Me quiero

Me quiero

Me quiero

 

Me quiero y el lunes me voy a poner a dieta.

Me quiero, pero no a mi nariz aguileña. Mamá, Juana y Lucía ya se operaron. ¿Se te hace bonita Petra? Marta se puso busto. A mí no se me hace bonita, es muy dentona. Sí me quiero, pero ando ahorrando para la lipo. Me quiero, me quiero, lo repito pero a veces, muchas veces, casi todas las veces, no lo siento. Me quiero, tengo toda la intención de amarme.

Ésta es mi batalla y ésta es mi revolución: Voy a amarme

Desde muy chica aprendí que quería ser una mujer ideal. Aprendí a diferenciar a gente bonita de la fea y así aprendí la definición de la belleza. También aprendí que la gente bonita era la que salía en la tele, la que consumía mi mamá en las revistas de belleza, la que salía en mis cuentos, la que salía en los comerciales de las carreteras, y aprendí que sólo a las bonitas les llegaban flores en San Valentín. Sin embargo también aprendí que esas mujeres bonitas estaban en todos lados menos en mi vida real.

Ser bonita incluía estos atributos: Cuerpo delgado, piernas largas, de piel blanca, cintura chica, pechos grandes, ojos grandes, manos delgadas. ¿Continúo o ya nos sabemos la receta?

Difícilmente veía a una mujer diferente en un comercial, a menos de que tomaran un papel secundario. Cuando había una chica con rasgos africanos o latinoamericanos eran estilizados para parecer europeos, y aún así, casi nunca tomaban el papel importante. Inconscientemente crecí pensando que para ser exitosa en este mundo uno tenía que ser así, perfecta. La perfección, ese estado inaccesible, por definición inhumano. El problema más grande que tengo con la perfección es que nos pone a todas, aspirar entrar en una lata de atún, y así poder ser objetos a la venta para el mundo. El problema es que cada vez que elevamos a una mujer con esos atributos, reforzamos la cultura sexista que nos quiere como objeto sexual, cuando el valor de la mujer es más que su cuerpo, es el de sus pensamientos y actos.

La doble moral que vivimos nos grita por todos lados que tenemos que moldearnos a los mismos parámetros de belleza para tener éxito. Pero la realidad es ésta: todas tenemos una mejor amiga que es bellísima, «perfecta», pero si nos ponemos a platicar con ella nos damos cuenta que ella tiene a otra amiga más bella que ella, y así nos damos cuenta que ella también batalla para quererse a sí misma por todo el consumismo de perfección que nos rodea.

Esto significa que las mujeres vivimos en un estado de «búsqueda» de la perfección y difícilmente vivimos el de «ser» perfectas.

 

¡PAREMOS ESO!

Aquí incluyo algunos pasos que te pueden ayudar a quererte cada día más:

Dale besos a tu cuerpo, y diles a distintas partes de tu cuerpo que las amas. Puede sonar raro pero si tú te dices que te quieres, te sentirás mejor contigo misma.

Rodéate de amigas que te quieran, y elimina a las que te hacen daño. Dile a tus amigas que juntas eliminen las pláticas de «gordura» y cada vez que una critique el físico de alguien, dile que eso no está bien y que no es relevante hablar de eso. Dile que te corrija si tú haces lo mismo.

 

Advertencia: Este ejercicio se dice fácil más no lo es. A veces me sigo cachando pensando que a alguna chica se le ve la celulitis en sus pantalones rosas, pero luego recuerdo que lo más probable es que ella sufra por lo mismo. No está bien que critiquemos el físico, si vas a criticar, critica pensamientos o actos, mas no el físico. Hay que corregir nuestros pensamientos constantemente.

Y date cuenta que la gente que te ama de verdad no querrá cambiarte.

Recuerda que la felicidad no es un cuerpo, y que tu valor no lo define el tamaño de tu cintura.

Ésta es mi revolución de amor. ¿Te unes?

 

FB: Señorita Lechuga

IG: Senoritalechuga

TW: @Lechugas

 

Comentarios

comentarios