“Fundación SIMNSA Velando por nuestros huérfanos”

“Fundación SIMNSA Velando por nuestros huérfanos”

 

Por Ana Patricia Valay

Las necesidades parecieran no acabar. No hay dinero que alcance, y cuando se trata de atender la salud de una persona o su familia, las fibras del corazón se conmueven al palpar no sólo su dolor físico, sino el emocional por la falta de recursos.

Eso fue lo que impactó a Francisco Carrillo, presidente de SIMNSA, quien dada la naturaleza de su negocio empezó a tener contacto con decenas de personas en esta situación.

“El negocio nuestro de salud, se presta mucho para que las personas necesitadas, se nos acerquen y pidan apoyo médico, y nos planteen necesidades que el seguro social, ni el seguro popular les cubren”.

Hace diez años que Frank, como comúnmente se le conoce al señor Carrillo, empezó su negocio, ideando un plan de salud en Tijuana que le certificaron en el vecino país del norte, “y nos convertimos en el primer plan de salud mexicano certificado en Estados Unidos. Vendemos pólizas de seguro a empresas del otro lado de la frontera, para beneficio de sus trabajadores, nunca había habido algo así”.

Así poco a poco, a la par de que el negocio prosperaba, empezó a darse ayuda desinteresada a quien se acercaba.

“Me mueve el hecho de que me ha ido muy bien aquí en Tijuana, gracias a Dios, la comunidad de Tijuana ha sido muy bueno conmigo, en el sentido de que mi negocio ha triunfado y yo creo que siempre tengo esa responsabilidad de regresar algo de lo que yo gano”, afirmó Don Frank.

 

Nace Fundación SIMNSA

Aunque la ayuda ya se estaba dando, se formalizó pero con un enfoque particular, apoyo a niños huérfanos.

“Nos enfocamos más con los niños. Como que desde el principio, a mi me ha dado más por apoyar a los niños, a los huérfanos, a los orfanatorios. Como que veo más necesidad en ellos que en las personas de la tercera edad quienes normalmente tienen a su familia, hijos o a alguien que los cuida; los niños en su gran mayoría, son huérfanos que no tienen familia”.

Así, el 13 de junio de 2011, nació la Fundación SIMNSA, que apoya a 10 orfanatos y casas hogar de la ciudad de Tijuana.

“Les damos despensas de comida, les damos ropita, cobijas,  medicamentos.  A cualquiera que se enferme, aquí es donde nosotros los atendemos. Nunca le hemos dicho que no a ningún caso”.

Para Elsa Ivete Hernández, la nueva directora de la Fundación, una jovencita con estudios de finanzas, quien tras tener la inquietud de ayudar donde hubiera necesidad, se vino quedando al frente de la fundación, nos platica del trabajo tan importante que se hace con estos niños en los orfanatos, lo que les insta a seguir ayudando.

“En estas dos semanas,  he visitado 5 orfanatorios y uno de ellos es la  Casa Alexander que tiene 30 niños, y me impresionó el cómo estaban educados. Si tenían obviamente necesidades y todo, pero me gustó mucho ver que los encargados les inculcan esa parte espiritual para que ellos sueñen y tengan la esperanza de una vida mejor. Ellos rezaron por sus alimentos, agradecieron, y eso me conmovió”, nos compartió la directora de Fundación SIMNSA.

 

Ayuda en Infraestructura

Fundación SIMNSA ayuda no sólo en materia de salud a estas casas hogar, sino que en algunos casos ha ayudado con la infraestructura, como en el orfanatorio de María Inmaculada. “Les pusimos baños nuevos, les pusimos comedor nuevo y pues ahora viven en un lugar muy agradable y muy cómodo”, nos comenta el Sr. Carrillo.

También acaban de entregar un terreno a la Casa Hogar Eunime, que apoya a cerca de 40 niños con VIH-SIDA, para construirles su casa propia

Pero también hay otros casos donde la ayuda es distinta. “Está un lugar que se llama ‘La madre Assunta’, les hemos apoyado con sistemas de comunicación para que puedan comunicarse con sus familias que dejaron en el otro lado, y también con servicios legales para que puedan regresar a Estados Unidos con sus familias”.

Sería interminable poder hablar de todo lo que Fundación SIMNSA ha hecho por las casas hogar y orfanatos de Tijuana, pero hay un caso en particular que al presidente de la fundación le impactó, el de las familias de los niños con cáncer.

“Sus padres (de estos niños) que venían de lejos desde San Quintín a que les dieran quimioterapia, tenían que dormir en los carros, porque no había un lugar donde hospedarse, no tenían tampoco los medios para un hotel. Entonces les hicimos una casa que se llama mi estancia, donde las familias se pueden quedar ahí con sus hijos el tiempo que tienen que estar aquí por un tratamiento”.

 

¿De dónde proviene el recurso?

Nos explica el presidente de la fundación SIMNSA, Frank Carrillo:

“Tenemos tres fuentes principales. Hacemos un torneo de golf cada año, donde participan muchos patrocinadores del sector médico de Estados Unidos y de México, en el que recolectamos 150 mil dólares al año.

Además debido a que la empresa no cobra IVA en su producto, pero si lo paga, recibe devoluciones por parte del gobierno, mismas que dona a la fundación.

“Y la tercera, es que yo personalmente aporto de entre 100 y 150 mil dólares al año, dinero mío”, concluye.

Pero la idea es contagiar a otros y lograr que poco a poco se sumen más personas a la labor que realiza desde hace cinco años, Fundación SIMNSA.

“Invitar a más personas a que participen en esto. Yo no soy el único que tiene éxito aquí en Tijuana. No somos la única empresa exitosa, ¡hay muchas! y yo creo que estaría bien que otros se sumaran a esto porque el gobierno por si sólo, no va a poder nunca con tanta necesidad”.

 

Contacto:

http://fundacionsimnsa.org/

 

 

Comentarios

comentarios