Marcela Herrera Gómez Predica con el ejemplo la inclusión y el altruismo.

Marcela Herrera Gómez Predica con el ejemplo la inclusión y el altruismo.

POR ANA PATRICIA VALAY

Desde que el CRIT Baja California, aún era proyecto en 2015, Marcela Herrera Gómez ya estabaencargada de la Subdirección deRelaciones Públicasdel centrode Rehabilitación e Inclusión Infantil Teletón.
Su trabajo arduo, su ahínco y entusiasmo fue sobre todo palpable en la pasada edición, en que el cierre del Teletón se dio por primera vez desde hace veinte años fuera de la CDMX, aquí en Tijuana.
De los 22 CRIT que hay en la República Mexicana, el nuestro se distinguió por ser el que más trabaja, por ello decidieron cerrar aquí, y el trabajo de Marcela fue fundamental.

Su vida encaminada a lo que hace….
“Nací en la ciudad de Monterrey, pero la verdad es que crecí enTijuana hasta mis 18 años”, afirma Herrera Gómez, quien al terminar su preparatoria se fue como colaboradora de los Legionarios de Cristo, a Manila, Filipinas, y estuvo dos años allá.

—¿Y de dónde te viene ese anhelo por el altruismo?
—Definitivamente de mis padres. Mis primeras misiones fueron en familia. “Desde los 12 a los 24 años, todas la Semanas Santas me fui de misiones. Conozco más pueblos y rancherías que ciudades en México. (Estuvo en 14 estados de la República Mexicana en ese lapso).
—Obviamente está la parte religiosa, pero también la social. Llegué a estar en un cerro, a dos horas, donde no hablaban español, y de los servicios de salud no había nada. Íbamos a dar pláticas de valores, contruiamos casas, pintábamos escuelas, y les ayudábamos en lo más indispensable”.
Durante ese lapso, su primer acercamiento con la discapacidad la tuvo en un orfanato. “A mi el orfanatorio me marcó muchísimo. Se trataba de un bebé con hidrocefalia. Había como una cuna así oscurita, y era el último bebé delos cuneros. Son pequeños que tienen agua en la cabeza. Desde ese momento a mí me impactó. Obviamente no sabía que iba yo a terminar aquí, pero ese fue como mi primer contacto con una discapacidad. Estaba en la primaria”.

—Marcela, me llama mucho la atención, tu decisión de irte a Filipinas al terminar la preparatoria por ejemplo. ¿Cómo marcó tu vida esa experiencia?
—Filipinas marcó mi vida en algo básico, en cómo te puedes aprender a comunicar sin hablar. Filipinas es el país con más islas en el mundo. lo más lejos que puedes ir en carro son dos horas, y tuve que tomar un barquito lanchero en altamar para llegar a la isla, y ahí se hablaba el idioma nativo. En una semana no pude tener un diálogo en forma con nadie, y ahí me di cuenta que los ojos son la puerta del alma y de muchas cosas más. Ahora comprendo que te puede decir mucho la mirada de un niño, y esto lo puede ver reflejado con los niños de su discapacidad. Aquí me puedo comunicar con ellos por cómo mueven sus ojos, puedo entender si les gustó lo que les dije o si no. Aprendí más ese lenguaje”.

Más de su curriculum que la hace ser lo que es
Marcela Herrera estudió Relaciones Internacionales en a la UDEM, y se fue de intercambio a Argentina. “Para mí, de todos los grupos vulnerables con quienes he estado, el de “Mensajeros de la Paz” de Buenos Aires, ha sido de los más importantes e impactantes, pues ahí trabajábamos con los niños de la calle”.
En “Soñar Despierto”, A.C., fue presidenta de la rama femenil, y cursó un importante diplomado de ética, financiado por empresas importantes como: Cemex, Vitro, y Alfa, en la Universidad Francisco de Vittoria, en España. Estudió también Derechos Humanos y Seguridad Ciudadana, en la CEDH en N.L.

Su llegada al CRIT BC
Fácil no fue para Marcela llegar al CRIT….. Su primer acercamiento lo tuvo siendo aún más jovencita, y apoyando en uno de los enlaces al teletón nacional. Lo cierto es que de entre cientos y cientos de candidatos, y varias pruebas realizadas, se quedó con el puesto.

—¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?
“El trabajar con niños, me emociona.Me gusta mucho mi trabajo, y lo que más me gusta es conseguir que los niños puedan cumplir sus sueños. Que un niño haya lanzado la primera bola de un partido de Toros, o ver que las niñas bailen ballet, o llevarlos a los partidos de fútbol.Es la primera vez que me pagan por algo que siempre hice gratis, y que es mi pasión.Nunca había trabajado directamente con personas con discapacidad, y conocer cómo se comunican, sus necesidades de inclusión y económicas, me ayuda mucho a conocer a ese sector y humanamente, y seguir nutriendo esa parte.”.
Para Marcela la ética y los valores son muy importantes en su vida, y el ejemplo arrasa. “Tengo una hija de 4 años y me estoy reeducando con ella. No puedes pedir algo que tú no das y no haces. ‘No tires la basura’, y eres la primera en tirarla. Le tenemos miedo a las consecuencias, pero éstas no son más que lecciones por las que aprendemos”.

—¿Cómo te gustaría que la gente te recordara?
—Cómo alguien que quiso dejar mejor el mundo de como lo encontró.

En Breve…
Mayor Fortaleza: Soy una persona que no tiene límites…
Mayor Debilidad: Soy desesperada

Comentarios

comentarios