Las Limón… Tres generaciones unidas para dar esperanza de vida

Las Limón… Tres generaciones unidas para dar esperanza de vida

 

 Por Karla V. Rentería A.

Pocas familias se pueden dar el lujo de hablar de un hermanamiento de tres generaciones: la abuela, las hijas, las nietas, por una misma causa, y este es el caso de las Limón. Mujeres exitosas en su profesión que se han inspirado mutuamente para dentro de su trinchera, entregarlo todo por los niños con cáncer.

Ellas sin duda nos inspiran a entender que en la unión está la fuerza, y que más allá del seno familiar, todas podemos hacer algo por nuestra sociedad.

 

¿Y cómo nace su deseo por ayudar?

Fue en 2003 cuando Irineo Limón enferma de cáncer, y en el proceso de su enfermedad, manifiesta su deseo de apoyar a los niños que también la padecían, quienes muchas veces fueron sus compañeros de habitación en la toma de quimioterapias.

Es así que a la partida de Irineo, su familia decidió entregarlo todo para mantener vivo su deseo, y desde hace 13 años, Hermelinda Vargas Viuda de Limón, Julia Limón de Encinas,  Amanda Limón de Camarena y Aarón Limón Vargas, forman parte del consejo de la fundación Castro Limón que ofrece a los pequeños una esperanza de vida en un espacio confortable para que luchen por seguir adelante.  A su lucha, también se les han unido las nietas: Yuliana y Lizethe.

Hay que mencionar que las familias Limón y Castro se hermanaron en un mismo sentir, al compartir  el dolor de haber perdido un ser amado a consecuencia del cáncer dando origen a la fundación. Son pues Juan Carlos Castro Munguía e Irineo Limón Vargas el corazón que palpita dentro de Fundación Castro Limón, con la fortuna de que en todo este tiempo, el Centro Oncológico Pediátrico de B.C. (COP) ha logrado declarar “Libres de Cáncer” a 43 niños.

Hermelinda Vargas Vda. de Limón, “La satisfacción más grande es poder lograr lo que mi hijo quería: ayudar a los niños con cáncer”, él no quería que los niños tuvieran que pasar por el mismo calvario que pasa un aulto

Para Hermelinda, la partida de un ser amado a consecuencia del cáncer ha sido el dolor más grande que ha tenido que enfrentar dos veces, primero con su hijo Irineo y tiempo después con su esposo. Sin embargo esas ausencias han sido también su motor para seguir en la búsqueda de mejorar la condición de salud de los niños que llegan con un diagnóstico de cáncer.

Hermelinda, una abuelita consentidora y de gran sensibilidad a las necesidades de los demás, admira y agradece profundamente al ejército de voluntarios que se unen a su causa en cada evento y le gusta estar siempre ahí para apoyar.

 

Julia Limón de Encinas, (abril 2016) acreedora, junto con su equipo de trabajo, a un reconocimiento por parte de la barra de Abogadas “Ma. Sandoval de Zarco” por más de 12 años continuos de apoyo a la comunidad

En la fundación a Julia le toca poner su granito de area en la coordinación de eventos para recaudar fondos, innovando siempre en las actividades recreativas y familiares con tal fin.

Una de sus grandes satisfacciones es que en medio de su enfermedad, los niños encuentren un lugar en donde quieren estar a pesar de sus tratamientos.

“Hoy podemos sentirnos satisfechos de que los niños a pesar de su condición de salud, les gusta estar en el hospital y muchas veces no se quieren ir, disfrutan estar en ludoteca, mientras toman sus quimioterapias”.

 

Yuliana Encinas Limón, su joven creatividad  le ha permitido aportar ideas frescas, y siempre está buscando  motivar a sus amigos involucrarse en las actividades de la fundación

Yuliana es parte de la tercera generación de la familia Limón, y aunque estudia artes, siempre busca tiempo para apoyar a la causa. Su madre le dice “El Comodín” porque apoya en todo, y conoce a la perfección qué hay que hacer en cada evento.

 

Amanda Limón de Camarena, “De haber tenido nosotros, un lugar como Fundación Castro-Limón,  cuando vivimos la enfermedad de mi hermano, el deterioro de su salud y  el trauma de su partida hubieran sido muy distintos

Amanda, contador público de profesión tiene siempre muy presente a su hermano Irineo en cada acción a favor de los niños de la fundación. Su mayor inspiración son los niños y por ello transmite a sus hijos el amor a los demás y el trabajo en equipo.

 

Lizethe Camarena Limón, se involucra en cada evento siendo embajadora entre sus compañeros del colegio y organizando equipos para ayudar en diversas áreas el día de los eventos

Lizethe es la más pequeña de las nietas. Tiene apenas 11 años, y ya ha aprendido a ver a la fundación como el mejor lugar para recuperar la salud por eso busca contagiar de su entusiasmo a quienes le rodean para que también se involucren.

Así las mujeres Limón lo entregan todo para que estos niños con cáncer, que tocaron el corazón de Irineo, tengan un lugar idóneo para recuperarse. Que sean atendidos por especialistas y que encuentren sonrisas y alegría en medio de su padecimiento en instalaciones adecuadas.  Tres generaciones que nos son de gran ejemplo para motivarnos también en ayudar a otros en este camino de la vida.

 

CONTACTO

Página web: www.fundacioncastrolimon.org

Teléfono: (664) 969 59 14

 

 

 

 

Comentarios

comentarios