José Ciccone

José Ciccone

El As de la Publicidad

Por Ana Patricia Valay

De las pláticas más sabrosas que puedas tener en la vida, es la que se sostiene con este hombre amante de: la publicidad, pero también del periodismo y de los tangos, y por supuesto y principalmente, de su familia: de su esposa Paty, sus 3 hijos y cuatro nietos.

Y como apasionado de lo que hace, las palabras se aderezan con ademanes, gestos y esa cadencia con la que su acento le permite sazonar la conversación.

Aquí un poco de su historia…

 

Sus orígenes

Jamás podría negar la cruz de su parroquia. Nació en Buenos Aires, Argentina, pero se nacionalizó mexicano, y pocos tal vez conozcan que su niñez y adolescencia no fueron sencillas. Perdió a su padre a consecuencia de un accidente cuando sólo tenía 8 años, y eso le obligó a trabajar a muy corta edad para apoyar a la economía familiar.

“Yo soy de una familia de clase media baja, de emigrantes italianos, y no había otra cosa que el trabajo, así te inculcaban de chico. A los 11 años entregaba medicinas a domicilio para una farmacia, y a los 15 ya estaba trabajando en una agencia de publicidad; y desde ahí no paré. Yo todo me lo tuve que hacer. Las cosas antes costaban mucho más trabajo”.

Siendo aún adolescente, Don José Ciccone se adentra al mundo de la publicidad.

“Empecé a estudiar en la escuela técnica de la publicidad en Buenos Aires, Argentina, y después, a trabajar en una agencia de publicidad de un tío mío, como copy; tenía 15 años. Así que yo trabajaba (escribía) y estudiaba; las dos cosas. Y antes los jefes te rompían los textos, ¡horrible!, ¡eran muy severos!, pero eso ayuda muchísimo, “la gimnasia”, la praxis”.

Así Don José se fue curtiendo.

 

Su propio negocio…

—Y, ¿por qué la publicidad?, le pregunto.

—Soy creativo, pero me gustó mucho de chico escribir e inventar situaciones, sobre todo ligadas a la venta. Luego me metí un poco a la cosa técnica, que era la parte organizacional, de hacerle ver al cliente porqué le convenía determinada campaña.

Me metí un poco en la comunicología (dos años nada más), hasta que puse mi propia agencia en la ciudad de México, con dos socios más. Al poco uno renunció, y después me quedé sólo con el otro.

Cuando Don José Ciccone llega a la ciudad de México, apenas tiene 27 años, pero 12 de experiencia en la publicidad.

 

Arribo a Tijuana

—¿Por qué Tijuana?

—Yo estaba un poco cansado de la ciudad de México. Imagínate, hace 28 años era ya un caos y estaba un poco buscando otros horizontes. Un amigo mío me dijo que Tijuana era una plaza prometedora, y no se equivocó. Lo chistoso es que a los dos años él se regresó a México pero me dejó acá, y te vas encantando de la ciudad.

—Vas aprendiendo a conocerla, a quererla, a aceptarla. Vas aprendiendo un montón de cosas que te van encariñando con la ciudad.

Fue justo hace 28 años, cuando José Ciccone fundó su agencia Medicis, aquí en Tijuana, y a los dos años en San Diego.

“Mi esposa atiende la agencia del otro lado, y yo elegí atender cosas acá. Me siento más cómodo. Por el negocio me fui a vivir a Estados Unidos. Duermo allá y vivo en Tijuana, y mi mujer le agrega: ‘más te vale’”, y se ríe de manera contagiosa al decirlo.

“Aquí en Tijuana es distinto hacer publicidad que en cualquier otra ciudad de México, porque esta ciudad, y te habla alguien que conoce los 32 estados, que no hay un sólo lugar en México como Tijuana”.

Trabajé en Ciudad Juárez mucho tiempo, tuve 4 clientes, iba dos veces al mes. A  hermosillo y a Ciudad Obregón fui durante 16 años.

 

 

¿Cómo se fue saliendo de este entorno para ir a otras partes? 

Porque tenía a Cablemás como cliente y cubría todo el país. A ‘Zeta Gas’ también, y se manejaba desde acá. Y ‘Baja Celular’, en toda la Baja.

 

¿Cuáles han sido de las Campañas que más lo han marcado?

Una que era para la CESPT. Hablaba sobre el cuidado que se debía tener con el agua. Esta campaña tiene de 6 a 7 años. Pero el impacto fue fuerte. A mi me satisfizo mucho, y la campaña funcionó. La gente empezó a tomar más conciencia.

Otra fue la de: ‘No eres mercancía’ en contra de la trata de personas, que fue premiada en la Ciudad de México hace tres años. Esta campaña en lo personal me gustó mucho.

 

¿Cuál es la clave de su éxito?

—No sé si soy de éxito, pero yo  creo que el trabajo, la dedicación, la pasión, y el amor que uno le pone a las cosas es lo que te conduce hacia éste; cuando ya te deja de importar o te importa menos el dinero que lo que estás haciendo, eso creo que es la clave.

—Cuando vienes a trabajar enfermo y te dicen: ¿estas loco? tú no tienes necesidad… Pero yo tengo necesidad espiritual porque me encanta lo que hago, me gusta escribir.

 

¿Cómo ha cambiado la publicidad y el marketing hoy en día con la tecnología y redes sociales?

—Ahora las redes personalizan le venta. El famoso reach and touch de los americanos. Ya te alcancé, ya te toqué, ya te tengo ubicado. Pero ahora: ¿qué te voy a decir? El secreto está en cómo voy a comunicar, en qué le voy a decir al consumidor local para que esté mucho más informado.

—Entonces debemos ser muchísimo más precisos cuando hablamos de contenido, y la creatividad siempre va a seguir vendiendo aunque sea por los medios que tu gustes.

Además de creativo y dueño de su agencia de publicidad, Don José Ciccone tiene 14 años escribiendo para el periódico “El Mexicano”. Tiene además un programa de radio por Internet sobre tangos y un recién estrenado programa de entrevistas en Tv Azteca BC. Anteriormente ya había estado en la televisión en Telemundo y también escribió un libro.

Se describe como “un lector compulsivo porque leo de 3 a 4 libros al mes, tengo una memoria estupenda”.

La pregunta que nos queda después de conocer a Don José Ciccone un poco más, es ¿Cómo le alcanza el tiempo? Pero creo que la respuesta está en lo que el mismo nos dijo: cuándo haces las cosas por pasión ni parece que se está trabajando.

 

 

LIBRO FAVORITO: Rayuela de Julio Cortázar

ARTÍCULO INDISPENSABLE: La laptop

MÚSICA FAVORITA: Tango

MAYOR FORTALEZA: El estado de ánimo

MAYOR DEBILIDAD: Mis hijos y nietos

FRASE FAVORITA: Haz el bien sin mirar a quien

 

Comentarios

comentarios