¿List@ para el matrimonio?

¿List@ para el matrimonio?

ESPECIAL BODAS

 

Claves, consejos, tips para saber si

mi pareja es la idónea para casarme

 

 

POR ANA PATRICIA VALAY

 

Tienes ya un buen tiempo con tu novi@, y empiezas a preocuparte sobre si será la mujer o el hombre apropiados para dar el siguiente paso y casarse?

¿Es suficiente el amor para que una relación matrimonial funcione? ¿Cómo saber si lo suyo es sólo costumbre, o sí el hecho de que hayan permanecido juntos tantos años es porque son el uno para el otro?

Casarse sin dudarlo, es una de las decisiones más importantes de la vida. Hay quienes incluso la ubicarían como la más importante, pensando en que el matrimonio es la institución que pone los cimientos y las bases de la familia. Y cómo definitivamente no es un juego, de tomar una mala decisión, hay consecuencias.

Así que entendemos que puedes tener en tu cabeza muchísimas preguntas, dudas, miedo e incertidumbre, y es muy válido cuestionarse sobre lo que sigue: La boda. ¿Is he the one? ¿Is she the one?, dirían nuestros vecinos al norte.

Así que en esta ocasión y por primera vez, quisimos darles un regalo que va mucho más allá de lo económico en este mes del amor y la amistad, una asesoría gratuita d mano de tres psicoterapeutas de pareja: Mayra Medina de Hijar, Carlos Gutiérrez y Daniel Vázquez, colaboradores distinguidos de nuestra revista. Léelos cuidadosamente. Cada quién habló del tema desde su perspectiva, dándote tips, consejos y algunas claves con argumentos, que te ayudarán sin duda a tomar una decisión inteligente: Me caso o es momento de incluso, decirle adiós a mi pareja.

 

 

¿Qué características debe tener mi pareja para pasar al siguiente nivel?

 CARLOS GUTIÉRREZ

Considero que antes de dar el siguiente paso debes  pensar en una premisa importante para la construcción de la pareja: nuestra pareja es el reflejo de nosotros mismos. ¡Así que para encontrar a una persona  apropiada, primero debes ser la persona apropiada!

Fíjate muy bien en esto antes de dar el siguiente paso, es decir obsérvate a ti mism@ antes de hacer un  juicio de tu pareja.

 

Permíteme darte unas características personales importantes en una persona que tiene una buena relación de pareja:

1.- Se ama a sí misma: una persona que se ama, siempre es consciente de sí, no se siente frustrada ni se castiga por sus errores, se perdona por actos equivocados sin lastimarse ni recriminarse,  cuida  su físico y su alma, se procura las mejores cosas, se da tiempo para reflexionar, y disfruta de su soldad. Se “cae bien”,  se acepta como es y ama su cuerpo.

2.- No es perfeccionista: aunque el perfeccionismo es esencial en actividades de precisión como la ingeniería y el cálculo, no es así en las cosas cotidianas. Una persona saludable es alguien que acepta los matices de la vida y no se frustra con sus  errores o de las demás personas, fluye con las cosas y  no se atora en pequeñeces.

3.- Se siente digna ante sí misma y hacia los demás: actúa con firmeza y amor al mismo tiempo en que ve a las personas como iguales, y no permite humillaciones para nadie.

4.-Enfrenta sus problemas y sus  miedos: una persona que enfrenta sus problemas casi nunca tiene ansiedad, y se responsabiliza por sus actos y su vida; no se pone pretextos para vivir plenamente.

5.- Está en paz consigo misma: su vida no tiene huecos donde quepa la culpa, porque sabe que siempre actúa lo mejor posible ante las circunstancias y se ha perdonado de sus errores.

Lo anterior es en cuanto a ti mism@, y a partir de eso podrás encontrar una pareja similar  con esas características. También toma en cuenta el deseo y placer que te causa estar junto a tu pareja, pues para la construcción del amor a largo plazo debes tener en cuenta todo.

Por supuesto que debes fijarte en una persona que te respete, que sea igualitaria en cuanto a los derechos y obligaciones de hombres y mujeres, que sea equitativa y justa en actos y economía, con la que te sientas feliz de compartir, y que no esté llena de complicaciones ni celos.

