El amor entra por la cocina

El amor entra por la cocina

 GASTRONOMÍA

 

 POR ANA LAURA MARTÍNEZ GARDOQUI

 

“La cocina es alquimia de amor” Guy de Maupassant

 

En todas las culturas y en todos los tiempos se han preparado pócimas para el amor, para atraer pareja, potenciar la sexualidad y la fertilidad.

Se acerca el 14 de febrero, día del amor, día de San Valentín, y alrededor de esta fecha la culinaria cobra un papel preponderante asociado a lo afrodisíaco. Aunque en mi opinión la relación entre erotismo y cocina, mucho tienen que ver con la actitud de quienes se sientan a la mesa, y por supuesto, de quienes elaboran el platillo.

 

Se despiertan los sentidos

A través de la comida se estimulan los sentidos, partiendo por la vista, el olfato, el gusto, el tacto e incluso el oído. Este placer no necesariamente es lo que llamamos afrodisíaco. Para llamarlo así, es necesario que provoque el deseo sexual.

El escritor Manuel Vázquez en su libro “Recetas inmorales” señala que: “no se trata de buscarle tres pies al gato, de una supuesta cocina afrodisíaca, sino de concebir el comer en compañía, como una situación afrodisíaca en sí misma, sobre todo si la química de los alimentos se corresponde con la de los comensales”.

Así pues el acto de comer se convierte en un acto de amor.

Comida que incita al amor

Con una comida es posible lograr amor, pasión, romanticismo y placer. Este tema ha inspirado libros clásicos como “Afrodita” de Isabel Allende y “Como Agua para Chocolate” de Laura Esquivel.

La diosa griega Afrodita era la diosa del amor, la belleza, la lujuria, la sexualidad y la reproducción. Sus atributos incluyen una paloma, una manzana, una concha de callo o vieira, y un espejo, de ahí es muy probable que surja la creencia de que alimentos como las conchas sean afrodisíacos.

En la Edad Media, los europeos incorporan a la supuesta cocina afrodisíaca,  especias como la pimienta, canela, nuez moscada, jengibre y menta.

¿Cómo seducir a los sentidos?

Hoy lo que buscamos en la cocina es desarrollar platos tan atractivos que consigan seducir los cinco sentidos. Algunos de los ingredientes de estos platos tienen fundamento científico, pero la mayoría actúa por impulso de la imaginación.

Dentro de los ingredientes afrodisíacos  más conocidos están desde la manzana con la que Eva sedujo a Adán, los Mariscos, el Chocolate, el Ginseng, Maca, Ginko Biloba,  la miel, el ajo, pepinos, espárragos, plátanos. fresas, y las especias y hierbas aromáticas; las uvas asociadas al placer y la fertilidad,  además de usar picante, y servir  vino y champagne, que en cantidades moderadas dilata los vasos sanguíneos, desinhibe, relaja, alegra.

Al ser un tema subjetivo, piensa que el único afrodisíaco infalible es el amor.

Isabel Allende en su libro “Afrodita” nos dice que el segundo afrodisíaco más poderoso es la variedad, eso explica muchas cosas. En la variedad está el gusto, sobre todo en la variedad de ingredientes de cocinas…

Frutas y flores son las metáforas más usadas en la literatura erótica de todos los tiempos.

 

Raw Oyster

¿Cómo definir un afrodisíaco?

Digamos que es cualquier sustancia o actividad que apuntala el deseo amoroso, aquellas cosas que logran aumentar la líbido, es decir el deseo sexual. Yo agregaría que el deseo de estar juntos y compartir la buena mesa. Cada cultura y cada persona reacciona ante ellos a su manera.

 

Sugerencias de afrodisíacos:

Crear el ambiente adecuado, jugar con la luz, los sonidos y la música, los aromas y la vista.

Utiliza platos para compartir. Inspírate en la dama y el vagabundo de Disney y sus espaguetis. Pueden ser desde el aperitivo en una sola copa, hasta el postre con fresas y chocolates, para compartir uno entre dos.

La paleta de colores a usar: rojo, blanco, azul y sus combinaciones, rosa, violeta…

 

En la cocina por ejemplo crea platos como:

*Ostiones en su concha para empezar con un buen vino espumoso.

*Risotto de mariscos o espaguetis a la putanesca.

*Postre de mil hojas con manzana caramelizada, pétalos de rosas y de jazmín, fresas o helado de chocolate con naranja confitada; crocante de nueces y miel que se ha considerado desde la antigüedad un tónico vigorizante, de donde incluso viene el término de luna de miel.

La mezcla de sabores, texturas, colores, temperaturas deben invitar al disfrute.

 

RECETA DE SALSA  A LA PUTANESCA

Ingredientes:

Aceite de oliva, cantidad suficiente

Ajo picado 1-2 dientes

Filetes de anchoas 6-8 unidades

Tomate en cubos, 3 unidades

Orégano, cantidad suficiente

Aceitunas negras sin hueso 10-12 unidades

Alcaparras

Procedimiento:

Saltear en el aceite de oliva el ajo y las anchoas, luego el tomate, y sazonar  con orégano y llevar a fuego lento por 15-20 minutos aproximadamente.

Agregar las aceitunas cortadas, las alcaparras, e incorporar los sabores hasta que se sientan bien integrados.

Agregar la salsa a la pasta de su elección. Sugiero el espagueti en esta ocasión.

 

 

Comentarios

comentarios