Fundación Luz :    Una luz en la etapa más ‘Confusa’ de la vida

Fundación Luz :    Una luz en la etapa más ‘Confusa’ de la vida

Por: Ana Patricia Valay

Mientras nos recuperamos de las vacaciones, las desveladas y los excesos en la comida y en los gastos, “Fundación Luz” sólo sigue el ritmo acelerado y perseverante que iniciara en septiembre con miras al Carnaval Antifaz 2015 que el seis de febrero le permitirá seguir cumpliendo su misión.

Y es que lejos del glamour, la coreografía, los vestuarios, el maquillaje, y la música, el objetivo primordial del principal evento recaudatorio de la fundación es ayudar a adolescentes con problemas de conducta, y a niños con discapacidad física y mental.

RETRATO PARA PORTADA DE SEPTIEMBRE 2014 MUJER ACTUAL

Dejemos de existir, comencemos a vivir…

Son cerca de treinta las mujeres que dejan alma, vida y corazón, en la “Fundación Luz”, que encabeza Carina Luz Valladolid de Arnaiz quien funge como directora. Mujer que combina su labor altruista con el cuidado de un hogar, hijas y esposo, como sin duda también lo hacen, cada una de estas mujeres.

Justo cuando platicamos con ella tiene a sus pequeñas enfermas, pero lejos de escuchar la tensión natural de una madre agobiada por ello, su voz irradia alegría, emoción de recordar lo que este magno evento representa para la vida de miles de mujeres que se involucran y han encontrado en ello una razón más para vivir.

Lo que se recaude en esa gran noche de baile, luces, antifaces y vestuario irá a parar a manos que sabrán usarlas para salvar vidas.

Y ahí empieza lo maravilloso de esta historia, porque las mujeres que conforman esta fundación decidieron dejar sólo de existir para comenzar a vivir como reza el lema de la fundación.

Bendita Locura…

Transito sobre pavimento mojado por la carretera escénica Tijuana-Ensenada y me dirijo a Rosarito pues a unas cuantas cuadras de la entrada principal del quinto municipio se encuentra el internado “Proyección Preventiva Juvenil”, al que la “Fundación Luz” ayuda. Una casa de dos pisos que encierra aterradoras y fascinantes historias que estoy a punto de descubrir.

Me recibe un joven que después me entero estuvo también en un internado como este pero para chicos y que ahora se dedica a servir en esta casa y lo primero que veo es a un grupo de jovencitas en uniforme azul que escuchan atentas a una mujer que ha venido a invitarlas a participar en una noble causa. Me saludan gustosas, y al unísono. Nadie imaginaría por todo lo que estas muchachitas han pasado. Les regreso el saludo e ingreso a la oficina donde conoceré a Pablo César Moreno, quien para ellas es simplemente papá Pablo, el fundador y director de este internado.

Pablo lo dejó todo para perseguir su sueño. Estaba casado en primeras nupcias y sabía lo que era ser padre a la vez que trabajaba como gerente de una empresa, pero algo faltaba y lo supo claramente leyendo “El Alquimista” de Paulo Coelho.

“…. Y me cayó como balde de agua fría el que mi vida no tenía sentido y dejé mi trabajo, dejé hasta mi familia “- recuerda con lágrimas en los ojos – “Mi familia me dijo que si yo estaba usando drogas, que si estaba loco que porque estaba haciendo algo así, y les dije que esto era lo que yo quería hacer. Esto es lo que me nace y yo sé que es una locura”.

Sufrió carencias: Los donativos le remuneraban sólo 700 cuando antes ganaba 9 mil pesos a la semana. “…Y ahí empecé a sentir la presión de mis papás, de mi ex esposa, de mis hijos, pero era el desierto que tenía que pasar para llegar a donde estoy ahorita”.

Dos años después de esa dura decisión, Pablo fundó en 2007 el primer internado para adolescentes. Pasado el tiempo sus padres y sus hijos por fin entendieron. En reunión familiar recordaron lo que le decían y concluyeron: “Bendita locura… bendita locura me dijeron después de ver los resultados obtenidos”.

“Fueron dos años de desierto fuerte, pero valió la pena”, asintió con los ojos llorosos y la voz entrecortada.

Labor Titánica cambiando vidas

En el internado “Proyección Preventiva Juvenil” se busca modificar la actitud y proceder de niñas de edad entre los 12 y 17 años con 11 meses, con problemas de conducta. Son nueve meses en que se trabaja en 4 áreas diferentes. La psicológica, académica, deportiva y espiritual. Los siguientes nueve meses siguen en terapia pero regresando sólo un día a la semana hasta ser dadas de alta.

“Les mostramos las consecuencias graves de las drogas, del sexo a temprana edad para que les dé temor, y con terapias grupales e individuales les hablamos de corazón a corazón” me comparte su psicóloga, Adriana Lujano.

Las chicas llegan a este lugar por motivos diferentes.

Como las que se fueron con el novio y no llegan a dormir como el caso de Melissa de tan sólo 15 años. De estar en el cuadro de honor en su escuela, las malas compañías influyeron negativamente en ella.

