“Julieta Quiñónez Castaños: De la austeridad al éxito”

“Julieta Quiñónez Castaños: De la austeridad al éxito”

Por Ana Patricia Valay

 

Julieta Quiñónez, es el prototipo de la mujer exitosa.  Inteligente, guapa, delgada, de personalidad atrayente y muy simpática. Pero su pasado dista mucho de ser el escenario idóneo para “jugar” la vida (usando su propia analogía), que le permitiera alcanzar el éxito, no sólo en el mundo de los negocios sino en su entorno personal.

Aquí en estas páginas, su historia y la fórmula que le ha permitido mantenerse jugando: avante, triunfal y siempre adelante.

Remontar Desde Atrás…

La hoy directora y dueña de Morris, Agente de Seguros, S.A de C.V., que sin haber llegado a sus cuarentas puede jactarse de estar posicionada en el mercado del ramo desde hace 18 años (15 ya con su negocio), no nació en cuna de oro. Por el contrario, a pesar de contar con todo el cariño, amor y consejos que su madre le pudiera prodigar junto con su hermana, tuvo muchas carencias que la ayudaron, según me cuenta, a forjar su carácter.

“Yo siempre he dicho que tuve la fortuna de nacer pobre, pues aunque suena contradictorio, los más aguerridos espíritus se forman en la austeridad. Ello te da el hambre de querer salir adelante”, nos dice una Julieta convencida de que gracias a la precaria situación económica de su familia, el anhelo de triunfo y prosperidad económica se arraigó en su ser.

No fue una chica cuyo interés se fincara sólo en las cosas materiales, pues me comparte que su madre que se llama igual que ella,  siempre se encargó de que tuviera los pies puestos sobre la tierra. Ella, que para Julieta madre y padre a la vez.

Lo cierto es que para Julieta, su anhelo de ser empresaria e independiente, era sólido y consistente, a pesar de que hubo quienes no estuvieron muy de acuerdo con sus decisiones.

“De pronto hay cierta ignorancia en la familia y te lo critican en el sentido más benévolo porque no hay una trayectoria empresarial en la familia”, confiesa.

Pero eso no importó. Se graduó de la licenciatura en administración de empresas a la par de que trabajaba. Durante esos cinco años se fogueó en empresas reconocidas como Seguros Tepeyac y Zurich, y a los 25 años ya era gerente y trabajaba bajo una especie de fusión como independiente y agente. Finalmente conformó su empresa lo que pocos logran.

“Muy pocos agentes se hacen personas morales, es como la graduación como agente… “ nos dice.

Morris, Agente de Seguros, S.A de C.V., representa a 17 de las compañías de seguros más reconocidas en el mundo y en México, pero más allá de velar por los intereses de éstas, ella y cada una de las 16 personas que conforman esta empresa, buscan satisfacer a sus clientes, que por años han depositado en ellos su confianza.

¿Cómo llegar al éxito?

Dejo de escribir mientras platico con Julieta y subo la mirada. Al fondo de su extensa oficina, están decenas de reconocimientos que ha ido acumulando a lo largo de estos años. Se los entregan en convenciones que igual tienen lugar en algún país Europeo como en alguna playa o destino turístico del país.

¿Cuál es la clave de tu éxito?, le pregunto. Julieta contesta de manera muy concreta.

“Especificando las metas y trabajando muy duro. Lo demás son estilos. Las cosas limpias, hechas con amor y pasión rinden frutos”.

Desde hace veinte años Julieta escribe sus metas en una libreta. Me muestra la lista. Está hecha a mano. Pero lo que más me sorprende es que no sólo se dedica al hacer o al tener, sino al ser.

Está viviendo una etapa de su vida en la que busca el equilibrio. Las largas horas de juventud que le dedicó al trabajo mientras sus compañeros se divertían en el antro (como ella misma dice) le dieron éxito, prestigio y dinero, pero ahora (desde hace diez años) tiene una familia. Su esposo Kevin y su hijo de ocho años del mismo nombre, a quienes busca dedicarles tiempo de calidad.