También debes darte cuenta que no debes buscar a alguien que te haga feliz, tú debes ser feliz de antemano, es decir, que no necesitas a nadie para ser feliz, y debes exigir que no te responsabilicen de la felicidad del otro… cuando te digan: “tú me haces feliz y sin ti me muero” ¡Corre y aléjate lo antes posible!

Que tenga pensamiento innovador y progresista, y que tienda hacia la prosperidad y a la búsqueda de soluciones,  y por favor,  NO te permitas relacionarte con alguien que solo ve el fracaso en sus acciones.

Pero sobre todo da el siguiente paso cuando estés segura de que tu pareja está dispuesta a crecer junto a ti…

 

  • Contacto:
  • Psic. Carlos Gutiérrez
  • carlosjgutierrezc@gmail.com
  • 6641744230 / 6646767940
  • Centro medico 2 consultorios 3 y 9. En Las Torres
  • Tijuana B.C.

 

 

 

PIENSA EN UN “SÍ” CUANDO EXISTA:

 MAYRA MEDINA DE HIJAR

* Confianza

Si un día tú faltaras y la vida le resultara adversa, ¿confías en que el mundo no se le cerrará y saldrá adelante dignamente, sobre todo cuando existan los hijos? Ser capaz de confiarle íntimamente tu cuerpo y el cuidado de tus futuros hijos sin temor ni dudas, es en el sentido más profundo de la palabra: confiar.

* Seguridad

Si la capacidad de ambos para administrar su tiempo y sus recursos hoy cuando son novios, es satisfactoria, entonces en un futuro, tanto la administración de una casa, de los tiempos, las obligaciones y los recursos que a ella lleven, no tendrá por qué traer problemas.

* Metas

No sólo de palabras dulces al oído se vive. Si las metas personales más pequeñas y a corto plazo las cumplen desde hoy como novios, y del éxito de ellas se proponen nuevas metas más complejas y también se han cumplido, es muy probable que la sensación de seguridad se complemente con las metas, y hagan su magia para bien.

* Plan de vida propio y común

Si sabes quién eres, hacia dónde vas, cómo llegarás, con qué cuentas para ello, y además trabajas diariamente en alcanzar tus metas; entonces hay definición, confianza, seguridad y futuro. Si tu pareja también cuenta con plan de vida personal, podrán diseñar uno mutuo. Un plan personal no basta en una relación de dos. Ni dos pueden vivir en pareja sin cruzarse para construir algo común. Haz lo tuyo, que haga lo suyo, y hagan lo propio.

* Admiración y congruencia

Admirar a nuestra pareja sin idolatrías ni dependencia, nos transforma. Aprender desde él o ella a ser mejores y capaces, nos permite crecer, recibir y compartir. Si tu pareja es congruente con sus ideas, actos y cumple su palabra, llegarás a respetarlo, de ahí a la admiración hay un paso.

* Apoyo emocional

En las buenas y en las malas. En el shopping y en las reuniones. En la salud y en la enfermedad. En el empleo y en el desempleo. En la menstruación y en el partido de futbol. Empatía en la vida, y empatía en la muerte.

* Atracción física y satisfacción sexual

Si existen todos los puntos anteriores, pero esto último no, entonces dile ¨Sí¨ a una linda amistad.

 

PIENSA UN ¨NO¨ CUANDO EXISTA:

  • La idea de que el matrimonio (aun con cariño), o los hijos en un futuro, te liberarán de unos padres o vida difíciles.
  • Cuando la razón más fuerte es el tiempo invertido en la relación.
  • Cuando todos aman a tu pareja pero tú ya no, pero temes herirlos si no te casas.
  • Cuando crees que el matrimonio borra los problemas del noviazgo, y que el carácter del otro cambiará a favor en cuanto firme el acta.
  • Y por último, porque estando frente al juez, sacerdote o frente a Elvis Presley en Las Vegas, te da pena decir: ¨NO ACEPTO¨, por lo caro que resultaron los preparativos y el famoso: ¨qué dirán”.

