Lo que debes saber de salud bucal

Lo que debes saber de salud bucal

Por Maru Lozano Carbonell

 

¿Cuidas tu boca adecuadamente? Hay mucho que puedes hacer al respecto para evitar problemas graves. Salud Actual acudió con la Dra. Mónica Vázquez Ramírez para conocer más del tema. La realidad es que se recomienda mucho pero ¡es carísima! La Dra. Mónica Vázquez Ramírez, enfatiza que lo caro es nuestra desidia y cierta falta de cultura en tema de educación bucal.

 

La prevención, una manera de ahorrar y cuidar nuestra salud

En realidad falta difusión e información porque si acudimos al dentista dos veces al año a realizarnos nuestras limpiezas, nos ahorraremos muchos pesares porque es costoso rehabilitar nuestra boca. Si eres paciente preventivo, gastarías alrededor de mil pesos al año.

 

Si no nos hacemos las limpiezas, el sarro que no vemos se acumula profundamente, se empieza a perder hueso, se inflaman las encías y el daño que causa la movilidad en los dientes, nos pone en riesgo de perderlos.

 

La doctora Vázquez afirma que por la boca entra todo a nuestro cuerpo, pero hablando de la cavidad bucal y sus anexos, ahí se alojan la mayoría de las bacterias que llevamos al interior de nuestro organismo.

 

Antes de someternos a cualquier cirugía nos mandan al dentista, así que es primordial antendernos, además de que al abrirles nuestra boca, ellos se dan cuenta en tejidos blandos de varias enfermedades como VIH, carcinomas, enfermedades venéreas, problemas de lenguaje, problemas para deglutir y también de oclusión, mismos que causan dolor de oídos y cabeza, entre otros padecimientos.

 

Entonces, la boca no nada más significa dientes, caries, resinas, frenos, etc., los dentistas también atienden problemas articulares maxilares, labio paladar hendido, bruxismo y hasta problemas por roncar.

 

Desde bebés hay que limpiar los tejidos blandos (encías) con una gasa húmeda y, al aparecer los primeros dientitos, cepillarle con pasta especial para ellos de acuerdo a la guía de un dentista pediátrico.

 

Hace falta legalizar y exigir este tipo de salud desde pequeños. La Doctora Vázquez comparte que en San Diego, por ejemplo, a los niños se les exige su cartilla de salud bucal porque si no, es imposible inscribirlos al kinder.

 

El temor al dentista

Por otro lado, el miedo que da acudir a un dentista es alto. Esto puede suceder por haber tenido una mala experiencia, por el ruido que ocasiona la pieza de mano, por las inyecciones o simplemente por miedo a lo desconocido. También causa ansiedad cuando el dentista abre y cierra sus múltiples cajones y despliega todo su instrumental.

 

Para relajarnos, es importante entonces prevenir periódicamente. Acudir a un consultorio que visiblemente esté en condiciones de higiene óptimas, que los títulos y certificaciones de los doctores estén a la vista, que el material lo veamos esterilizado y sellado y, por supuesto, que su trabajo ya sea recomendable.

 

Que nuestra falta de tiempo no sea el pretexto, así como regularizamos y atendemos los cuidados de un automóvil, igual y con mayor importancia, destinar la inversión a la calidad de vida en este sentido.

 

El cuidado cotidiano

La ortodoncia no es una vanidad, ayudémonos evitando cosas que nos afectan como el azúcar refinada, dulces, ácidos, té, café, etc. Hay que lavarnos la boca después de ingerirlos. Gente que está mucho en contacto con agua de alberca, también debe acudir periódicamente al dentista para disminuir el daño causado por el agua con cloro y lo que muchos hacen y es malísimo, buches de agua oxigenada ya que ésta quema los tejidos, hay que usar un enjuague bucal.

 

En México nos hace falta un programa obligatorio con red de servicios dentales completos porque si vamos a los centros de salud del gobierno, ahí solo hacen limpiezas, amalgamas y extracciones. Si queremos un seguro particular que cubra estos servicios, no los vamos a encontrar en una cobertura amplia, así que también sería conveniente que las empresas otorgaran esta prestación a sus empleados.

 

Enorgullece que Tijuana es un promotor impotante del turismo médico, los extranjeros prefieren venir y atenderse con dentistas de la localidad por su eficiencia y calidez. Si ellos van al dentista en Estados Unidos, el contacto con su doctor es mínimo, antes ya los atendieron, prepararon y anestesiaron otras personas. Su servicio de citas es lento y se espacían mucho sus sesiones. Su deducible es alto y también pagan un porcentaje extra porque la aseguranza sólo cubre prevención casi al cien por ciento, esto es limpiezas, por ejemplo. Pero si requieren implantes, endoconcias y demás rehabilitaciones, sólo un 50%. Aquí en Tijuana se les da mayor cobertura.

 

Pero y ¿a nosotros? Lo triste es no contar con un servicio que nos asegure. El gobierno no cuenta con el equipo necesario, el material que se utiliza en odontología es importado, ¿por qué no impulsar la producción de material en México? Es increíble pero quien aquí lo produce, ¡lo exporta y todos los dentistas lo tienen que importar!   Sería excelente que las compañías de seguros promovieran un seguro dental sólido y que existieran fundaciones donde se patrocine el material y odontólogos fueran a prestar sus servicios al público en general.

 

Por lo pronto, ahorremos mensualmente para nuestra salud bucal porque no existe medicina o terapia alternativa para esto, hay que acudir periódicamente. Recordemos el cepillado de manera correcta, el uso del hilo dental y soft-picks (cepillos interdentales) en el caso de tener coronas o puentes, que se encuentran también en el área de higiene bucal en los supermercados y por supuesto, ponerse en manos de un dentista puntualmente.

Salud bucal en México

1.- El 85% de los ciudadanos padece caries.

2.- El 90% de los ciudadanos padece gengivitis.

3.- El consumo de tabaco es responsable de más del 50% de las enfermedades periodontales.

4.- El ciudadano promedio consume sólo tres pastas de dientes y un cepillo dental. Promedio muy por debajo de países como Estados Unidos, Argentina o Brasil.

5.- Los problemas de salud bucal tienen un impacto negativo en la autoestima y causa problemas relacionados con la interacción social y funciones vitales, como el habla y el sueño

Comentarios

comentarios