El valor de tener un buen amigo

El valor de tener un buen amigo

RECETAS PARA LA VIDA

 

¿Por qué es importante tener un buen amigo?

Las amistades no se dan en forma espontánea

 

POR BECKY KRINSKY

 

Muchas personas creen tener muchos amigos porque siempre están acompañados. Otras personas insisten que tienen amigos buenos, porque tienen invitaciones a múltiples eventos. Sin embargo, en realidad son muy pocas las personas que cuentan con una buena amistad, la que los nutra, los contenga, y realmente promueva su crecimiento personal.

Una amistad sincera se basa en el respeto, la confianza y la aceptación. Esto implica bajo estas características, que es aquella persona a la que se le puede contar todo sin miedo. Es la persona con la cual se llega a ser tan cercano, que se crea un lazo de confianza íntima, en donde se llega a tener la certeza de que no va a ser juzgado, lastimado, ni mucho menos traicionado.

Un amigo es aquella persona que conoce tus fortalezas y debilidades, y las acepta sin tratar de cambiarlas. Un buen amigo es la persona que se alegra cuando al otro le va mejor, y se mortifica cuando la vida se le complica. Un buen amigo es incondicional, desinteresado y prudente. Un amigo no es un ser sobrenatural, es una persona humana que se equivoca, y que no siempre tiene la razón, pero que generalmente tiene la humildad para reconocerlo, y está dispuesto a afrontar las consecuencias y poderlas reparar. Es por esta razón que cada vez más, las amistades están más escasas y son difíciles de mantener.

 

La relación se debe de alimentar

Una amistad se tiene que nutrir. Esta nutrición implica tiempo, y este ingrediente cada vez es más costoso. Por supuesto que las amistades no tienen precio si se habla de valor monetario, sin embargo, la dedicación, el compromiso y la lealtad que se requieren, son ingredientes que hoy en día son preciados y muy difíciles de encontrar.

Las relaciones modernas son un tanto más superficiales, menos demandantes y por supuesto más prácticas. Si me conviene y está en mi camino, ¿por qué no?, si no me afecta por supuesto… Pero si sólo te beneficia a ti, no le veo el caso…Si implica trabajo y corro riesgo, mejor no me comprometo… Hoy se me complica… En fin,  los enunciados se multiplican en forma de eco, y las buenas amistades se diluyen poco a poco.

Curiosamente aquella persona que trabaja en sí misma y tiene el privilegio de tener un buen amigo, entonces conoce el valor de la amistad. Cuando esto sucede, se le facilita, mejorar otras relaciones, y por lo tanto sus amistades se multipliquen.

Así que el tener un buen amigo, una relación que trascienda las cuestiones superficiales, que no estén basadas en el ego, ni en la conveniencia, dan pauta a tener mejores relaciones. Por esta razón el tener un buen amigo es la base de todas las relaciones personales.

 

La receta

Un buen amigo

Ingredientes

  • 1 taza de Confianza – Seguridad Total y Apoyo Incondicional.
  • 1 taza de Respeto – Reconocer las Fortalezas y las Debilidades Mutuas, y Aceptarlas.
  • 2 manojos de Honestidad- Sinceridad y Objetividad para ver la Vida.
  • Espolvorear con Cariño – Afecto y Sentimiento de Pertenecía; Lazos de Amistad Cercanos
  • 1 cucharada de Dedicación – Tiempo e Interés por compartir la Vida Juntos

 

Recomendación del chef

Cuando cultivas la amistad de un buen amigo, tienes la posibilidad de sentirte valioso, seguro, y además tienes la facilidad de cultivar mejores relaciones personales.

 

¿Cómo se puede hacer un buen amigo?

  1. Un amigo ayuda a fortalecer,  proteger, apoyar y a compartir la vida. Al crear lazos emocionales, uno cuenta con la seguridad y la motivación necesaria para conseguir metas que parecen inalcanzables.
  2. El buen amigo es un confidente, un aliado y una persona que ilumina cuando la vida se nubla. La amistad  es una relación que complementa  y sazona  la vida. Hace también una gran diferencia en la vida,  ya que regala confianza y crea lazos que fortalecen la autoestima.
  3. No necesita explicaciones, ni razones, un buen amigo llena vacíos y compensa heridas que otras relaciones pudieran crear.  Un amigo se cocina en la profundidad máxima del alma, y en una temperatura templada y agradable, ya que una buena amistad perdura toda la vida.

 

  

 “Para tener un buen amigo hay que ser un buen amigo”.  

 

Comentarios

comentarios