Sexualidad, educando en casa

Sexualidad, educando en casa

TUS HIJOS| SEXUALIDAD

 

POR MAYRA MEDINA DE HIJAR

Desde el momento en que sabemos el sexo del bebé y pintamos su cuarto de rosa o azul por mencionar colores estamos educándolo en su sexualidad. La educación en este tema no debe ser sólo expresada verbalmente o ¨hasta que el niño pregunte¨, tampoco dejarla en manos de la escuela y de los profesores, es la mejor opción. Ellos harán su labor a su tiempo, pero con la familia el niño convive desde el comienzo de su vida. Esta es su primera y más fuerte escuela presente y futura.

 

Lecciones básicas

Quizás no te has puesto a pensar que desde el día uno estamos toda la familia aportando a los niños, muchísima información sobre sexualidad. Estos son algunos ejemplos que ocurren durante sus primeros tres a cuatro años:

  • Desde el instante en que besamos y abrazamos al bebé: aprende a sentirse querido y respetado.
  • Cuando elegimos la ropa que usará, los juguetes y juegos sociales: aprende los roles que juegan las personas según su sexo.
  • La diferencia entre los cuerpos según su género, la aprende cuando ve a sus hermanos bañarse, o si se baña con alguno de sus padres.
  • Cuando los cambiamos de ropa en áreas específicas de la casa o cuando acostumbramos cerrar la puerta del baño, tocar y preguntar si está ocupado: enseñamos el respeto a su privacidad.
  • Cuando el niño pregunta sobre cómo nacen los niños o por dónde salen, la respuesta que demos y la forma en que lo hagamos, le dará información sobre la actitud que hay que tomar sobre el tema. Es decir, si los padres se asustan por la pregunta o se enojan, lo ignoran, mienten o le instruyen honestamente, el niño sabrá que así hay que tratar el tema de ahora en adelante.
  • Decir los nombres de las partes del cuerpo es lo correcto; hablar con la verdad. Si inventas un nombre falso para su pierna, su brazo o su pene y el niño lo aprende, estarás formando a un niño ignorante; pero el más grave mensaje que le das, es que su padre o madre no fue honesto ni claro. Para cuando sepa el nombre correcto y el proceso correcto, ¿podrá tu hijo confiarte algo que involucre a su cuerpo: una duda, una curiosidad, un embarazo, acoso o abuso?

 

¿Qué tanto hay que decirle?

Primero INFÓRMATE (pide ayuda, lee, toma cursos, ¡todo!) y luego responde con cariño, honestidad, consiente de su vocabulario y edad; dile aunque sobre. Correrá más peligro si le dices poco o nada después, que si le dices mucho y correcto desde ya. No tomará lo que no le interese aún, pero si de algo que dijiste surge otra duda, entonces respóndele. Lo mejor que aprende con tu explicación amplia y temprana, es que eres una persona a quien se le puede preguntar en cualquier momento.

 

Beneficios de educar en casa

Una educación sexual adecuada y a tiempo en casa, puede reducir muchas de las consecuencias que diario vemos en el mundo, la gran mayoría resultado de la ignorancia sexual, por ejemplo: actividad sexual prematura, embarazos no planeados o a temprana edad, enfermedades de transmisión sexual, explotación, acoso, violencia de género, abuso sexual y más.

Pero sin duda, el principal beneficio es que el niño aprenderá a hablar abiertamente contigo para preguntar o pedir ayuda sobre sexualidad, sintiéndose en confianza de acuerdo a sus necesidades de hoy, y seguramente en necesidades futuras sobre éste y otros temas.

 

*La autora es Licenciada en Psicología Familiar. Psicoterapeuta Familiar y de Pareja, y Tanatología.

 

Contacto:

Portal: www.psicofamiliaypareja.com

Facebook: www.facebook.com/psic.mayra.medina

 

No se te olvide leer más noticias en RevistaMujerActual, así como también seguirnos en nuestras páginas de FacebookInstagram y Twitter

Comentarios

comentarios