La Diabetes Mellitus Tipo 2

La Diabetes Mellitus Tipo 2

Es reversible ¿Lo Sabías?

 

Por Lucía Chavez

 

Desde que inició este siglo, la diabetes mellitus tipo II (DM2) es la primera causa de muerte entre las mujeres, y la segunda entre hombres (INSP). Cabe aclarar que es una enfermedad que no es heredable y tampoco es contagiosa. Es una enfermedad íntimamente relacionada a un nuevo estilo de vida, donde la mayor actividad física es mover el pulgar para navegar en el celular, cuando preferimos la conveniencia de la comida empaquetada o de comer en la calle, y al hecho de que bebemos una cantidad impresionante de líquidos que son diferentes al agua. México ocupa el deshonroso primer lugar en el mundo con un consumo de refrescos y bebidas azucaradas de 163 litros per cápita, 7.3 veces más que el promedio mundial (OMS, INSP).

Es común pensar que si algún miembro de la familia ha sido diagnosticado con DM2, lo más probable es que uno también esté destinado a tenerla; sin embargo, esto se relaciona más con lo que se acostumbra a comer en casa que con la genética, por lo tanto, es 100% prevenible, y nadie está destinado a padecerla.

Aún con el diagnóstico tampoco se debe esperar a que la enfermedad progrese y se convierta en una catástrofe económica familiar por el gasto médico que implica -equivalente al 30% del ingreso, a que se afecte la calidad de vida o, lo más lamentable, que signifique la pérdida de la vida.

 

La diabetes es una enfermedad que se puede manejar e inclusive revertir

Ahora bien, si la razón principal de la diabetes y de la obesidad -la primer causa de riesgo de diabetes- es el ataque que sufre el cuerpo debido a lo que comemos y al estilo de vida, la solución está en hacer cambios significativos de los mismos de tal manera que se evite el daño.

No hay pastilla mágica, medicamento, tratamiento o intervención que arregle el problema de raíz, aunque ¡claro!, éstos pueden manejar ciertos síntomas o hacer la enfermedad más llevadera, pero la solución se encuentra en las acciones que la persona, con una asesoría puntual, esté dispuesta a hacer por sí misma.

 

Los primeros 3 pasos para revertir la diabetes

1) Olvida las calorías

El enfoque cuantitativo de las calorías hace que perdamos de vista el valor nutricional de los alimentos. Es más, se llega a pensar que si algo no tiene calorías (como un refresco de dieta) entonces está bien consumirlo; premisas como esta exponen al cuerpo a toxinas, dañan la función celular y aceleran el proceso del envejecimiento, por lo tanto, facilitan el arribo temprano de la enfermedad. El objetivo de alimentarnos es proveer de nutrición a las células, así es que cuando elijas tus alimentos piensa en el beneficio que tendrán en tu cuerpo: si no te hace bien entonces te va a hacer mal…sin importar el contenido calórico.

 

2) Elimina el azúcar

El problema de las glucemias (azúcar en sangre) se debe al consumo persistente del azúcar y al daño colateral de la función celular (resistencia a la insulina, hígado graso, adicción al azúcar, malnutrición), imposibilitando su regulación. He visto los esfuerzos tanto de pacientes como de médicos por igualar el consumo de carbohidratos -fuentes de azúcar- a la dosis prescrita del medicamento, haciendo caso omiso al origen del problema: el consumo de azúcar.

 

¿En dónde se encuentra el azúcar?

Se encuentra ampliamente distribuida en los alimentos procesados, horneados, restaurantes, comida rápida, refrescos, alcohol, dulces, aderezos -salsa cátsup o Ranch-, salsas, cafés gourmet (lattes, frapuccinos, etc.), harinas, pastas, tubérculos, granos, leguminosas y, por supuesto, azúcares simples como azúcar de mesa, jugos de fruta, jarabes y miel. ¡Por algo la diabetes es un problema de salud pública!, el azúcar es barato, de fácil acceso, adictivo, y hace que todo sepa mejor; su único inconveniente es, lamento decirlo, que pone la vida en riesgo. Evitar el azúcar no significa comer aburrido ni morir de hambre, por el contrario, implica sustituir alimentos e incluir aquellos que promueven el sabor, la saciedad y que reducen el hambre.

 

3) Haz el ejercicio correcto

No necesitas matarte en el gimnasio. Una caminata vigorosa de 30 minutos al día, todos los días, ayuda a regular el azúcar en sangre. La palabra clave es: vigorosa. Una vez que mejora tu capacidad cardiopulmonar, y pierdes un poco de peso, considera incluir ejercicios de fuerza cuando menos dos veces por semana, ya que el músculo ha demostrado tener una gran capacidad de reducir glicemias.

El manejo del estrés, y dormir bien, son otras de las muchas estrategias que también tienen un impacto significativo en el manejo de glicemias.  Revertir la diabetes es posible y está en tus manos.

Tu mente y tu cuerpo serán tan felices y sanos, como la nutrición que les des a tus células. Tú, ¿comes o te nutres?

Comentarios

comentarios