¡De centro turístico a escuela! Preparatoria Federal Lázaro Cárdenas

¡De centro turístico a escuela!  Preparatoria Federal Lázaro Cárdenas

Un lugar de arquitectura emblemática en Tijuana como lo fue el Casino Agua Caliente, expropiado por el General Lázaro Cárdenas por allá en 1937, lo entrega a la SEP y se destina entonces para convertirse en centro educativo; es el lugar que ocupa ahora la Preparatoria Federal Lázaro Cárdenas, fundada en 1946 en la Casa de la Cultura.

En ese predio de 18 hectáreas, estuvieron  el Jardín de Niños Carmen Moreno Corral, la Primaria Miguel Hidalgo, la Poli, la ETI, la Secundaria para Trabajadores y la Preparatoria Lázaro Cárdenas.

En los años 70’s y 80’s  se repartieron los espacios que ahora vemos entre Sánchez Taboada y Paseo de los Héroes, gracias a la donación de terrenos que hizo el Presidente Echeverría para el kínder, la primaria y la secundaria y dejando el espacio para la Lázaro.

Para que la escuela funcionara, los papás y los alumnos, que en ese tiempo eran mayores de edad y trabajaban, cooperaban con más o menos diez dólares al mes  como pago simbólico para el mantenimiento de la escuela.  ¡Los maestros trabajaban casi gratis!, compartió quien fuera alumno, profesor y director por 17 años de la Preparatoria Federal Lázaro Cárdenas, José Cruz Holguín Ruiz, y ahora funge como Director Académico en la Dirección General de Bachillerato en la Ciudad de México.

El director era el mismo para la secundaria y la preparatoria hasta que entró el Profesor Jesús Ruiz Barraza en 1972 sólo para dirigir la Lázaro, añadió, él gestionó ante la presidencia de la República y logró obtener recursos para construir los primeros tres edificios de la escuela, ya que la Poli le prestaba ¡aulas de madera!

Dijo que en ese tiempo, invitó a Echeverría para que los inaugurara y los alumnos le pidieron con mantas  “Federalizar” la prepa, esto es que la SEP se hiciera cargo de los gastos, y no los papás y los alumnos. Desde entonces y desde hace 40 años así funciona ahora la escuela más grande del país en su tipo,  con cinco mil alumnos y arquitectura histórica albergando dos monumentos de nuestra querida Tijuana: El Minarete y la Alberca Agua Caliente.

La Reforma Educativa

La arquitectura física inspira el andamiaje de miles de alumnos, entonces le preguntaba por qué están tan enojados los maestros con esto de la reforma educativa, y explicó que es una reforma que aplica a los maestros de escuelas públicas y a los cuales se les someterá a una supervisión, evaluación y capacitación constante para que sean óptimos frente a grupo y de no ser así, se les asignen otras labores. En el caso de los maestros que se incorporan al sistema, de no aprobar las evaluaciones establecidas, se les retiraría su nombramiento.

Pero ¿qué pasará entonces en las escuelas privadas? ¿Cómo le hacemos para que se eleve la calidad educativa? El profesor Holguín explicó que depende de cada centro educativo mantener su matrícula con calidad propia.

Lo entenderemos entonces como que los alumnos y padres de familia debemos estar en comunicación para detectar lo que no está funcionando, expresarlo y demandarlo.  Todos los que tenemos hijos en preparatoria queremos que ingresen con éxito y  “en el primer intento”  a las universidades de su preferencia.

 

Los cuatro pilares

Los requisitos de ingreso a las diferentes opciones de educación superior, deberán ser cubiertos en la etapa preparatoria.  ¿Entonces nuestros hijos están en la prepa adecuada?

Para saberlo, el funcionario dijo que los cuatro pilares de la comunidad escolar deben mostrar:

1) Directores: Asumir plenamente el rol de líderes de sus comunidades educativas en todos los ámbitos: académico, administrativo y de relaciones humanas; que se entreguen a la tarea de la mejora continua de sus escuelas, innovando el quehacer educativo con la participación del colectivo escolar.

2) Maestros: que se mantengan actualizados en sus áreas disciplinares y pedagógicas, que no le tengan miedo a la evaluación, que amen su trabajo y si no encuentran que la docencia es lo suyo, que busquen otra actividad a la cual dedicarse; porque con su labor están formando ciudadanía si hacen bien las cosas o afectando vidas si no lo hacen.

3) Padres de familia: que tengan una mayor y mejor comunicación con sus hijos, los escuchen, que los acompañen en su proceso de formación académica y les faciliten la consecución de sus sueños.

4) Alumnos: que aprovechen la oportunidad que tienen de prepararse para ser mejores personas, para transformar positivamente su mundo y para generar bienestar propio y de sus semejantes, pero que vivan intensamente su juventud, que sean felices.

Así que si en estas cuatro estructuras hay algo débil, ¡a cambiar y reconstruir!, ya que todos los que rodeamos a los jóvenes, necesitamos conocer su mundo, las notas que aparecen en sus calificaciones son una pequeña porción que vemos de su mundo, descubramos si son felices y si se están preparados para lo que sigue en sus vidas.

 

La autora es Life Coach especialista en Orientación de grupos, desarrollo humano y Gestalt. Docencia en nivel medio superior y Capacitación Empresarial.

 

 

 

 

 

Comentarios

comentarios