Educando niños ajenos, cuando papá se hace cargo

Educando niños ajenos, cuando papá se hace cargo

Educando niños ajenos, cuando papá
se hace cargo

POR MARU LOZANO

Antes la crianza era responsabilidad de mamá mientras papá trabajaba, y por ello es muy común escuchar: “Es que, en otros tiempos, tal o cual cosa no pasaba…”  “Los niños jugaban hasta en la calle…” “Los hijos hacían las tareas solitas…”, situaciones que ahora, con la necesidad de todos para aportar al hogar, así como el diseño de nuevas formas familiares, hacen que existan varones encargados de educar niños hasta de su nueva pareja.

Según los hombres, no es tarea fácil porque hay una línea muy delgada entre ser el papá biológico y fungir como papá por situación de convivencia.

 

¿Y con qué se enfrentan ellos?

  • Con niños que carecen de figura paterna.
  • Con niños con necesidad de orientación.
  • Con hijos confundidos.
  • Con pequeños que requieren identidad y pertenencia dentro de la familia.
  • Con niños que se sienten desplazados porque mamá involucra a la pareja.
  • Con una casa sin reglas establecidas.

 

Lo que para un hombre suele complicarse, es querer partir desde la sonrisa del niño para crear empatía y suavizar la relación, aunque más tarde le sea imposible establecer límites y controlar situaciones que se salen de control.  Entonces surgen los problemas hasta con la pareja, y desencanta la sensación de sentirse “fuera del esquema familiar” y “dentro del esquema proveedor”.

Aquí es cuando los hombres buscan un lugar en el mundo, ya sea virtual, social o laboral, dejando la casa sólo como punto de referencia.

A ellos se les hace difícil imponer castigos, porque la intensidad siempre estará marcada y reprochada por la pareja, e incluso por los niños cuando se les ocurre decir: “Tú no eres mi papá” …. palabras que sin duda hieren profundamente.

Duras situaciones se viven, cuando por eventos familiares, el “nuevo papá” ¡tiene que enfrentar a la familia del ex o al ex mismo!  No se puede evitar sentir cierto coraje y recelo porque el otro goce el resultado del trayecto y pormenores que se tuvieron que sortear, y ver cómo de repente el niño está encantado por recibir regalos con esporádicas muestras de cariño del papá biológico.

 

CONSEJOS

Para un varón papá de niños ajenos es necesario:

  1. Ceder, ser más permisivo, pero a la vez está la oportunidad de ser muy cálido, ya que este tipo de niños suelen ser impulsivos, con poco respeto a la autoridad, rebeldes y por tanto más demandantes.
  2. Poner límites con amabilidad y empatía, lo que se tiene que hacer primero con ella, la pareja.
  3. a) Planear juntos lo que esperan de los niños, sean propios o ajenos.
  4. b) Comunicar las normas de convivencia, los quehaceres de cada quién y las responsabilidades.

c)Organizar los límites, cómo establecerlos, la manera en que serán dados a conocer a los pequeños, así como las recompensas y sanciones que se impondrán.

 

Las ventajas

son que por naturaleza ellos viven la “paternidad” y son capaces de amar, saben respetar la relación que tiene la mujer con sus hijos, sin embargo, dirán lo que no les parece.  Ellos siempre están dispuestos a involucrarse si sienten que forman parte.  Son además excelentes conversadores con los niños.

A final de cuentas, un hogar que se rediseña, tiene enormes oportunidades de formar niños felices, maduros y adaptables, todo está en dejar que el alma de “niño” del adulto que acompaña, tenga oportunidad de entrarle al juego.

 

 

 

Comentarios

comentarios