MARÍA EVANGELINA RODRÍGUEZ

MARÍA EVANGELINA RODRÍGUEZ

Y su atractivo y estético mundo ecuestre

 Los expertos le llaman proyección psicológica: “lo que vemos en los demás nos dice mucho de nosotros mismos”, y esto sin duda podría encajar perfecto en María Evangelina, una mujer enamorada de los caballos en quienes encuentra tranquilidad y belleza, justo como ella es: Bella, tranquila, y en cuestión profesional, como un caballo galopante, de exposición en exposición con su obra, encantando a su paso con lo que alguna vez le dijeron era un absoluto reto: pintar caballos.

Hoy conoceremos un poco más de esta extraordinaria artista…

 

La vocación toca a su puerta desde pequeña.

Tiene 38 años de vivir en esta ciudad fronteriza, y podría pasar perfectamente por tijuanense aunque es oriunda de Morelia, Michoacán, y desde que tiene uso de razón: dibuja.  Estudió Odontología, de cuya carrera se tituló.

 

Madre y esposa pero…. sin dejar el dibujo

Siendo aún estudiante, acudía al estudio del internacionalmente reconocido maestro Michoacano, Alfredo Zalce, quien tenía la escuela del INBA en ese entonces.

“…a mi me encantaba irme ahí a pintar y dibujar, y mientras pude, porque la carrera era muy exigente, seguí yendo al taller del maestro”.

Después de terminar su carrera y ejercer por un breve tiempo, contrae matrimonio.“Y cuando nos vinimos a Tijuana, nació mi hija. Me dediqué a mis hijos y mi familia, pero seguí dibujando”

Dibujaba como pasatiempo, y siempre le gustaron las manualidades, de todo. “Pero como que en el fondo el dibujo era algo que yo estaba inconcientemente buscando”.

“Y cuando mis hijos estaban en secundaria, participe  con un grupo de pintura y ahí me dí cuenta de muchas cosas: que tú tienes que seguir tu camino, y no dejar que te impongan nada, porque eso te apaga; te mata. Y me dije: me voy a poner a dibujar dos años; todo el día dibujaba”.

La historia del gran Van Gogh que hizo lo propio por dos años, le inspiró. Dibujaba de todo, hasta que de pronto   “Alguien me dijo: los caballos es un reto muy difícil, y a mi siempre me han gustado los caballos”.

 

¿Qué encuentras en los caballos? ¿Qué te atrae de estos?

—Todo. Desde chica me gusta montar a caballo. El caballo te transmite tranquilidad, te transmite belleza, sobre todo si lo montas. Es así como si mueven un switch y se te olvida todo en el caballo. Es mi animal favorito.

 

¿Cuál es la técnica que utilizas en tus cuadros?

 —Al principio sólo dibujaba a lápiz, y posteriormente descubrí la tinta china, y me agrado mucho el efecto, los manchones; y seguí con eso.

—En 1999, tuve una exposición con un grupo de amigas en Real del Mar, y fue un gentío, parecíamos famosas. Y mi estilo le gustó a la gente. Me empezaron a identificar  y seguí cultivándolo. Posteriormente introduje el color, pero trabajo básicamente con tinta, con manchas en papel de acuarela. Muchas personas piensan que lo que yo hago es acuarela, pero es tinta y acrílico, acrílico líquido que es como tinta con un pigmento muy intenso.

— Y lo que yo hago es rápido y tiene que ser así porque si lo trabajo mucho se pierde la espontaneidad. Por eso tienes que dibujar mucho antes, para que cuando lo hagas, sea un trazo rápido y directo, de primera intención.

 

—¿Entonces, dado el reto, pocas personas pintan a los caballos?

—Fíjate que en el mundo si hay miles de pintores de caballos, pero no muchos con mi técnica, y yo creo que eso era lo que llamaba la atención, lo diferente, aunque los chinos tienen una técnica parecida, no es igual, y sobre todo la anatomía del caballo.

 

¿Cuándo te diste cuenta que la gente quería comprar tus cuadros?

—A partir de esa exposición que te cuento, me compraron obra. También participando en ferias de arte, subastas, en Tijuana, Ensenada,  San Diego, los Ángeles.

—Además el Art Walk en San Diego Ca. fue un escaparate muy grande para mí.

María Evangelina, cursó la carrera de The Art and the creative process en San Diego UCSD en la extensión universitaria. “Los trabajos eran intensos, porque era un curso bien compacto. No fue fácil”.

 

¿Qué significa para tu vida cuándo estas pintando?

—Es una relajación. Es adentrarte en algo que te gusta hacer, que te pierdes.

Pero cuando pintas por compromiso, eso lo puedes perder.

 

¿Cómo considerarías tus pinturas?

Alegres y con movimiento. Yo no quiero mandar ningún mensaje. No estoy en contra del arte conceptual, ni en contra de los que tratan de representar la problemática actual. A mi me da mucha satisfacción que la gente me diga: Me da gusto ver tú cuadro en casa por la mañana. Me agrada estar en un lugar importante de un hogar.

 

¿Y qué te gustaría hacer en un futuro con tu faceta artística?

—Tengo muchos proyectos, me gusta también la fotografía, ¡me hace falta tiempo!

 

 

ALGUNOS LOGROS

  • Recientemente expuso su obra en la Sala Central del Centro Cultural Tijuana.
  • Sus caballos han sido portada en varias revistas en Estados Unidos y Canada.
  • En 2006 obtuvo el primer lugar en el concurso de Arte Regional L.A. Cetto y la etiqueta de la botella de la Reserva Platino del 80 Aniversario de la Vinícola Cetto es una pintura de ella.

 

Datos:

www.mariaevangelina.com

 

 

Comentarios

comentarios