hijas, sus amigas y su familia, habla mal de su matrimonio, insistiendo que se quiere divorciar, sobretodo cada vez que se pelea con su esposo.

Esta mujer sin querer, siempre que puede, comenta que su marido es un señor exigente y dominante, que no la deja superarse, llora, sufre y vive deprimida; sin embargo, y en realidad ella lo adora y vive con él sin realmente tener ningún plan de dejarlo porque lo ama con todo su corazón.

 

De igual modo, el padre de esta misma familia no tiene un trabajo fijo, busca y busca y nada le llena, trata cursos, inversiones, no tiene un trabajo que le apasione o algo que haga con disciplina; vive del recuerdo y de los negocios pasados que en algún momento sí le resultaron; cuando las cosas no están como a él le gusta grita, ofende y se sale de la casa; sin embargo, es un padre protector, un hombre inteligente y a su manera adora a su mujer y a sus hijos.

Tristemente ambos mandan continuamente el mensaje equivocado, hablan mal del matrimonio y lo único que dicen sin hablar es: ¡no se casen!

Después de toda una vida llena de reproches y peleas se sorprenden ¿por qué las hijas no se quieren casar y el muchacho no tiene trabajo?

www.recetasparalavida.com

La receta

El mejor maestro: el ejemplo

Ingredientes:

  • 1 taza de congruencia; palabras y acciones que nutren la relación
  • 2 cucharadas de cuidado; reconocer la importancia de cada acción
  • 1 vaso de compromiso; constancia, armonía y lucha por renovar el cariño
  • 1 taza de honestidad; lealtad y prioridad a los valores de la relación
  • 1 manojo de esfuerzo; energía para entender y apoyar a los demás
  • 2 rebanadas de práctica; repetición sistemática de los buenos hábitos y acciones
  • Agregar alegría y curiosidad, despertar las ganas de querer compartir

.

Recomendación del chef: Ten mucho cuidado con lo que hablas y haces porque cada acción efectuada o palabra expresada es tu vivo testimonio. Tú tienes la habilidad de lograr un cambio positivo en la vida de tu familia, y las personas que te rodean;  tú eres su mejor ejemplo.

Modo de preparación:

  1. Ser  un buen ejemplo no es fácil pero es muy efectivo. En general, es más simple y más preciso mostrar cómo se hace, que tratar de describir con detalle la acción. La verdad es que dar órdenes, criticar y exigir es mucho más cómodo que enseñar y actuar como lo que se está predicando. No basta tener buenas intenciones para transmitir un mensaje real y auténtico.
  2. Cuando los padres refinan sus formas, sus hijos mejoran sus caminos. Toda persona tiene el derecho de equivocarse y de redirigir sus acciones, ese es el proceso natural del crecimiento. Enseñar con el ejemplo propio es una manera de crear un lazo fuerte y eterno.
  3. Toda persona está en búsqueda de un buen ejemplo. Tanto los hijos como la gente cercana está dispuesta a escuchar lo que sea – si está dicho de una forma que lo puedan entender, aplicar y sea expresado con cariño e interés-. Todos queremos ser buenos.  Enseñar sabiduría a los demás te da el respeto propio de saber que no eres egoísta y que puedes hacer algo por los demás.

 

“El ejemplo es lo único que deja una impacto permanente, asegúrate de que tus palabras  y tus acciones  acaricien a tu gente, demuestra que lo que sientes es importante y no te contradigas.”

 

La autora es egresada de la Universidad Anáhuac de México,  con la licenciatura de Ciencias de la Educación, es diplomada en Desarrollo Humano. Maestra universitaria y organizadora de simposios, conferencias y seminarios internacionales. Fundadora en conjunto de “Recetas Para la Vida ©”.

Comentarios

comentarios