Gabriel S. Reyes y su fábrica de cine

Gabriel S. Reyes y su fábrica de cine

POR ANA PATRICIA VALAY

Gabriel S. Reyes, Presidente Ejecutivo de I Digital Groups, y Director de Monarch está disfrutando de una realidad con la que había soñado desde tiempo atrás, y es que en un hecho sin precedentes, ya se dio en esta frontera la apertura de una auténtica fábrica de cine.

“A diferencia de una productora que se enfoca en un solo proyecto, ésta tiene una visión de ser fábrica de múltiples proyectos, y parte del principio, y es la parte de la innovación, de por primera vez en la historia aplicar realmente ingeniería industrial en cine; no existe… es curioso, porque siendo que ahora a partir de NETFLIX las series y el cine se volvieron una industria dominante en el mundo, es la única industria dominante en el mundo que no utiliza ingeniería industrial. Si vas a alguna grabación no hay una ingeniero industrial”.

¿Y cuál sería la función de un ingeniero industrial en el cine?

—Optimizar los proyectos de cine… no están optimizados totalmente. Tiene que ver con la operación, y por ende, la reducción de costos.

Así, por primera vez en la historia se está innovando con este modelo de generación de contenidos cinematográficos y de series de alta calidad.

“Es la primera vez que existe un modelo con investigación y desarrollo tal cual, incluyendo la parte más compleja de la producción que son efectos visuales y efectos especiales”.

Lo anterior se logró gracias a la inversión que hiciera un banco inglés, y que derivó en la conformación de Monarch que es la empresa que está desarrollando con capital inglés, las producciones de la nueva fábrica de cine.

Preparándose para su sueño

Lo cierto es que no fue sencillo para Gabriel lograr concientizar sobre la importancia de que la ingeniería industrial formara parte fundamental de la producción cinematográfica, y mucho menos conseguir una importante inversión, algo con lo que había soñado desde hace muchos años, pues él estudió Ingeniería en Sistemas, en CETYS Universidad.

Y, ¿cómo es que te adentras al séptimo arte?

—De hecho el tema de ingeniería tiene mucho que ver, la gente luego no lo ve… Desde chiquito me encantaba, y cuando empiezo a ver las especialidades, la única alternativa a estudiar era comunicación en la Ibero, pero a mí me gustaba más la técnica, que no había aquí ni en la CDMX, y estudiar en EU era carísimo. Entonces, el CETYS era el que más tenía acercamiento al área de sistemas digitales que empezaba apenas, y por lo que ya había leído, ese era el futuro de la comunicación. Posteriormente hice en SD, mi especialidad en multimedia”.

“Me metí primero en animación, y me encantó el contar historias y las aplicaciones de mercadotecnia, que era el único trabajo que te daban”.

Cannes y su involucramiento en series de prestigio

“Cuando resurge el tema del cine en México, me volvió a interesar, y en 2014 que hice mi primer corto: Papalotl que se seleccionó en Esquina de Cortometrajes del Festival de Cannes, donde planteo mi primera versión de la tesis, de la necesidad de que la ingeniería industrial sea utilizada en el cine. Se lo expongo a pro-México y me apoya con una gira de negociación y observación, que me permite conocer a todos los empresarios productores del cine dominante en México: Epigmenio Ibarra, Carlos Alasraki (su ahora socio), Pedro Torres, etc.

Posteriormente surgió la oportunidad de participar con Fear the Walking Dead, en marketing y soporte de producción, y posteriormente en Club de Cuervos temporadas 3 y 4.

Participó también en la serie de Luis Miguel, en las grabaciones que se hicieron en SD.

Entonces, ¿ya están produciendo películas y series en esta fábrica de cine?

—Sí. Lo que ya está prefinanciado, es decir, en etapa de desarrollo, es una obra ganadora que se va a hacer película de Daniel Serrano (premio nacional de Dramaturgia). Se llama: Cazador de gringos, que habla del tema migratorio.

También está aprobada financieramente la bio-serie del autor de Los cuatro acuerdos, don Miguel Ruiz.

La otra es la adaptación a cine de una versión de Hamlet mexicanizada y con contexto político actual, dirigida y escrita por Omar Iñigo. Y finalmente un proyecto que está en negaciones muy positivas con el Festival de Cannes de realidad virtual que se llama: Siendo un muerto.

Por este trabajo, la fábrica de cine se expandirá a la que fuera una de textiles en una planta industrial en Otay, donde habrá varios sets.

Se proyecta que la película y series estén listas para el 2020, y el de realidad virtual, para mayo de este año.

¿Y qué representa este logro para Tijuana?

—Es una oportunidad maravillosa. Nos han estado ayudando a abrir camino los grandes como Iñárritu, del Toro y Cuarón, pues nos convirtieron en una marca país, entre otros personajes, y pues el contexto fronterizo es riquísimo para contar historias y formar nuevos valores. El reto ahora es lograr hacer totalmente sustentables los proyectos de desarrollo que tengamos.

Revelaciones

—¿Qué es de lo que más disfrutaste de las series Fear the Walking Dead y Club de Cuervos?

El aprendizaje porque para mí eran maestrías pagadas, y el nivel de interacción con la gente.

—¿Cuáles fueron de los mayores retos?

—El clima y las contingencias.

—¿Qué personaje para ti no debió morir en Fear the Walking Dead?

 —Cliff Curtis, como todos dicen (ríe… ).

¿Con quién hiciste más amistad en esas series?

—Con Rubén Blades. Vean su documental: Yo no me llamo Blades, vale la pena, ahí también participamos.

Comentarios

comentarios