Mariana Montalvo, determinación, la llave que le ha abierto muchas puertas

Mariana Montalvo, determinación, la llave que le ha abierto muchas puertas

Mariana Montalvo, determinación, la llave
que le ha abierto muchas puertas

POR ANA PATRICIA VALAY

 

Mariana Montalvo, integra el pequeño universo de mujeres que ha logrado obtener una posición de liderazgo dentro de la industria, un ámbito aún liderado en su mayoría por hombres.

Su determinación ha sido clave para el éxito que ha alcanzado, pues además de ser Gerente de Operaciones, de Galvanizadora Tijuana S.A. de C.V., también es socia, además de que está activa en organismos empresariales como en el Consejo Directivo de CANACINTRA Tijuana, así como en el de INDEX Zona Costa.

De sus múltiples logros destacan haber participado en el programa del Departamento de Estado de EU, así como en un viaje de intercambio comercial a Alemania.

Hoy, Mariana nos cuenta un poco de su historia: De sus logros académicos, de la visión y el apoyo de su padre, así como de su reflexión sobre lo que tanto hombres como mujeres debemos cambiar para un futuro mejor.

 

Sus inicios

Mariana nació aquí en Tijuana, y es la mayor de tres hermanos. Estudió en la Preparatoria Federal Lázaro Cárdenas en el Bachillerato Internacional, eligiendo la opción de físico-matemático donde se perfiló hacia las ciencias exactas, obteniendo mención honorífica y la beca por excelencia que sólo se le otorga a un alumno de su generación, lo que le permitió estudiar Ingeniería Industrial y de Sistemas en el TEC de Monterrey.

“Yo sabía que quería estudiar algo más absoluto; me gusta lo tangible. Algo que sea cuantificable y medible, y dije voy a buscar una ingeniería, y desde el momento en que me enteré de la beca en la preparatoria, supe que era mi objetivo conseguirla, y me enfoqué para lograrlo”.

La determinación y la perseverancia las cultivó Mariana mientras estudiaba su carrera, porque el nivel académico y las exigencias eran muy altos: “no podía sacar menos de 85, porque me quitaban la beca inmediatamente y yo no podía perder eso porque me regresaba. Además de esa presión, de toda la carga estudiantil, tenía que trabajar, tenía que hacía servicio becario”.

 

¿El ser foránea, ¿cómo forjó tu carácter?

—Pienso que me hizo muy fuerte. Me enseñó a resolver yo sola. Mi papá me llevó a Monterrey, me acompañó, y me acuerdo que tenía exámenes de ubicación, y yo me levanté para mi examen a las 7:30 de la mañana y ya se había ido: no me despedí de

Él. Después de los años mi mamá me dijo: tu papá llegó llorando a Tijuana porque te dejó allá sola.

—Fue así que me di cuenta: “tengo que hacer esto sola, nadie va a ver por mí en nada”, entonces fue difícil al principio. Puedes tener un grupo de apoyo, pero a final de cuentas, tú tienes que resolver

El penúltimo año de Universidad, Mariana lo hizo en Inglaterra a donde decidió regresar para hacer su maestría en Administración de Operaciones en la Universidad de Birmingham, justo en el momento en el que le acababan de dar una promoción en su trabajo y  tenía una relación sentimental, pero sabía qué quería prepararse a otro nivel, y tuvo que ser determinante. “Mi jefe en aquel entonces no me apoyo, me dijo que tenía que estar quieta, pero no estuve de acuerdo, y me fui. Yo sabía lo que quería”.

 

Se necesita un cambio aún mayor

Sin duda ha habido una apertura y cambio de mentalidad en los hombres, en torno a la superación de la mujer, pero Mariana todavía ha tenido que lidiar con el machismo en su vida personal y laboral.

“Sí lo he sentido, que en lo personal intimido a los hombres, y hasta me lo han comentado abiertamente: “tú ganas más que yo”. Por eso ahora mi novio es extranjero, — suelta la carcajada — … pero sí me preguntaban, ¿por qué convives con muchos hombres?, o te querían minimizar. Por ejemplo, si decía: “voy a ser panelista”, respondía: ¿y tú qué haces ahí?, como una manera de hacerme sentir menos y bajar mi autoestima.

 

¿Y en el trabajo?

— También. Sobre todo, esto del machismo está más marcado en los hombres mayores, y en mi experiencia y en mi ámbito laboral, me han tocado gerentes de planta que me dicen que dónde está mi jefe, que conmigo no van a negociar”.

 

¿Y qué reflexión harías de lo que falta en materia de igualdad de género?

—Siento que ha habido mucho avance, sin embargo, siento que la cultura del país lo hace difícil. Yo pienso que, para poder avanzar, hombres y mujeres deben trabajar juntos y deben de tener una mente abierta.

 

¿Y en qué consideras, debemos trabajos para mejorar?

—Yo creo que tanto hombres como mujeres, debemos trabajar en varios ejes: La Comunicación asertiva, el liderazgo, el manejo de emociones, el no tomarnos nada personal y el ser objetivos.

 

¿La visión de tu padre y su confianza hacia ti como mujer, ¿qué tan importante fue en tu vida?

— “Muy importante, fundamental. Siento que se conjugaron dos cosas: que su mentalidad si es diferente y abierta, pero obviamente también mi empuje para hacer las cosas. Recuerda que, de niña, ni siquiera me resolvía comprar un cono de nieve. Me daba el dinero y me decía: ve tú. Me enseñó a manejar a los 15 años, a cambiar un carburador. Él no me resolvía las cosas, ni decía: pobrecita mi hija, ay no, no le vaya a pasar nada’.

 

¿Qué consejo les darías a las mujeres que se inspiran por lo que has logrado y quieren salir adelante?

— “Les diría que el 90 por ciento es presentarse y no tener el miedo, porque ya te vieron, pero si no te presentas, no hay nada que hacer. Que deben confiar en lo que saben y que pueden aportar”.

 

En Breve…

  • Libro Favorito: El Psicoanalista de John Katzenbach
  • Artículo Indispensable: El Celular
  • Música Favorita: Rock alternativo
  • Mayor Fortaleza: Determinación
  • Mayor Debilidad: En algunos momentos me gana la sensibilidad.
  • Frase favorita: Sin lo amargo, lo dulce no es tan dulce.

 

Comentarios

comentarios