El ébola, la epidemia del siglo

El ébola, la epidemia del siglo

Por Mónica Márquez Durante las últimas semanas, los ojos del mundo están centrados en África ante las posibilidades de contagio y expansión del virus del ébola, una enfermedad que está cobrando la vida de cientos de personas y para la cual aún no se tiene un tratamiento específico ni vacuna. El virus se detectó por primera vez en 1976 en dos brotes simultáneos ocurridos en Nzara (Sudán) y Yambuku (República Democrática del Congo). La aldea en la que se produjo el segundo de ellos está situada cerca del río Ébola, de ahí el nombre del virus. Por el momento, en México no se ha registrado ningún caso, pero no estamos excentos. “Estamos viviendo una epidemia, que sí hay riesgos y se puede extender no sólo en el continente africano sino que pueda pasar a otros países; el problema es que trasladarte de un sitio a otro la distancia más lejana está a 18 horas máximo en avión, por lo que rápidamente puedes contagiarte y viajar a otra parte del mundo portando el virus”, aseguró el Dr. José Antonio Hurtado Montalvo, infectólogo.

Antecedente epidemiológico

Existen diversos síntomas que ocasiona el virus del ébola y que pudieran confundirse con cualquier otro padecimiento inmune, como influenza de tipo A, dengue, meningococo, leptospirosis y rickettsiosis, pero para ello es necesario analizar el antecedente epidemiológico, explicó el dr. José Antonio Hurtado, infectólogo. “El antecedente epidemiológico es: estuviste en las zonas de África donde hay casos o está el brote epidémico o estuviste en atención de paciente diagnosticado por ébola… queda claro que ese es el principal antecedente y éste se vuelve trascendental”, aseguró el Dr. Hurtado Montalvo. Para los médicos que vivimos del otro lado del continente africano está siendo una nueva experiencia, puntualizó, el ébola no lo conocemos y nos va a costar trabajo diagnosticarlo. Expuso que hasta el momento no se cuenta con un tratamiento específico ni vacuna, pero se ha intentado con un medicamento que inicialmente era un retroviral para el VIH y ya se usó en España y en Estados Unidos, en algunos casos ha funcionado y en otros, no.

Síntomas iniciales

La enfermedad del ébola sólo se contagia después de que empiezan los síntomas, los cuales pueden aparecer entre 2 y 21 días después de la exposición, pero el promedio es entre 8 y 10 días. -Fiebre -Dolor de cabeza intenso -Dolores musculares y articulares -Falta de apetito

-Mal estado general -Diarrea y vómito -Sangrado o moretones sin causa aparente

Formas de contagio

A través de: -Sangre -Fluidos corporales como: saliva, orina, sudor, vómito, leche materna o semen -Animales contaminados, como murciélagos, simios y monos -El virus no se transmite a través del aire o el agua, ni por lo general, a través de los alimentos; sin embargo, en África, el virus se puede propagar al manipular la carne de animales salvajes (caza de animales salvajes para la alimentación) y por el contacto con murciélagos infectados.

 

Sin un nivel de seguridad

En caso de que la epidemia del ébola llegara al continente ameriano, las personas con mayores riesgos de contagio son los contactos intradomiciliarios, es decir, quienes cuidan a familiares contagiados, y personas en atención del Sector Salud, como médicos y enfermeras, aseguró. “Lo preocupante es que por lo menos el estado de Baja California no cuenta con un nivel de bioseguridad tipo cuatro, que es el que se requiere para atender a un paciente infectado, además de todo el equipo que se requiere para el manejo, que son los trajes sellados”. “Hay que pensar que sí podemos tener casos de ébola; en Estados Unidos y en Europa pensaron que el virus no iba a entrar y ahí está”, refirió. Recomendó que cualquier persona que haya viajado al continente africano o haya estado en contacto con un paciente que empiece a tener los síntomas, debe ser aislado y reportado inmediatamente.

¿Cómo me protejo contra el virus del Ébola?

Si usted se encuentra en un área afectada por un brote de la enfermedad del Ébola, o va a viajar a alguna, protéjase siguiendo las siguientes medidas: -Lávese las manos con frecuencia. -Evite el contacto con sangre y líquidos corporales de cualquier persona, en especial de las que estén enfermas. -No toque objetos que pueden haber estado en contacto con la sangre o los líquidos corporales de una persona infectada. -No toque el cuerpo de una persona que haya muerto por la enfermedad del ébola. -No toque murciélagos ni primates no humanos ni su sangre o los líquidos corporales, y no toque ni coma carne cruda preparada proveniente de esos animales. -Evite ir a los hospitales donde reciben tratamiento pacientes con la enfermedad del ébola.

-Busque atención médica de inmediato si presenta fiebre (temperatura de 101.5 oF/38.6 oC) y cualquiera de los siguientes síntomas: dolor de cabeza, dolor muscular, diarrea, vómitos, dolor de estómago o sangrado o moretones sin causa aparente. Fuente: Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Comentarios

comentarios