El sexting, moda entre adolescentes

El sexting, moda entre adolescentes

TUS HIJOS

 

 Por Gabriel Bello

 3 historias reales:

 

  • –  Soy Samanta. – Una noche nos quedamos muy tarde en el chat, y de repente me envió una foto que se tomó en calzones. No se la pedí, además creí que había un error en el envío, pero me dijo literal “es para ti”. Me dio pena cuando me pidió una foto igual; esa noche no se la envié, pero me quedé pensando: “es tu novio, te quiere, además si te la envió ¿tú porqué no lo haces?, no pasa nada”, y así comenzamos.
  • –  Me llamo Karina. – Lo conocí en una fiesta, parecía un niño popular; hablaba con todas. Me dijo que yo era una niña muy bonita, le di mi WhatsApp y comenzamos a hablar esa misma noche. Sólo hablaba de sexo; que ya lo había hecho, que lo hacía muy seguido, que todas querían con él, y así. Comenzamos a enviarnos fotos con poca ropa; un día me envió un video “tocándose”, yo hice lo mismo hasta que me cacharon mis padres.
  • –  Soy Ana. – Lo peor que he hecho en mi vida ha sido enviar fotos tipo sexys al que en aquel entonces era mi novio. Me parecía normal y la promesa de borrarlas me daba seguridad de seguir haciéndolo. Lo dejé porque me engañó con una niña ahora que se fue de vacaciones y me amenazó con mandarle las fotos que yo le enviaba a todos nuestros amigos, si no le daba otra oportunidad, y por supuesto publicó mis fotos.

 

Historias como estas escucho casi a diario. Las consecuencias en algunos casos no son más que frustraión por darse cuenta del error, y en otros hasta depresión por el daño emocional, cuando se enteran de que fueron publicadas las fotos sexuales que le enviaron a su expareja.

No es el único caso típico o común que el exnovio (o exnovia) tome venganza, o quiera forzar el regreso a la relación También se da el ciber-chantaje cuando la persona accede a enviar fotos o videos eróticos a un “amigo” ocasional.

 

¿Qué es el sexting?
Término en ingles producto de la mezcla otros dos: “sex” y texting”, para referirse a la acción de enviar por medio de teléfonos móviles, textos, fotografías o videos sexuales; en español se le conoce como sexteo.

Se trata del envío de fotografías o videos propios, ya sean solicitados o por iniciativa propia, mostrándose semidesnudos o desnudos, en posturas provocativas, o teniendo algún tipo de actividad sexual.

El sexting es un fenómeno que ha crecido gracias a las Tecnologías de la información y la comunicación (TIC’s); lo que ha puesto de moda además del sexting, el uso indiscriminado de dispositivos electrónicos, dándole paso a nuevas adicciones.

 

¿Por qué lo hacen?

Son muchas las razones que pudiesen orillar a un adolescente al Sexting:

  • Por compromiso o lealtad, ya que su pareja hace lo mismo.
  • Como regalo a su pareja.
  • Por ingenuo o socialmente inmaduro.
  • Para “subir de tono” su noviazgo; como que la rutina del beso y agarrarse de la mano les cansa o no les mantiene motivados.
  • Por buscar aceptación de adolescentes que ya lo hacen.
  • Para exhibirse, llamar la atención y ser popular.
  • Para agarrar cura.

 

¿Y la privacidad?

Privacidad y confidencialidad son dos factores que potencian la motivación de adolescentes a enviar lo que sea por la red; sumemos a esto la adquisición de “apps” que aseguran que el texto enviado tiene caducidad (temporal); entonces, es privado, nadie lo podrá ver excepto el receptor, y se borrará de inmediato.

¡Cuidado! esto es una falsedad, no es suficiente para arriesgarse.

La red no es garantía de privacidad. Los expertos en tecnología e internet aseguran que “lo que subes a la red lo pierdes”. Ahora supongamos que las “apps” cumplen su palabra de ser confidenciales y que se borra de inmediato, sin embargo, ellos no tienen control de las intenciones del receptor, el cual puede hacer uso de captura de pantalla, y quedarse con la foto o video permanentemente.

 

Complicaciones psicológicas

Cuando una foto o video tuya es puesta en la red, de inmediato te conviertes en el centro de un ataque que va desde ciberbullying o acoso, humillación, chantaje, extorsión, burla, etc. Estos comportamientos traen de la mano complicaciones emocionales importantes. De esta lista no todo te puede ocurrir pero cualquier situación te afectaría bastante:

  • Baja estima
  • Preocupación o tensión
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Bajo rendimiento académico
  • Deserción escolar

 

¿Cómo frenar el sexting?

* No solicites ni envíes fotos o videos sexuales aunque esté de moda.
* No creas que por ser privado, confiable y autodestructivo, no pasa nada; la foto o video sexual sale de tu control al subirla a la red.

* Si alguien te está acosando porque recibió fotos sexuales tuyas (se las mando su amigo), denúncialo de inmediato.

* Si tu novio, tu amigo, o el amigo de tu amigo te está solicitando fotografías sexuales tuyas, también denúncialo.

* Si la autoridad descubre en tu teléfono móvil fotos sexuales de un menor, estás incurriendo en un delito grave, sin importar que la hayas recibido sin solicitarla.

* En el tema del sexting hay un principio, apégate a él: ¡NO LA TOMES, SI LA TOMAS NO LA ENVIES!

 

Comentarios

comentarios