¡Me la llevo!

¡Me la llevo!

Por Maru Lozano

Nuestro joven soplón tiene 24 años, es estudiante universitario y trabajo en algo sencillo para sortear ambos actividades. Hijo de padres divorciados. Vive con su madre y sus hermanos menores. La relación con su padre es buena, y también recibe apoyo económico por parte de él.


¿TIENES NOVIA?

Sí, es mi novia desde la preparatoria. La quiero mucho; ella ya se tituló. Yo estoy en proceso porque aún no termino la carrera. Hubo cosas que me impidieron terminarla en tiempo y forma, pero ya estoy en eso.

¿CÓMO HAS PODIDO LLEVAR ESTE NOVIAZGO POR TANTOS AÑOS SIENDO TAN JOVEN?

Bueno, la tecnología ayuda, y no había necesidad de vernos por fuera. De hecho siempre nos veíamos en nuestros recesos de la prepa y la universidad.

¿SE CONOCEN AMBAS FAMILIAS?

Sí,bueno, yo conozco a parte de su familia porque son del sur de México, pero ella sí conoce a todos los de mi lado, porque vivimos en la misma ciudad.

¿HAN TENIDO INTIMIDAD?

Sí, ella tiene carro, así que ahorrábamos para irnos a un hotel de paso. Pero no fue sino hasta estar en la universidad que empezamos a tenerla. Quiero decir que sí nos cuidamos; siempre usamos preservativo, ella se encarga de comprarlos.

Hubo ocasiones en las que preferíamos ir a nuestras casas. Nuestros horarios en la universidad varían mucho, y sabemos que en las mañanas no hay nadie, así que usualmente íbamos a la casa de ella.

¿NUNCA LOS CACHARON?

Sí, una vez su mamá se regresó del trabajo y yo me metí al cuarto de la lavadora. Por mensajes de texto, mi novia me decía lo que iba pasando. Esa vez salimos ilesos. Pero en otra ocasión regresó sin más, y estábamos ya en la sala jugando con la consola de videojuegos. Ella solo me dijo que me retirara.

¿QUÉ PASÓ DESPUÉS?

Pobre, la hizo sentir muy mal, y a mí me llamó la señora después por teléfono para decirme que si no estoy listo para transportar a mi novia, invitarla y demás, es de hombres no iniciar una vida que no se puede asumir.

LOS SENTIMIENTOS CAMBIAN ¿QUÉ LE CONTESTASTE?

Mira, ella es una mujer muy autoritaria, simplemente le di por su lado. Los adultos son así; es cosa de dejarlos hablar y ya.

Lo que me molestó es que se acercaba el cumpleaños de mi novia, y su mamá le regaló sesiones para que fuera a terapia que porque necesitaba elevar su autoestima ¡hazme el favor! Ella accedió a ir porque le dijo que le quitaría el carro si no lo hacía. ¡Ah! Y ya no le daba dinero semanalmente, su papá tampoco, porque también están divorciados. Le dosificaron todo. ¡Como si fuera niña chiquita!

¿SIGUEN VIÉNDOSE EN LA UNIVERSIDAD?

No, ella ya terminó sus estudios y trabaja. Así que ahora nos tenemos que ver por fuera. Lo que me molesta un poco, es que ella está todo el día ocupada con sus prácticas profesionales y su trabajo de medio tiempo; tenemos muy poco para nosotros.

¿LOS SIGUEN CONTROLANDO SUS PAPÁS?

Sí, cosa que odio. Pero ya estábamos contemplando irnos a vivir juntos. Yo platiqué con mi papá y me presta una de sus casas, no es grande ni está en un rumbo lujoso, pero tiene lo necesario. Al cabo los dos trabajamos y poco a poco saldríamos adelante.

¿CAMBIO REPENTINO ¿YA PLATICARON CON LA FAMILIA DE ELLA TAMBIÉN?

No, mi novia sufre mucho la presión de su mamá. Si le dice, no va a entender. Ella es muy controladora, siempre quiere saber dónde y cómo está. Yo entiendo que mi novia padece epilepsia pero no es para tanto. Una noche salimos a un bar y su mamá la presionaba con regresar porque al día siguiente se levantaría temprano. Es cierto, si se desvela se pone mal, pero ¡casi no nos vemos!

El caso es que a mi novia le dio terror, y mejor nos fuimos a mi casa con mi mamá y mis hermanos. La eliminamos de Facebook y le dijimos que si quería podríamos platicar todos en un café. Sus papás se negaron, así que me la llevé a vivir conmigo. Pronto nos mudaremos a la casita que mi papá nos presta. Mi mamá nos apoya porque sabe que mi novia siempre está triste porque no tiene libertad.

¿YA NO REGRESÓ, NI TÚ EXPLICASTE A LA FAMILIA NADA?

No, te digo que su mamá es un sargento. Le puso un mensaje diciéndole que si no regresaba, que fuera a entregar las llaves y por todas sus cosas. Su papá también le dijo que si no regresaba a su casa, se olvidara que tiene padre y que no le pasaría más dinero. Que se podría quedar con el carro siempre y cuando hiciera el cambio de propietario (pagado por ella), y que de no hacerlo, la denunciaba por robo.

¿QUÉ HICIERON FINALMENTE?

Acompañé a mi novia con parte de mi familia a su casa a recoger sus cosas. La señora no nos dejó entrar, que sólo ella. Ya sacó su pantalla, su ropa, sus libros, todo. Lo que me cayó gordo fue que le marca por teléfono para decirle que se regrese a limpiar, y ahí te vamos nuevamente y a esperar. Nos fuimos a mi casa y al día siguiente hicimos el cambio de propietario.

Estamos bien, tranquilos. Ya no tenemos que escondernos, y aunque es difícil, entre los dos saldremos adelante. No soporto cuando siento a mi novia cansada o triste. Espero no se arrepienta, porque me he arriesgado y sacrficado mucho por ella.

Maru Lozano es Lic. en Educación, Gestalt, docente y capacitación empresarial.

Comentarios

comentarios