entijuanarte,13 años de éxito, de nuestro festival

entijuanarte,13 años de éxito, de nuestro festival

CASOS DE ÉXITO

 Arte, Cultura y Proyección de nuevos talentos

Por Ana Patricia Valay

Cuando entijuanarte apenas llegaba a su sexto año de vida, ya había sido reconocido nacionalmente como uno de los 15 festivales más prestigiados de todo México, entre un universo de 585, compitiendo incluso en desventaja, con eventos públicos que gozaban de altos presupuestos federales.

¿Pero cómo es que este festival cultural ha permanecido e ido in crescendo a lo largo de los años, impactando no sólo a esta región fronteriza, sino también al ámbito cultural y artístico de la zona norte, centro y sur de la República Mexicana?

A continuación conoceremos un poco más de sus orígenes y objetivos que perduran hasta el día de hoy, además de sus logros, su legado, y sus retos, de la mano de una de sus fundadoras y ahora presidenta de la Fundación entijuanarte A.C., Cecilia Ochoa, una mujer comprometida y apasionada ‘hasta los huesos’, de la cultura en todas sus vertientes, facetas, y disciplinas

 

Sus orígenes

Fue en el año 2004,  luego de hacer un profundo diagnóstico del entorno cultural que había en ese entonces en Tijuana, en que los esfuerzos culturales eran aislados y de una sola disciplina, que se decidió pugnar por la conformación de un festival multidisciplinario de arte y cultura, que además fuera una plataforma para proyectar a artistas amateurs.

“No había espacio para los nuevos talentos y valores, y nosotros, Julio Rodríguez y yo, nos encargamos de cubrir la carencia de espacios de proyección para el mismo sector cómo elemento novedoso; esa fue la espectacularidad que le imprimimos desde el primer año a entijuanarte, y los objetivos fueron dos: el primero, aportar y apoyar las iniciativas culturales que ya había, y el segundo, crear nuevos públicos para la cultura”, recuerda Cecilia Ochoa.

Se tuvo así desde ese entonces, una extraordinaria visión: “llegarles a los ciudadanos de forma relajada, y con una atmósfera familiar, para que pudieran explayarse de un espacio a otro; de la presentación de un libro a una obra de teatro,  o de la presentación de danza contemporánea a un documental de cine”, agrega.

 

Innovador e incluyente

El festival entijuanarte ha sido además incluyente y propositivo, apuntalando nuevas ideas y propuestas culturales:  “Si bien es una plataforma para las artes en sus diferentes etapas y vertientes, desde todos sus ámbitos: el académico, clásico y actual o contemporáneo, éste se abre también a propuestas no ceñidas al arte tradicional: más conceptuales e innovadoras”.

“No somos inalcanzables, ni elitistas y hacemos acompañamiento de las nuevas propuestas, artístico-culturales, como festival y plataforma de la cultura en Tijuana”.

 

 

Peligro latente

Sin embargo, aunque todo pareciera éxito y triunfo en entijuanarte, ha habido diversas y duras pruebas, que a sus fundadores les llevó a pensar que el festival desaparecería.

“En tres ocasiones fue tal la incertidumbre presupuestal, que sí se llegó a pensar que no llegábamos, que no la librábamos, que moría el festival”.

Cecilia me cuenta que éste es y ha sido un proyecto de fe. “Son circunstancias muy particulares de las asociaciones civiles. Siempre estás en riesgo. No hay seguridad de que puedas sacar adelante el festival, y no tienes la certeza. Por ello entijuanarte es tocar un sueño desde la fe, y es hacerlo desde una forma de ser muy propositiva”.

 

El legado de entijuanarte

El objetivo de impactar a muchos desde la gratuidad que se tuvo desde un principio, se ha cumplido a cabalidad. Sobre todo en los primeros años, se dio un crecimiento sostenido de una edición a otra, hasta de un 35%, y la media de visitantes es de 80 mil 500 personas. El éxito es indiscutible, pero ¿cuál será el principal legado que esta fundación ha dejado a Tijuana?

Para su presidenta ha sido un “cambio total y absoluto de percepción de lo que es la ciudad. Ahora nos ven como una ciudad cosmopolita, diversa, y con procesos culturales muy destacados. Además, retomamos nuestras propias calles en momentos en que Tijuana parecía pueblo fantasma (2007-2008), y en tercer lugar, considero que ahora entijuanarte es un movimiento que la misma sociedad tijuanense toma como un ícono de identidad, como un sentido de apropiación de la ciudad”, comenta.

 

El Reto

Siempre hay nuevos retos y elementos sorpresa en cada edición. Ahora por primera ocasión se tendrá como invitado de honor al estado de Sinaloa, y el elemento sorpresa será que por primera vez una banda sinaloense pisará el escenario, con: tuba, tambora y clarinete, que forman parte de su cultura popular.

Pero hay también retos más a largo plazo como: “Migrarlo de Norte a Sur, lo que se ha puesto sobre la mesa en algunas pláticas”. Sería migrarlo, respetando la esencia, los objetivos, y la marca entijuanarte.

 

Las grandes satisfacciones

Sin duda entijuanarte ya es parte del conciente colectivo de Tijuana, es parte de nuestra identidad, y ya nos ha marcado hondo.

Para Cecilia Ochoa son muchas las cosas que lo han hecho exitoso, como: “el tener la posibilidad de acercar a todo público de todos los niveles socio-económicos que existen, residen y perviven en la ciudad de Tijuana,  aunado a que el contenido que se ofrece  es de alta calidad en todas las disciplinas, pero también, otra de las claves del éxito ha sido la suma de voluntades, pues cuando estuvimos a punto de flaquear, siempre se acercó alguien para decirnos yo les ayudo, y la constancia y la permanencia hacen el éxito”.

 

 “En entijuanarte nos interesa tener una mejor sociedad, ciudadanos sanos y con calidad de vida, y a este festival ya lo identifican como de gran beneficio para nuestro estado”.

 

Contacto:

http://www.fundacionentijuanarte.org/

 

Comentarios

comentarios