Martha Alicia Piña Robles Embajadora de la belleza del “Valle de Guadalupe”

Martha Alicia Piña Robles  Embajadora de la belleza  del “Valle de Guadalupe”

Por Ana Patricia Valay

Martha Alicia Piña, conoció de la belleza y esplendor del “Valle de Guadalupe” hace ocho años cuando fue a disfrutar de un tiempo en pareja con su novio. Y por supuesto que no sólo quedó completamente enamorada del hombre que hoy es su marido, sino también de este maravilloso lugar.

 

“¡Wow!” – Expresa recordando ese momento – “¿Cómo es que no conocía este lugar? . Vi que todo lo que había aprendido de aromas como: geranio, lavanda, naranja, menta, romero, rosas entre otros; todos esos aromas se encuentran en el “Valle de Guadalupe” en su naturaleza y en sus vino, gracias a al clima mediterráneo”, nos comenta esta mujer empresaria.

 

Fue así que “adquirió forma” el concepto de negocio que Martha Alicia quería: recurrir a lo natural, a lo orgánico, con cosméticos para el cuidado de la piel, belleza e higiene personal, trasladando el aroma y las bondades del Valle de Guadalupe al hogar de las mujeres no sólo de Baja California, sino de México.

 

Ahí también pasó por su mente que quería hacer algo con las vinícolas de la región, un sueño que hoy es toda una realidad y de lo que platicaremos un poco más adelante. Antes, ¿Cómo se dio su acercamiento con la naturaleza?

 

SU NIÑEZ LIGADA A LO NATURAL…

 

Su amor por la naturaleza, esa personalidad inquieta y creativa que la caracterizó desde niña cuando con tan sólo siete años elaboraba sus propios perfumes, fue dibujando a la Martha de hoy, y se convirtió en eso que la llevaría posteriormente a idear e integrar su concepción de negocio.

 

“De chica siempre me gustaba la naturaleza mis padres me enseñaron disfrutar de ella. Teníamos una casa en la playa y visitábamos el campo. Me encantaba desde pequeña hacer perfumes. Recolectaba flores y hierbas, los depositaba en un frasco con agua pensado que era un perfume y los vendía” , dice Martha Alicia soltando una carcajada que revela otra faceta de su vida, su muy buen sentido del humor.

 

No obstante ese acercamiento con lo natural desde pequeña, fue hasta que trabajó en el 2002 como contadora en una empresa en que elaboraban productos para spa, cuando si inquietud por aprender le hizo dejar la contabilidad. Posteriormente tomó diplomados en aromaterapia y cosmetología para entender la elaboración de los tratamientos que ofrecían tales como: vinoterapia, chocolaterapia, fangoterapia, y a su vez promoverlos en los spas. De ahí despertó en ella la idea de a lo que realmente quería dedicarse.

 

“¿Por qué no tener productos de calidad con aromaterapia en casa en presentación pequeña como jabón, exfoliante, cremas, suero, shampoo, acondicionador con ingredientes de origen vegetal y con aroma puro extraído de las plantas aromáticas?” – se preguntó.

 

Además, durante una estancia que tuvo en la ciudad de México se percató de que la gente ya empezaba a cuidar lo que consumía y lo que se ponía en la piel.

 

“Me di cuenta que en México las personas se cuidaban mucho y leían todos los ingredientes en las etiquetas de los productos que consumen. Y decía, bueno…. quiero productos sanos. Y también, entendiendo que además de lo que comemos, la piel absorbe todo lo que te pongas, quise hacer productos de calidad, pues los ingredientes se van al torrente sanguíneo logrando prevenir enfermedades. Fue así que quise hacer mis propios productos”, nos dice.

“Fue un despertar de conciencia y de asumir un compromiso a usar “lo natural”. Hacer productos con ingredientes orgánicos (libres de sustancias tóxicas)”, agrega.

 

 

VID ESENCIAL, un sueño hecho realidad.

 

Así en el año 2010, Martha Alicia junto con su marido Pablo, inició finalmente el negocio de “Cosmética Orgánica y Natural de manufactura Artesanal”, denominado “Vid Esencial” inspirado en los “Aromas de la Vid” y el “Valle de Guadalupe”.

 

“Somos una empresa regional, sustentable y respetuosa al medio ambiente de comercio justo, con un compromiso de ofrecer productos libres de promesas nubladas y rellenos sintéticos”, nos describe Martha.

 

Jabones artesanales, bálsamos labiales, cremas faciales, exfoliantes, aceites corporales y mucho más con distintos aromas e ingredientes 100% puros de origen vegetal es lo que se puede encontrar en este lugar. Productos que nutren suavizan, hidratan y regeneran la piel.

 

“Cuando empecé a hacer los primeros jabones, lo que tenía era un vino y avena, eso fue lo primero que usé”, nos comenta, confirmando su gusto por elaborar productos inspirados en la Vid.

 

Hoy la marca ha evolucionado de “Orgánica y Natural” a “Orgánica Vegana”, y se ha consolidado exitosamente de tal manera, que ahora “Vid Esencial” hace productos personalizados para “Hacienda Guadalupe”, Vinos “L.A. Cetto”, y “Hacienda la Lomita”, productos con el aroma muy particular e identidad de cada una de las casas productoras de vino del Valle de Guadalupe, así como también la marca Vid Esencial se ha posicionado en “Hacienda Guadalupe”, “Adobe Guadalupe”, “Alximia” y “Finca la Carrodilla”.

 

“Al principio fue algo surreal, surgían ideas de elaborar productos a casas vinícolas, spas etc. lo que parecía inalcanzable”, nos confiesa Martha Alicia, quien quiere brindar un mensaje a nuestras amigas lectoras, “nunca desistas de los sueños e ideas que puedas tener. Todo lo que uno se propone; con esfuerzo, disciplina y trabajo en equipo se puede alcanzar”.

 

Hoy en día “Vid Esencial” tiene presencia en Puebla, en el Distrito Federal, y en el “Valle de Guadalupe”, pero esta mujer emprendedora que no ha dejado de soñar tiene todavía muchos sueños por realizar y compartir con los demás.

 

 

Comentarios

comentarios