La Renovación del Centro de Tijuana

La Renovación del Centro de Tijuana

ESPECIAL BIENES RAÍCES

Por Ana Patricia Valay

 

Dicen los que conocen, que hace aproximadamente diez años surgió el movimiento que le devolvió la vida a la zona centro de Tijuana, y que más allá de ello, le cambiaría para siempre su vocación turística, aunque lo hiciera de forma paulatina.

Genaro Valladolid, apasionado de este fenómeno, afirma que fue en 2007 en que el legendario bar ‘Dandy del Sur’, el primero en haber llegado a la calle sexta, fuera acogido como punto de reunión de creativos, artistas: visuales, plásticos y gráficos, escritores, y del Colectivo NORTEC que le diera su nombre a una de sus canciones y filmara ahí uno de sus videos.

Ello empezó a atraer a otro tipo de clientela, una tendencia que se propagó a otros negocios como: “La Estrella” y “el Cuatro Amigos”, lo que motivó a empresarios a invertir en nuevos proyectos como ‘La Mezcalera’ en 2009, y ‘La corriente Cevichería Nais’ en 2010.

Fueron años además en que los jóvenes y la comunidad creativa buscarían apropiarse de las calles y negocios de Tijuana, en momentos en que la inseguridad imperaba. Así, se activaría poco a poco un movimiento de resurgimiento del centro de la ciudad, al que le apostarían empresarios y desarrolladores.

ientos de Renovación

 Los primeros en apostarle a la renovación fue la familia Plascencia, al restaurar y remodelar el restaurante Caesar’s en 2010.

“Esto empieza a abrir un movimiento nuevo en la zona; se da un empuje, y los mismos empresarios empezaron a cambiarle el enfoque a sus espacios. Primero fue el Pasaje Rodríguez, que se inclinó hacia lo creativo y cultural, y empezaron a buscarlo artistas locales, espacios de teatro, diseñadores, y tiendas de ropa. Posteriormente el Pasaje Gómez y el Pasaje Revolución hicieron lo mismo”, afirma Genaro Valladolid, también Director del Proyecto ‘Distrito Revolución’.

Se establecen así cafecitos como el “Praga”, restaurantes como “La Justina”, y cervecerías artesanales, que hasta el momento suman 7 u 8.

Surge además el primer espacio de coworking, el ‘Black Box’ donde se presentan conciertos, Object que vende accesorios de arte, y la Escuela Libre de Arquitectura también se instaló ahí.

“La razón por la que mudamos primero el estudio de arquitectura ‘graciastudio’ (hace 6 años) antes que la propia escuela, fue porque sabíamos de las virtudes que el centro tiene en cuanto a transporte, infraestructura, densidad, conectividad etc., y para realmente entenderlo teníamos que vivirlo”, nos comparte el Arq. Jorge Gracia, fundador de la escuela libre de arquitectura que también se instaló en el centro.

“En cuanto a la escuela, estoy convencido de que los estudiantes de arquitectura tienen que ser sensibles a la realidad de la ciudad para poder proponer ideas que mejoren la calidad de vida de sus ciudadanos, así que le apostamos a una de las zonas de la ciudad en donde sus tejidos sociales se ven afectados por distintas razones, que la arquitectura y el diseño pueden ayudar a mejorar”.

 

El 9/11 y sus consecuencias

Para Karim Chalita, empresario tijuanense y ex delegado de la zona centro, la Reactivación del corazón de Tijuana se empieza a gestar gracias al crecimiento de la mancha urbana de la ciudad, y poco después de que surtiera efecto el 9/11 en EU, pues la economía de la región se vio severamente afectada. “Es ahí donde se vio la necesidad de una reactivación y de un cambio de vocación, para dar un sentido de pertenencia al centro y a la ciudad, siendo ahora un referente”, afirma.

Para él, “las nuevas vocaciones: gastronómica, creativa, artística, de salud, inmobiliaria y de entretenimiento entre otras,  son la parte natural de una ciudad en gestación, por su madurez sociocultural, pues Tijuana tiene apenas 128 años desde que fue fundada”, agrega.

 

El parteaguas

Sin embargo, para Genaro Valladolid de Bustamante Realty Group, hay otro suceso que marca un verdadero parteaguas en este movimiento que ha denominado: ‘el centro es la onda’, el edificio: ‘7ma y Constitución’. “Este edificio estaba muy viejito y requirió de una remodelación completa. La planta baja eran locales comerciales que se rentaban baratitos, y la planta alta eran oficinas que estaban prácticamente desocupadas, entonces el desarrollador decidió meter vivienda de un nivel un poco más alto, lo que no había sucedido en muchísimos años”, comentó.

El proyecto se rentó al 100%, prácticamente al concluirse en 2013, con costos que eran más altos en relación a los que había en el centro.

 

-¿Y cómo es que esto se dio?

-Por la ubicación, que está céntrico, y porque en el mundo en general se empieza a ver más ese tipo de vivienda urbana. Además, las características demográficas de la gente ya son muy diferentes. Hay más personas divorciadas y solteras ya de edad, que quieren vivir este tipo de vida.

 

-¿Influyó la cercanía con San Diego?

-Sí claro, aunque en esa ciudad, empezó a detonar el cambio hace ya 30 años. Lo que también influyó mucho fueron los creativos: diseñadores, arquitectos, mercadólogos que le apostaron a asentarse en esta zona. Uno se da cuenta también de que hay quienes están dispuestos a pagar una renta alta en el centro, porque quieren vivir la experiencia de poder caminar lo que quieran, de usar el transporte público, de andar en bici, y de divertirse con las opciones que hay a su alrededor: bares, restaurantes, comercios, galerías, etc.

Al proyecto anterior, le vino el de Revolución 1764, de condominios en renta, con costos entre 750 y 820 dólares. “Vemos que en este tipo de proyectos, cada vez más gringos se vienen a vivir a la ciudad”, comenta Valladolid, “lo que va de la mano con el renacimiento de la ciudad, la baja en la inseguridad, la cobertura en medios internacionales sobre la gastronomía, los XOLOS, la cheve artesanal, y el hecho de que sale mucho más barato rentar aquí que en San Diego”.

 

Condominios En Venta

Los primeros

Los proyectos han continuado: La remodelación del ‘Hotel Lafayette’, el primero en la zona que es boutique, con rentas entre los 75 y 125 dólares; el Cine Tonalá que viene de CDMX y escoge establecerse en el centro, y los que están en proceso como el ‘Distrito Revolución’, el primer proyecto de condominios en Venta. Se proyecta que el edificio se inaugure en 2018, pero ya están vendidos la mitad de los departamentos, con costos entre los 125 mil hasta los 170 mil dólares.

 

Y la transformación y el resurgimiento del Centro de Tijuana sigue: mueblerías, desarrollos de oficinas, restaurantes, cafés, todos proyectos innovadores de entretenimiento, cultura y gastronomía entre otros.

Lo anterior ha incrementado la plusvalía de un centro que por mucho tiempo estuvo atrayendo únicamente al denominado turismo de dólar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

comentarios