Usa tu imaginación y piensa cómo se verían en cinco, diez o veinticinco años. Usa tu experiencia del pasado y presente vivido con tu pareja, nadie más que ustedes conoce su relación. Si al final de este ejercicio, están decididos a casarse ¡Felicidades y que vivan los novios!

Si tienen dudas, sean realistas con pensamientos y sentimientos honestos, busquen apoyo profesional, replanteen y replanteen hasta que la decisión sea tan firme y tan clara para ambos, como el más puro y más bello diamante.

 

 

 

¿Y TÚ, QUÉ LE APORTAS A TU PAREJA?

 DANIEL VÁZQUEZ

Creo que no es suficiente hacernos una sola pregunta cuya respuesta será la pauta para tomar una decisión de vida tan importante. Creo que se requieren más preguntas. Por ejemplo: ¿Qué características debe tener nuestra relación? ¿Qué habilidades interpersonales debemos desarrollar cada uno para que nuestra relación sea sana en el futuro? ¿Compartimos los mismos valores y objetivos?

Otras preguntas pueden ser ¿Qué aporto yo a esta relación? ¿Puedo y/o deseo cubrir las expectativas de mi novi@? ¿Contribuyo a su bienestar psico-emocional? ¿Le inyecto o resto energía y motivación?

Vivimos en una sociedad sumamente individualista, tanto que solemos olvidar que una relación de pareja es de dos. Esto nos lleva a colocar toda la responsabilidad del buen funcionamiento de la relación en nuestra pareja debido a que damos por hecho que lo que nosotros hacemos está bien o ya es suficiente ¿Ya le preguntaste a tu “futur@”, qué le gustaría que cambiara? Y si no desea cambiar algo, ¿qué es lo que considera él estás haciendo bien para seguir haciéndolo?

Por otro lado, ¿Sabes lo que es casarse o estar casad@? ¿Sabes lo que implica el matrimonio? Con una boda sucede lo mismo que con un embarazo. Toooodo mundo te felicita y te dice “queeee bonitooooo”, pero nadie te dice lo que te espera.

Nos casamos para estar casados, no para ser felices. Es decir, si estás viendo el matrimonio como un boleto a la felicidad te estás preparando para el fracaso. El matrimonio es como un trabajo al que entras motivad@ y entusiasmad@: acabarás cansad@ todos los días y algunos días no sentirás ganas de ir a trabajar. y querrás mejor quedarte en tu cama viendo Netflix.

Otros días querrás renunciar y mandar al diablo a tu jefe y no volver jamás, pero igualmente ese trabajo te dará muchas satisfacciones personales y profesionales. Te dará un sentido de valía e importancia; contribuirá a tu desarrollo y crecimiento. Te sentirás ¡feliz!; el matrimonio funciona igual.

Cuando te casas asumes la responsabilidad del bienestar de tu cónyuge y de tus futuros hijos (si deciden tenerlos) y él de tu bienestar y de los hijos que tengan (si deciden tenerlos). Es gestionar un hogar, pagar recibos, cambiar pañales y educar chamacos (casi hasta que tienen 30 años).

Es aguantar malos genios, caos familiar, y tolerar a algún familiar político (con que no sea la suegra), sortear enfermedades y problemas financieros (con suerte no todo a la vez). Pero igualmente esa unión y sus hijos (si deciden tenerlos, insisto) también será una fuente de satisfacción, crecimiento y muchos momentos de felicidad (si lo hacen bien).

Entonces ¿Estas list@ para dar ese paso? ¿Tu prospecto está list@?

 

En resumen, son tres cosas fundamentales que debes buscar en un prospecto de matrimonio:

  1. a) Que procure tu bienestar psico-emocional, presente y futuro,
  2. b) Que posea un buen nivel de responsabilidad, y deseos de crecimiento profesional.
  3. c) Que sea estable emocionalmente, y demuestre un buen nivel de tolerancia a la frustración.

Estas características desde luego, deben ser mutuas no unilaterales. Si ambos las cubren, las posibilidades de éxito de su matrimonio (entendiendo por éxito un nivel alto de satisfacción a través del tiempo) estarán muy por encima del promedio.

 

¿Tienes preguntas adicionales?

 

Comentarios

comentarios