Marco de la O disfrutando el éxito, cosechando fama

Marco de la O disfrutando el éxito, cosechando fama

Marco de la O Disfrutando el éxito,
cosechando fama

 

POR ANA PATRICIA VALAY

 

Marco de la O, saltó indiscutiblemente a la fama en 2017 al interpretar a Joaquín “El Chapo” Guzmán, en la serie co-producida por NETFLIX y Univisión, que relata la vida del narcotraficante.

Pero, NO es un actor improvisado, pues cuando surgió la oportunidad de su vida, ya habían transcurrido veinte años de una fructífera y versátil trayectoria actoral.

Para Marco, la fama le llegó en el momento idóneo. “Creo que hay que saber llevar la fama y tener las bases bien plantadas, y a mí yo creo que me llegó en el momento perfecto, ahora que con mis 40 años, sé manejarla un poco mejor.

 

¿Y cómo has podido lidiar con la fama?

—La fama se lleva complicada, creo que es cómo ser papá. Nadie te enseña a ser famoso. Hay que tener los pies bien plantados sobre la tierra, y tener una familia que te ame, cuando tienes eso, creo que tiene más del cincuenta por ciento ganado.

 

Un poco de su historia

Marco nació en la CDMX pero lo registraron en Guerrero. “Estoy registrado en Técpan de Galeana Guerrero entre Acapulco e Ixtapa. Somos guerrerenses de sangre. Mis papás son de allá, mis abuelos son de allá; somos guerrerenses y a mucho orgullo”.

Son cuatro hermanos y él es el menor; sólo él decidió dedicarse a la actuación.

 

¿Y cómo fue que te descubriste actor?

—Es algo en lo que mi mamá tuvo mucho que ver, en inscribirnos a un certamen de declamación en mi escuela, e inculcarnos la poesía y prepararnos.

—Tenía cinco años, y me subí al escenario con una poesía aprendida de mi abuelo, que era muy triste: “Porqué los reyes magos no llegan a casa de los pobres”,  y justo en el clímax, que se me olvida, y comencé a llorar, y la gente pensaba que estaba llorando por la poesía, que ¡estaba conmovido!, pero la verdad es que estaba llorando porque se me había olvidado. Pero de repente me di cuenta que la gente estaba llorando conmigo; conecté con el público, improvisé, y terminé la poesía.

—Cuando anunciaron a los ganadores, gané primer lugar, y fue como me di cuenta de la capacidad de improvisación, de lo que podía provocar en el público, de cómo podía hacerlo sentir e influenciarlo. Fun momento clave en el que tu cuerpo dice: uyyyy, ¡esto es lo que me gusta!

 

Su preparación

Marco quiso seguir su sueño y prepararse. Estudió tres años en CDMX, en la escuela de actuación de Patricia Reyes Espíndola, luego un año en Cuba y otros tres en España.

“Me salí de casa muy joven,  y fue una preparación más o menos como de siete años, que cuando regreso a México empiezo a hacer más teatro, hago telenovelas, y era curioso, porque cuando yo llegaba al teatro me decían, ¿por qué haces televisión? Nosotros los del teatro no hacemos tele… y yo les decía: yo sí. ¡Yo soy actor!, ¡no soy de teatro, cine o televisión, hago todo lo que me pongan!”.

La experiencia abonó para que lo buscaran y pudiera interpretar al Chapo con todos los matices requeridos. Físicamente, estuvo dispuesto a subir de peso.

 

Personificar a “El Chapo”

“Cuando me preguntan sobre el personaje, les digo que para mí sólo ha sido eso, un personaje. Para mí siempre ha sido Joaquín el personaje del ficción y eso hizo un poco alejarme de la cruda de la realidad, que es parte de la historia moderna de nuestro país”.

“Como actor pones en una situación un poco más elevada, que está interpretando al personaje, y que lo tiene que hacer lo más honesto y lo más verídico posible para que la gente pueda disfrutarlo, verlo, juzgarlo, y llegar a sus propias conclusiones”.

 

¿Y qué aprendiste del personaje?

—Que en esta vida todo lo que hagas bueno o malo va a repercutir en tu futuro, y creo que fue un poco lo que le pasó al personaje de Joaquín; tomó decisiones que tuvieron consecuencias en su futuro, y con eso me quedo. Me quedo con que en esta vida todo es circular, y todo lo que hagas aquí lo pagas o lo gozas aquí en la tierra.

Marco de la O. más allá del actor es un hombre de familia. Está casado con una bellísima mujer también actriz, quien es su representante. “Es muy bueno tener en casa a alguien que sabe del tema. Me ayuda con mis textos, con mis castings, y efectivamente ella fue la que me maquilló y me dijo ponte esta camisa para ir al casting de “El Chapo”, pero no era la primera vez; a final de cuentas, ella me había apoyado para otros personajes, y era normal para nosotros ayudarnos. Y sí, el punto de vista de una mujer que sea tu esposa y encima actriz, me da un puntito de ventaja”.

Ambos tienen una hija, que dice él: llegó con torta bajo el brazo, porque seis meses después lo llamaron para el proyecto.

 

¿Qué te gustaría dejarle como legado a mi hija?

—Lo único que quiero enseñarle a mi hija es que nada es fácil, y que lo que tienes que conseguir salir a la calle a buscarlo y tocar puertas. Quiero enseñarle  a trabajar, y que en esta vida nada es gratis. El único legado que le puedo dar es darle estudios, para que pueda defenderse y no tenga que depender de nadie, sino de ella misma,

La historia de Marco de la O. sin duda nos enseña a no desistir. A tener un sueño y a seguirlo porque si pasa por tu mente, pasa por tu vida, eso es algo que ahora comparte en conferencias, como lo hará ahora en el foro de Mujer Actual. Gracias Marco por inspirarnos.

 

En breve

  • Libro preferido: La vida es un sueño de Pedro Calderón de la Barca
  • Música Favorita: Pop
  • Mayor Fortaleza: Tenacidad
  • Mayor Debilidad: Terquedad
  • Frase Favorita: Talento sin disciplina es caos

 

Comentarios

comentarios