El valor de tu palabra

El valor de tu palabra

Por José Carlos Tellaeche

“Qué tu sí sea sí y que tu no sea no”. Este es un principio que involucra firmeza en tus convicciones. Cuántas veces no sucede que el prometer tu palabra ya no es suficiente, para creerle a alguien ahora tienes que jurar y aun así tu credibilidad muchas veces queda en las nubes. Debemos convertirnos en personas que honren su palabra.

Tristemente estamos inmersos en una cultura de incumplidos y falsas promesas. En muchos casos la misma ley no es respetada. Estamos acostumbrados a pasar por encima de las autoridades y los demás sin importar el daño que podemos causar a nuestro prójimo.

Cuando te comprometes con una persona, aunque sea en caso de un favor, no significa que por ser favor lo debes hacer como sea, cuando sea y en muchos casos darlo por olvidado.

El peso que tienen nuestras palabras es muy fuerte como para tomar las cosas a la ligera. Al hablar, las cosas que decimos prácticamente llevan nuestro sello personal. El respeto se da y se recibe de igual forma como se honra una persona.

Ahora, el decir no a un favor o a una petición es válido, tenemos libre albedrío y nada es obligatorio. Pero digas un sí u optes por un no, es importante cumplir nuestra palabra tratando a los demás como nos gustaría ser tratados.

Comentarios

comentarios