La obesidad, ¿cómo afecta mi fertilidad?

La obesidad, ¿cómo afecta mi fertilidad?
POR DR. HENRY A. MATEO SÁNEZ Y DRA. IRIS LÓPEZ

 ¿Estás en la búsqueda de un embarazo y no logras “conseguirlo”? Quizá estés incluido en el 20 por ciento de parejas que tiene problemas de esterilidad, así lo reportan las estadísticas mundiales del año 2017, cifras que han sido estudiadas no sólo en nuestro país sino en todo el mundo.

La obesidad es la actual epidemia, un problema de salud pública que inició en el siglo pasado debido a una ganancia de peso excesiva en la población mundial, donde México figura en uno de los primeros lugares. Las mujeres mexicanas en edad fértil con  deseo de ser madres o incluso cursando un embarazo, no están exentas de padecer obesidad, lo que nos concierne es que en gran parte de esta estadística se encuentran las mujeres que están en busca de un embarazo y no lo han logrado. La obesidad también afecta la producción y calidad  espermática.

El aumento significativo de peso afecta el equilibrio hormonal de las mujeres en diversas expresiones como alteraciones menstruales: acné, vello corporal en exceso, Síndrome de Ovario Poliquístico, Síndrome Metabólico, Infertilidad (abortos repetidos); complicaciones en el embarazo como: diabetes gestacional, pre-clampsia, apnea del sueño, abortos espontáneos, malformaciones congénitas, dificultad para la toma de ultrasonido en el control prenatal; y complicaciones en el parto como: bebés con gran peso al nacer, parto prematuro, y aumento en los índices de cesárea.

Nuestro principal objetivo es que nuestras pacientes tengan una atención oportuna  para lograr una óptima salud integral, y lograr el embarazo deseado. La obesidad afecta directamente la fertilidad de la mujer alterando la producción de óvulos por parte de los ovarios, y disminuyendo su calidad, así como una menor tasa de implantación del embrión en comparación con mujeres de un Índice de Masa Corporal Normal.

El Índice de Masa Corporal (IMC) es el método para obtener el porcentaje de grasa corporal en el ser humano. Se calcula dividiendo los kilogramos de peso por el cuadrado de la estatura en metros (IMC = peso [kg]/ estatura [m2]), con base al resultado obtenido se determina el rango en el que nuestra paciente se encuentra: IMC de 18.5 – 24.9 es normal, de 25 – 29.9 se considera sobrepeso, y >30 se determina obesidad.

Un IMC > 25 se debe al fácil acceso que hay a los alimentos de alta densidad energética y a la disminución progresiva de la actividad física, y debemos reiterar que un índice >25 eleva el riesgo de esterilidad al no producirse una adecuada ovulación, y hemos observado que en este tipo de pacientes una “resistencia a las gonadotropinas”, aunado a “resistencia a la insulina” y sobreproducción de la misma, provoca ovulación irregular, descontrol hormonal y metabólico.

En Clínica de la Fertilidad de Baja California su salud integral es importante. Nuestro principal objetivo es que lleve a casa “un bebé sano”, y  la mejor manera de lograrlo es cuidando de la salud de la futura madre. Es importante realizar un cambio de estilo de vida con mayor actividad física, modificación de hábitos higiénicos-dietéticos y seguimiento de la disminución de peso, para lograr aumentar la probabilidad de “conseguir” el anhelado embarazo, y un menor riesgo de complicaciones al lograr el mismo.

Comentarios

comentarios