Julieta está convencida de que el éxito no sólo se mide con el hacer, o el tener, lo que la mayoría de la gente suele apreciar únicamente. Aprendió tal vez de una forma dura y cruel lo que su madre le dijo siempre: la vida es un juego que hay que saber disfrutar con estrategia, sabiduría y entrega, pues éste, de pronto se acaba.

Fue intempestivo. No hubo momento del adiós, abrazos ni palabras bonita. Sólo ocurrió. Ya no estaba más. Así abruptamente, suele a veces terminar el juego de la vida. Eso no lo podemos controlar. Así se fue el gran amor de su vida, de la de Julieta Quiñónez Castaños.

El dolor que cimbra pero que pule el diamante…

Platico con esta joven mujer y me pregunto. ¿Cómo se da tiempo para tanto? Y es que ¡también, es escritora! Está por presentar su segundo libro: “Confesiones de Mujeres de moral Relajada” y “El juego de la vida”, hoy a la venta en las librerías de mayor prestigio de la ciudad, será presentado en la edición 2015 de la Feria Internacional del Libro en Guadalajara.

En este último libro que menciono, Julieta narra algo indescriptible, que nos traslada hasta el momento en que le avisan de una de las pérdidas más importantes y dolorosas que una mujer puede tener en su vida, la de su madre. No quisiera describirles la escena, aunque les confieso que es desgarradora, porque me encantaría que compraran y leyeran el libro, pero me conmovió hasta las lágrimas y me hizo reflexionar sobre la importancia del aquí y del ahora, y de disfrutar de este juego de la vida, amando y expresándolo.

Ella lo pone en estas palabras:

“El juego de la vida entonces, no puede, no debe ser limitado. Nuestro juego es complejo, debe ser jugado con mucha estrategia”

“Tómalo como un recordatorio urgente si estás pasando tus ojos por estas letras, de que el Juego tiene fecha de expiración, así que hay que vivirlo y no olvidarnos de disfrutarlo al máximo.”

El dolor cimbra, estruja y a veces hasta impulsa a querer abandonar el juego, pero a veces es necesario para pulir ese diamante en bruto que somos, para convertirnos en algo mejor.

Jugando con el abecedario….  

Julieta trabaja duro para disfrutar de su pasión y vocación por las letras. Una meta más cumplida en su vida: Publicar sus propios pensamientos, ideas y poemas.

Y en este nuevo libro que está por salir, que está por editarse, Julieta adelanta sobre “Confesiones de Mujeres de moral Relajada”:

“Este es un libro irreverente que se burla de la hipocresía y celebra el amor como quiera que este se dé”

“Este libro nos defiende en el sentido de no dejarnos sucumbir ante una cultura machista e izar la bandera de nuestra independencia, trabajando, realizándonos, no compitiendo, no tirando por la borda los valores…. “, promete además que será divertido, con ese humor negro que le fascina.

Así, hoy conocimos a esta mujer luchona y guerrera que aprendió de su madre, que “se puede ser feliz, aun en soledad, aun en la pobreza, aun cuando el juego de la vida no da buenos motivos”.

Julieta sabe perfectamente que intentar ser felices siempre será una decisión personal y por ello busca jugar siempre con amor, en el aquí y en el ahora, pero deseando y buscando que también los demás decidan jugar su propia vida con sabiduría, estrategia y diversión, para que sean felices.

 

……

 

Estrategia de Juego de

JULIETA QUIÑÓNEZ CASTAÑOS

  1. Tener metas claras
  2. Trabajar mucho
  3. Y ponerle amor y pasión a cada cosa que se hace.

….

 Recomendación importante de Julieta:

Soy una convencida de que tenemos la responsabilidad de reconocer y reforzar nuestras capacidades, conocer y defender nuestros derechos. Tenemos la obligación, ahora sí que “moral” de prepararnos y trabajar, vivir de nuestro trabajo y así izar nuestra bandera de independencia.

Confesiones de Mujeres de Moral Relajada – 2015

Contacto: 

www.julietaquinonezcastaños.com

664 607 90 03 Ext. 105

E-mail: julieta@morrisseguros.com

www.morrisseguros.com

 

 

 

Comentarios

comentarios