Entre líneas

Hace unos días estuve en una larga espera en las oficinas de Sentri en Otay, donde la mayoría de la gente habla español, y como siempre sucede cuando estoy esperando me puse a observar gente y de manera inevitable me tocó escuchar pedazos de diferentes conversaciones. Cuando por tercera ocasión la chica del mostrador (que fue atenta y servicial con toda la gente que atendió) le dijo a alguien “me muestra la registración del carro y la aseguranza”… pues, qué les puedo decir, poco me faltó para pararme y decirle “¡señorita, es registro del carro y póliza de seguro!”.

Todos los días y en todos los contextos la gente usa palabras que realmente no existen, inventadas por la costumbre o la moda y aceptadas por todo mundo, sólo basta asomarte mientras tus hijos “chatean” (ejemplo de palabra inventada, claro está)  para que te des cuenta de esto. Por cierto, si mientras los observas chatear ves que ponen “pos”, no necesariamente están descomponiendo la palabra “pues”; pueden estar usando una de esas palabra inventadas, que por sus siglas en inglés significa “padre sobre mi hombro” (parent over shoulder) y es una advertencia para su interlocutor cibernético.

Alguna vez un maestro en la universidad nos dijo que hablamos como leemos, es decir, si hablamos con pobreza de lenguaje es porque nuestra lectura es pobre, escaza, de baja calidad. Cuando nos sumergimos en un libro no podemos evitar aprender cosas nuevas y ampliar nuestro vocabulario, pero las ventajas de la lectura como parte de la vida diaria no se limitan solo a eso. Te invitamos a leer el artículo de Denith Piñera a propósito de este tema y a proponerte leer un libro al mes (este 23 de abril es Día Mundial del Libro), porque en esencia, si queremos un mejor país y un mejor mundo, debemos empezar por mejorar nosotros y la buena lectura, sin duda alguna, nos convierte en mejores individuos.

Alimentar en nuestros hijos el amor por los libros es uno de los mejores regalos que les podemos dar. En este mes del niño invita a tus hijos a empezar un nuevo libro, no te rindas si al principio no te hacen caso, persevera y busca lecturas apropiadas a su edad y que concuerden con sus intereses; te lo agradecerá por el resto de su vida. Entre las líneas de un buen libro encontramos respuestas, inspiración y motivación, mientras nos encontramos también un poquito con nosotros mismos y nuestros pensamientos, escapando a otra realidad a la que podemos regresar cada vez que lo abrimos. Algo muy valioso en el contexto acelerado de la vida actual.

Esperamos, como siempre, que disfrutes mucho de esta edición; que la brillante carrera de Kathia Bustillos (Mujer del mes) te motive, la historia de Odette Valle (Mujeres inspirando mujeres) te inspire, el artículo sobre el buen uso del lenguaje en la sección “Cada cosa en su lugar” te invite a reflexionar y que todo lo demás que preparamos para ti este mes te sea útil y agradable.

 

Gracias por hacernos parte de tu día y parte de tu vida,

Ada Oliver

Director editorial

sugerencias@soymujeractual.com.mx

 

Comentarios

comentarios