“Era impulsiva, contestona, rebelde, me la pinteaba y por días no iba a casa”, confiesa la joven quien dice que gracias a su estancia en el internado ha cambiado su pensamiento y ahora lo valora todo. “Quiero ser radióloga y también psicóloga”. Le restan 3 meses en este lugar.

Conocí también a Sandy. Estaba ese día que fui de visita al internado. Leí su carta de agradecimiento hacia papá Pablo. “Estoy feliz con la persona que soy al día de hoy.” – le escribe en un párrafo- . “Lo que no te mata te hace más fuerte y es ahí donde usted me ayudó, en que las drogas no me mataran”, le dice más adelante la joven que además de ingerir mariguana, cocaína y psicotrópicos, intentara una fuga masiva en un centro de rehabilitación.

Hoy, “Universal Records” le ha prometido grabarle un disco pues toca la guitarra, es compositora y cantante. Su vida ha dado un giro de 180 grados.

Pero el caso que más me estrujó fue el de la pequeña Shadei. Sólo tiene 13 años, y su brazo izquierdo es testigo mudo de cuántas veces ha intentado quitarse la vida. Está lleno de cicatrices.

Shadei como tantos adolescentes buscaba a través del cutting infringirse dolor, y así volcar su impotencia y depresión que le provocaba sufrir bullying en la escuela.

“Yo cuando me cortaba, lloraba y lloraba encerrada en mi cuarto. Recordaba que me decían gorda, fea. Tomaba el rastrillo del baño y quería morirme”. Al principio la niña lo ocultaba con blusas de manga larga. Después, las cosas se le salieron de control.

Hoy está a punto de terminar su tratamiento. Me cuenta que tiene una mejor relación con su mamá y que además de retomar la escuela, su mayor anhelo es poder ayudar a niñas que se corten como ella lo hacía.

Lograr en ellas ese cambio en sus vidas, es sin duda una labor titánica que vale la pena continuar.

Ángeles Guardianes

“Decidimos apoyar a las jóvenes, porque fue muy evidente que el destino nos llevaba en esa dirección” – reflexiona Carina Valladolid al preguntarle porque decidió Fundación Luz apoyar a adolescentes- “entendimos que realmente están marginadas y desatendidas en la etapa más confusa de la vida”.

Y recuerda haber escuchado el testimonio de una pequeña que le impactó: “Nos dijo que ella sabía que si no fuera por el internado, pudiera haber estado muerta para ese entonces. ¡Imagínate! una niña de 12 años diciendo esto”.

“Carina empezó a llorar y supo que aquí era donde tenía que ayudar”, musita Papá Pablo al recordar ese mágico momento.

“Realmente Fundación Luz llegó cuando más lo necesitábamos, son nuestros ángeles, la muestra de que Dios está vivo” dice y lo remarca con una sonrisa.

La ayuda de Fundación Luz al internado ha sido diversa. Desde donación de literas, cortinas, equipo técnico y de serigrafía, pagos de servicios públicos y arreglos de infraestructura entre otras cosas, y desde el año pasado también han becado a cinco internas.

Además del apoyo a las adolescentes, se ha sumado a la misión de la Fundación el apoyo a Dance Ability, asociación dedicada a la terapia y sanación por medio de la música y la danza inclusiva de niños de escasos recursos con discapacidades mentales y físicas.

“El servir realmente es el máximo regalo para el corazón y una sanación total para el alma” dice finalmente Carina, transmitiendo el sentir de cada una de las integrantes de Fundación Luz.

Un servicio que ha valido y vale mucho la pena continuar pues estas niñas son las madres del futuro que velarán por dar mejores cimientos y valores a sus propios hijos, rompiendo las cadenas que les ataban aun pasado tenebroso y sin sentido.

 

———————————————————-

 

Datos importantes:

Fundación Luz

Tiene 4 años con una misión:

Fungir como herramientas de Dios en su comunidad. Por ahora apoyan con becas y otras necesidades al internado a “Proyección Preventiva Juvenil” de adolescentes con problemas de conducta

También apoyan a Dance Ability. Asociación dedicada a la terapia y sanación a través de la música y la danza inclusiva de niños de escasos recursos con discapacidad mental o física.

 

Cómo ayudar:

Donativos:
BANORTE
No de cuenta en pesos:   0000000042
No. De cuenta en dlls.  0184961902
BANK OF AMERICA:   09154-02395 (en dólares)
Para deducibles de impuestos o facturación
EN MÉXICO :

FIC: Fundación Internacional de la Comunidad
52 (664) 200 2727
www.ficbaja.org

EN ESTADOS UNIDOS
ICF: International Community Foundation
(619) 336 2250
www.icftn.org

 

Metas para el 2015

“Seguir consolidándonos como un equipo de trabajo enfocado en la humildad y el servicio. El recordarnos que estamos aquí para SERVIR, para ser instrumentos de Dios. Que toda obra grande tiene contratiempos gigantes y que lo único que a nosotros nos corresponde es ver hacia adelante y no permitir que nadie nos pare para lograr tener cada vez más fuerza y poder hacer más por toda aquella gente que nos necesite”.

 

Carina Valladolid, Directora de Fundación Luz

 

 

 

Comentarios

comentarios