¿El estrés engorda?

¿El estrés engorda?

ESTILO DE VIDA NUTRICIÓN

 Por Monserrat González

Alguna vez has escuchado o conoces a alguien que subió de peso por vivir bajo un estrés constante? Cuando el cerebro detecta la presencia de una amenaza o peligro, el cuerpo libera sustancias químicas como la adrenalina y el cortisol; esta última, denominada como la famosa “hormona del estrés”.

A corto plazo la adrenalina elimina el hambre, sin embargo una vez que ésta desaparece, el cortisol comienza a ‘jugar’ su papel, estimulando el incremento del apetito, y por desgracia, durante este proceso no se eligen las mejores opciones, o bien, las más saludables.

Durante este periodo de estrés, el cerebro elige en su mayoría alimentos ricos en calorías vacías, es decir, altos en calorías y vacíos en nutrientes. Así que, en efecto, el estrés aumenta el deseo de comer por ansiedad, y no por necesidad.

 

¿Y qué pasa cuando el estrés es constante?

Cuando esto sucede, también el cuerpo segrega un exceso de cortisol, repetimos, la “hormona del estrés”. Esta hormona pone el cuerpo en “alerta” para hacer que reaccione más rápido ante cualquier situación de peligro o de adrenalina. Al segregarse esta hormona, nuestro cuerpo libera glucosa para poder darle a los músculos una dosis extra de energía, y nuestro páncreas es el órgano encargado de segregar la insulina para poder llevar la glucosa hacia las células y depósitos, con el propósito de tener esa reserva de energía para cuando el cuerpo la necesite.

 

Entonces, ¿ qué pasa con este exceso?

Pues resulta que esta glucosa de más, es guardada o acumulada como grasa corporal (abdominal), y es lo que viene formando el famoso ‘gordito’, o la típica ‘llantita incómoda’. Así que por si esto aún no ha quedado claro: por supuesto, el estrés sí engorda.

A continuación te daré algunos consejos para controlar o reducir tu estrés, que espero te ayuden si te encuentras sufriéndolo.

Hábitos que ayudan a reducir el estrés:

  • Practicar ejercicios de meditación.
  • Practicar ejercicios de estiramiento y relajación (yoga, pilates).
  • Realizar actividad física (aeróbica y anaeróbica).
  • Evitar el tabaco, alcohol o cualquier sustancias adictiva.
  • Dormir al menos 8 horas al día.
  • Sonreír.

 

Alimentos que ayudan a reducir el estrés:

  • Alimentos ricos en Vitamina C – Esta ayuda a inhibir el cortisol.
  • Por ejemplo: naranja, toronja, limón, y jitomate.
  • Alimentos ricos en Ácido Fólico y Vitamina B –  Estos nutrientes estimulan la producción de serotonina.
  • Por ejemplo: verduras de hoja verde obscuro, leguminosas, pescados, huevo, carne, cereales, y frutos secos.
  • Alimentos ricos en Magnesio – Esta Vitamina ayuda a equilibrar el sistema nervioso.
  • Por ejemplo: leguminosas y frutos secos.

 

 

Comentarios

comentarios